Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos JUEVES 24- -4- -2008 ABC El Rey: La poesía de Gelman es capaz de desgarrar y emocionar Mirando a su nieta que le robaron, el poeta recibió el Cervantes alzando su voz contra la dictadura, la muerte y el olvido ANTONIO ASTORGA MADRID. Juan Gelman buscó durante más de veinte años a su nieta Macarena, fruto del matrimonio de su hijo Marcelo Ariel Gelman Schubaroff y de su nuera María Claudia García Irureta- Goyena, torturados y asesinados por la dictadura militar argentina, que mantuvo con vida a la madre para robarle el bebé nada más nacer y entregarlo en adopción. Los dos tenían veinte años, y Macarena siete meses en el vientre materno. La encontró hace ocho años en Uruguay. Ayer, en la casa de Cervantes, Gelman recordó a la gran poeta rusa Marina Tsvetaeva, aniquilada por el estalinismo: El poeta no vive para escribir. Escribe para vivir reverberaron rotundas las paredes del Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares. El poeta que fue será, y siempre es, finalizó su discurso, miró a su nieta, y las lágrimas aparecieron en la distancia. En unos ojos cansados de tanto sufrir, y en los alegres por la felicidad de recuperar al abuelo. En otro mes de abril, pero de hace trece años, Juan Gelman le dirigió una carta abierta a su nieto o nieta, cuando todavía no sabía que había podido nacer en Uruguay, y le hablaba de los ojos de su padre y de su madre: Los sueños de Marcelo y Claudia no se han cumplido todavía. Menos vos, que naciste y estás quién sabe dónde ni con quién. Tal vez tengas los ojos verdegrises de mi hijo o los ojos color castaño de su mujer, que poseían un brillo especial y tierno y pícaro. Quién sabe cómo serás si sos varón. Quién sabe cómo serás si sos mujer. A lo mejor podés salir de ese misterio para entrar en otro: el del encuentro con un abuelo que te espera Verdegrises o castaños los ojos de Juan Gelman y de su nieta expulsaron ayer lágrimas contra el olvido, como el premio Cervantes que el autor de País que fue será recibía aturdido de manos de los Reyes. Citando a San Agustín, habló de la memoria como santuario vasto, sin límite, en el que se llama a los recuerdos que a uno se le antojan Pero hay recuerdos que no necesitan ser llamados, siempre están ahí, y muestran su rostro sin descanso: Es el rostro de los seres amados que las dictaduras militares desaparecieron denunció el poeta que se puso en pie ante la muerte. Y esos familiares desaparecidos bajo las dictaduras militares devastaron nuestros países: y los hombres no han logrado aún lo que pedía Medea: curar el infortunio con el canto La de Gelman es la verdad del sufrimiento, la de un hombre que murió muchas veces, y más con cada noticia de un amigo o compañero, asesinado o desaparecido que agrandaba la pérdida de lo amado: La dictadura militar argentina desapareció a 30.000 personas y cabe señalar que la palabra desaparecido es una sola, pero encierra cuatro conceptos: el secuestro de ciudadanos y ciudadanas inermes, su tortura, su asesinato y la desaparición de sus restos en el fuego, en el mar o en suelo ignoto El Quijote le abrió manantiales de consuelo a Gelman, como antes Santa Teresa y San Juan de la Cruz le procuraron en el exilio La presencia ausente de lo amado Dios para ellos, el país del que fue expulsado para Gelman: Las llagas no han cicatrizado. Sangran desde la muerte a distancia, porque la muerte, dijo el poeta de Mundar se ha hecho anónima Hace dos años, cuando obtuvo el premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, Juan Gelman celebró su llegada a una España que no acepta las aventuas bélicas y que rompe clausuras sociales que hieren la intimidad de las personas Hoy celebro- -incorporó Gelman- -nuevamente a una España empeñada en rescatar su memoria histórica, único camino para construir una conciencia cívica sólida que abra las puertas al futuro Dicen que no hay que remover el pasado, que no hay que tener ojos en la nuca, que hay quemirar haciaadelantey no encarnizarseen reabrir viejas heridas. Estánperfectamente equivocados. Las heridas aún no están cerradas. Su único tratamiento es la verdad. Y luego, la justicia. La memoria es memoriasi es presentey así como Don Quijotelimpiaba sus armas, hay que limpiar el pasado para que entre en su pasado Una sonora ovación saludó su discurso, firmemente aplaudido por la sonriente mirada del presidente Zapatero. El vigor incomparable para su lucha contra la adversidad de Juan Gelman fue glosado por Don Juan Carlos en su discurso, que clausuró la entrega del premio Cervantes. En el día de la lengua española, uno de los mayores tesoros que compartimos se premia la obra de un gran escritor argentino, enamorado de la palabra y firmemente convencido de su ina- Memoria histórica Discurso de Don Juan Carlos Heridas no cerradas gotable potencial de comunicación. Quiero expresarle, en nombre de la Reina y en el mío propio, nuestra más afectuosa felicitación, con nuestra admiración y respeto La emoción de cuatro nietos por la valentía de su abuelo Jorge, Macarena, Iván y Andrea. Juan Gelman ha reunido en Madrid a sus cuatro queridos nietos dispersos por el mundo, y les convocaba a unos comicios para ver si consigo el título de abuelo Lo obtuvo por mayoría absoluta. Macarena Gelmán, que trabaja como enfermera en un hospital de Montevideo, emocionada, señalaba que su abuelo había sido muy valiente Valentía equiparable al orgullo que el premio Cervantes siente por su nieta: Ha sido capaz de afrontar su pasado Jorge, que hace sus pinitos como periodista en un portal digital, hijo de Nora Gelman, definió como muy lindo y emocionante el discurso de su abuelo, sobre todo por la mención a los desaparecidos por la dictadura militar en Argentina, entre quienes se encontró durante un tiempo su madre, que también fue secuestrada y luego liberada. Jorge hablaba de la repercusión mediática en Argentina: Y como somos los argentinos, creemos que ha sido un triunfo para todo el país. El discurso de mi abuelo removerá las conciencias de los argentinos El Rey subrayó que Gelman es uno de los más valiosos poetas de los últimos tiempos cuya palabra fluye con fuerza, sinceridad y espontaneidad: Nutre la pasión por disfrutar de la capacidad de sentir y palpar, que encierra la mejor poesía, que destila compromiso personal, social y creativo y en donde lo humano y lo cotidiano cobran un papel protagonista capaz de desgarrar y de emocionar a quien lee o escucha Don Juan Carlos se detuvo en la atroz vida padecida por el hombre que siempre se ha enfrentado a la muerte de pie: Para Juan Gelman, con una vida dramáticamente marcada por las muy crueles consecuencias personales y familiares de la dictadura, la palabra ha representado el reencuentro, en el exilio,