Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 JUEVES DE ESCENA www. abc. es juevesdeescena JUEVES 24 s 4 s 2008 ABC Juan Mayorga y José Luis Gómez, anteayer durante la presentación de La paz perpetua en el María Guerrero La fábula de los perros antiterroristas Se estrena hoy en el teatro María Guerrero La paz perpetua un texto de Juan Mayorga dirigido por José Luis Gómez. La obra aborda la espinosa cuestión del terrorismo a través de la fábula de tres perros que aspiran a formar parte de un cuerpo de élite POR JULIO BRAVO FOTO: JAIME GARCÍA MADRID. En un recinto cerrado con dos puertas -prácticamente la única acotación escenográfica del texto- -se desarrolla la acción de La paz perpetua la obra de Juan Mayorga que hoy se estrena en el teatro María Guerrero con dirección de José Luis Gómez. En ese recinto, tres perros- -un rottweiler impuro, un pastor alemán y un can de laboratorio, cruce de varias razas- -se someten a distintas pruebas físicas y psíquicas, que realiza un respetado perro labrador, curtido ya en estas tareas, para lograr el collar blanco que distinguirá al ganador como perro antiterrorista de élite. El concurso- oposición a que se somete a los perros- -dice su autor- -consta de prueba práctica, test psicotécnico y entrevista personal. Todo para elegir al mejor, al más útil en el combate contra la terrible amenaza. Acaso también para examinar al espectador Y es que, una vez más, Juan Mayorga ha recurrido al mundo animal para hablar del ser humano. La génesis de La paz perpetua (un título tomado del filósofo Emmanuel Kant, presente también en el nombre de uno de los perros) es el encargo realizado al dramaturgo por Gerardo Vera, director del Centro Dramático Nacional. Yo quería- -dice Vera- -que un autor joven como Juan Mayorga abordara el problema del terrorismo en un texto, porque creo que una de las labores del CDN es estimular la creación sobre cuestiones de actualidad, y el terrorismo, desgraciadamente, es una de las que más preocupa a nuestra sociedad A Mayorga el encargo- el desafío según sus propias palabras- -le incomodó y tentado estuvo, confiesa, de rechazarlo. Pero aceptó el reto. Una de las mejores cosas que puede hacer un amigo por ti es sacarte de tus casillas, y Gerardo lo hizo. Tenía grandes dudas. Todas las ideas que tenía me conducían a un callejón sin salida. Primero pensé en tomar el punto de vista de las víctimas, pero ¿quién soy yo para hablar en su nombre? el lado contrario, el del terrorista, me llevaba a tener quizás que justificar algo que rechazo de plano; si elegía el punto de vista policial, corría el riesgo de convertir la obra en un thriller. Finalmente, me encontré con esta idea, que me ha permitido hablar sobre el terrorismo y, más que sobre él en sí, sobre lo que sus enemigos podemos y no podemos hacer para combatirlo. Pongo en boca de los perros frases que no me atrevería a poner en bocas humanas El terrorismo, explica el autor, plantea dilemas morales, y el uso de animales como personajes permite tomar distancia. El debate entre la pérdida de libertad para garantizar una mayor seguridad es lo que late en esta obra, que dirige José Luis Gómez. Es un regalo, porque es la figura más decisiva del teatro español reciente- -dice Mayorga- es el maestro por antonomasia y, empleando el lenguaje del baloncesto estadounidense, el MVP de la escena española. Ha llevado mi texto a lugares insospechador por mí, y me ha demostrado que un texto teatral sabe cosas que su autor no sabe Gómez rechaza la palabra maestro para referirse a él, ya que se considera un eterno principiante Sólo nos mantiene vivos el continuo aprendizaje apunta. El director de La paz perpetua habla del síndrome de la bomba de relojería a punto de estallar hay muchos exégetas, analistas, expertos en seguridad, que creen que hay mo-