Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 24- -4- -2008 La Fundación Cibervoluntarios busca nuevas vías para la acción social en la Red 87 El fallecido tras ingerir el laxante contaminado murió por fallo hepático Expertos consultados no descartan que el producto le condujera al shock ESTHER ARMORA BARCELONA. El vecino de Tarrasa fallecido esta semana tras ingerir un laxante que, por error, contenía sulfato de manganeso, un metal nocivo para el organismo, murió por un cuadro de shock relacionado con un fallo hepático según confirmaron ayer fuentes de la consejería de Salud de la Generalitat. Las mismas fuentes señalaron que, por el momento, no puede relacionarse esta muerte con la ingesta accidental del producto y que deberá esperarse a que se tengan los resultados de la autopsia. El caso está siendo investigado por la Generalitat de Cataluña, que, hasta el momento, ha notificado un total de 14 intoxicados, incluyendo al fallecido. Siete de ellos fueron ingresados en el Hospital Mutua de de Tarrasa- -cinco ya han sido dados de alta y uno sigue en observación, aunque no se teme por su salud- -y otro afectado fue ingresado en la Clínica Teknon y evoluciona de forma favorable, según precisaron fuentes hospitalarias. Salud no descarta que puedan darse más casos de intoxicación, teniendo en cuenta que la farmacia que distribuyó el producto desde Barcelona- -Farmacia Coliseum- -dispensó aproximadamente 90 envases, algunos de 100 gramos y otros de 250 gramos. Las autoridades sanitarias piden prudencia a la hora de relacionar la muerte del vecino de Tarrasa con la ingesta del sulfato de manganeso. No obstante, algunos expertos consultados por este diario aseguran que esta causa- efecto está dentro de las posibilidades El catedrático de Toxicología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona (UB) Joan Maria Llobet, indicó ayer a este diario que la puerta de salida del organismo de este metal es el hígado, lo que nos conduce a pensar que Las intoxicaciones son siempre por inhalación Sulfato de manganeso. Casi toda la bibliografía que hay sobre intoxicaciones por sulfato de manganeso es por inhalación de la sustancia. Efectos por inhalación. Las secuelas que produce son neurológicas (dificultades en el habla, fallos de memoria, problemas de motricidad... según indicó el catedrático de Toxicología Joan Maria Llobet. Ingesta oral. Los efectos son más graves y pueden provocar la muerte Las aguas contaminadas se filtran desde la escombrera de la mina al arroyo de Los Frailes DANIEL G. LÓPEZ Apenas hay casos de ingesta oral de este metal, aunque sus efectos son más graves y pueden causar la muerte La Junta de Andalucía niega que la mina de Aznalcóllar vierta contaminantes a Doñana De la mano de investigadores y ecologistas, ABC fotografió la semana pasada las filtraciones bajo la escombrera A. ACOSTA MADRID. Representantes de la Junta de Andalucía negaron ayer que el río Guadiamar, contaminado por la riada tóxica de la mina de Aznalcóllar el 25 de abril de 1998- -mañana se cumplirán diez años de aquel desastre medioambiental- siga sufriendo vertidos contaminantes, conforme denunció ABC el pasado día 19 con fotografías que mostraban la filtración de agua contaminada bajo la escombrera S- 3 de la mina. La directora general de la Red de Espacios Naturales y Protegidos de Andalucía, Rosario Pintos, y el delegado en Sevilla de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Álvaro Julio, organizaron ayer una visita guiada con periodistas a la zona afectada por la que ha sido considerada como la mayor catástrofe ecológica en Europa desde el desastre de Chernobil, en Ucrania, el 26 de abril de 1986. Pintos negó durante la visita que la zona sufra vertidos por un mal sellado de la balsa minera de Boliden, aunque matizó que, como en toda zona minera explotada durante siglos, sí recoge los arrastres de mineral oxidado por la lluvia. Álvaro Julio, por su parte, dijo que las acusaciones de los ecologistas de que la balsa vierte contaminantes al río Agrio, tributario del Guadiamar, se explican porque no tienen todos los datos, y no quiero pensar en otro tipo de intereses Durante un detallado recorrido de tres días por la zona, la pasada semana, el científico titular de la Estación Biológica de Doñana, Miguel Ferrer, que fuera director de este centro de investigación del CISC en 1998, durante los días aciagos de la rotura de la balsa, aseguraba a ABC ante las aguas multicolores del arroyo de Los Frailes que Doñana sigue recibiendo agua contaminada procedente de la mina de Aznalcóllar Y estas aguas pasan del arroyo al río Agrio, y de éste al Guadiamar, que transcurre sobre la zona de recarga del acuífero 27, el mismo que nutre de agua al Parque Nacional de Doñana. Esas aguas contaminadas, explicaba a este diario Isidoro Albarreal, de Ecologistas en Acción, contienen cinc, cobre, arsénico, níquel y aluminio Las muestras recogidas hace un mes bajo la escombrera S- 3, una vez analizadas, arrojan unos niveles en cobre 50.000 veces superiores a los límites legales; 6.400 veces en cinc; 1.500 en níquel; 300 veces por encima de los límites legales en arsénico... Y la Junta es consciente de ello aseguraba Albarreal. No descartan nuevos casos si la ingesta ha sido elevada, este órgano pueda resultar afectado La excreción del producto se produce por el hígado. Eso significa que si se ha tomado la sustancia en dosis elevadas, ésta se encuentra concentrada en este órgano hasta que sale del organismo explicó el catedrático de la UB. Llobet admitió que los efectos del sulfato de manganeso en el organismo pueden ser muy graves y que, si la ingesta ha sido muy elevada y persistente, puede conducir a la muerte El experto calificó de grave la intoxicación y consideró adecuada la intervención de la Generalitat para retirar de inmediato el producto El catedrático de Toxicología no descarta que en los próximos días aparezcan nuevos casos. Más información en: http: gencat. salud. cat Los vertidos contienen cinc, cobre, arsénico, níquel y aluminio muy por encima de los límites legales Más información sobre la catástrofe: http: www. wwf. es