Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25- -4- -2008 ENFOQUE 7 LA FRASE DEL DÍA ESPERANZA AGUIRRE Presidenta de la Comunidad de Madrid Non, je ne me présente pas No, yo no me presento a presidenta de la Comunidad de Madrid recurre al francés para responder a una pregunta universal. Hasta el alcalde de Marraquech, Omar Jazouli, quiso meter baza en la polvareda suscitada en torno a la posibilidad de que Aguirre se presente como alternativa a Rajoy en el Congreso de junio. El marroquí le deseó suerte y añadió un comprometedor espero que sea presidenta que obligó a la jefa del Gobierno autonómico a exhibir su liderazgo en materia de idiomas. Por si no fuera suficiente en francés, no se descarta que Aguirre- -para que quede definitivamente claro y zanjar la polémica- conteste en hindi- urdu, farsi y mazanderani, entre otras lenguas. EFE L Detenido en Ceuta Cae el peor Nene del lujo y la droga Mohamed T. A. alias El Nene uno de los mayores traficantes de hachís del mundo, fue detenido ayer en Ceuta mientras conducía un coche de lujo. En diciembre, previo soborno de ocho carceleros, se fugó de una prisión de Marruecos, donde vivía a cuerpo de rey ocupando tres celdas con televisión de plasma, dvd, internet y otras comodidades. Con una fortuna de 30 millones de euros y una vanidad sin límites, alardeaba grabando y difundiendo sus propias hazañas cuando traficaba en el Estrecho al mando de potentísimas lanchas (en las imágenes) -España M. I. Y ABC. ES Crisis alimenticia en el mundo El negocio obliga: Afganistán cambia el opio por el trigo La crudeza del invierno más gélido de los últimos años en Afganistán dará al traste con buena parte de la cosecha anual de opio, la principal fuente de ingresos para amplias zonas rurales del país. Este hecho, unido al dato de que el año pasado obtuvieron cifras récord de producción de opio en las 193.000 hectáreas plantadas- -lo que abarató la droga- -y a la creciente carestía de cereales, está obligando a los cultivadores a replantearse las salidas de su lucrativa actividad. Por ahora están recurriendo a plantar trigo porque en Afganistán ni el hambre ni la salud importan tanto a los señores de la guerra como el negocio. En la imagen, dos afganos en un local que utilizan para drogarse. -Internacional AP