Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 24 s 4 s 2008 JUEVES deESCENA 85 ESCENA INTERNACIONAL s LONDRES Yasmina Reza triunfa en el West End con su nueva y descarnada comedia Ralph Fiennes encabeza el reparto de God of Carnage una divertida sátira sobre la sociedad contemporánea EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. De Ralph Fiennes, según hemos visto en el cine, caben esperar gestos heladores o miradas penetrantes. Pocos se lo imaginarían en una comedia, haciendo reír al público. Esto último es lo que ocurre en God of Carnage con la precisión de que esta obra de teatro no es una comedia al uso, sino una de las divertidas sátiras de Yasmina Reza, la dramaturga francesa- -también es novelista y actriz- -más traducida en estos momentos. El Dios de la carnicería es la última obra de teatro de Reza, estrenada en 2007 en Zúrich y ahora llevada al escenario en Londres. Como en sus anteriores piezas teatrales, entre ellas Arte (1994) representada con gran éxito en todo el mundo, el medio de expresión escogido es un género muy personal, que algunos han llamado comedia filosófica, comedia con trasfondo de ideas o, de un modo más llano, tragedia divertida. Dos matrimonios se juntan en casa de uno de ellos para resolver educadamente una embarazosa situación: que Ferdinand, el hijo adolescente de Alain y Annette, ha pegado con un palo a Bruno, vástago de Michel y Véronique, al que la agresión ha dejado con el labio hinchado y otras marcas. Eso no es una civilizada manera de comportarse y sus padres buscan la manera de que se reconcilien. Pero a medida que trascurre el tiempo y se relajan algunas formalidades, afloran insospechados sentimientos que el convencionalismo maniataba. Y cuando el ron fluye, los principios liberales y las educadas ficciones acaban por quedar completamente de lado, de manera que la conducta de los padres llega a ser casi tan violenta como la de sus hijos. Fiennes hace de Alain, un abogado sin muchos escrúpulos que trabaja para una multinacional farmacéutica. Forma pareja en el escenario con Tamsin Greig, y frente a ellos actúan Janet McTeer y Ken Stott. Las histerias, reconciliaciones y trifulcas a dos y cuatro bandas está perfectamente gesticulizadas por todos ellos. De hecho, en ello radica la excelente acogida de la obra en el West End londinense, pues como destaca su director, Matthew Warchus, lo cómico en Reza es más visual que verbal y en esto el humor es incluso más universal. Warchus presenta toda la acción en el cuadrilátero que circunda la mesa baja y acristalada de una sala de estar. Con todo un decorado rojo minimalista que resalta la pretendida modernidad de ambos matrimonios, sobre los libros de arte que hay sobre la mesa como simbolizando la cultura se derrama el literal vómito de la caída naturaleza humana. Ralph Fiennes, en la comedia de Yasmina Reza AP