Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 24- -4- -2008 La Fiscalía de Tarragona investiga las fugas radiactivas de la central de Ascó 15 Un mediador con ETA El embajador fue interlocutor de Antxon en Santo Domingo s Hasta en cinco ocasiones se entrevistaron, entre el 15 de marzo y el 20 de junio de 1990, con la supervisión de Rafael Vera POR M. J. TOMÉ BILBAO. La diplomacia española ha dejado la resolución de la crisis del Playa de Bakio en manos de un experto negociador curtido en complicados frentes. Nicolás Martín Cinto (Madrid, 1944) ejerce ahora como embajador de Kenia pero a comienzos de los 90 tuvo un papel decisivo en las negociaciones impulsadas en aquel entonces con el Gobierno español con los dirigentes de ETA en la República Dominicana. Algunos expertos en la lucha antiterrorista le identifican con El Botijero nombre en clave que la cúpula de la banda terrorista daba a su interlocutor en las conversaciones desarrolladas con las autoridades españolas. Segun estas fuentes, Martín Cinto fue enviado por el Ejecutivo de Felipe González para reuniera en Santo Domingo con Eugenio Etxebeste, Antxon Hasta en cinco ocasiones se entrevistaron, entre el 15 de marzo y el 20 de junio de 1990, con la supervisión del entonces secretario de Estado de Seguridad, Rafael Vera. Nacido el 7 de noviembre de 1944 en Madrid, Martín Cinto es licenciado en Derecho. Ingresó en 1979 en la carrera diplomática y desde entonces ha sido cónsul en numerosos destinos: Metz (Francia) Bremen (Alemania) Marsella (Francia) Mónaco y Rosario (Argentina) En la época de las conversaciones con ETA en Santo Domingo, Martín Cinto ostentaba el cargo de vocal asesor en el Gabinete del Subsecretario de Asuntos Exteriores y en el Ministerio del Interior. En julio de 1987, el entonces subsecretario de Exteriores, Fernando Perpiñá, le nombró coordinador de la política exterior anti- El embajador Martín Cinto G. CRUZ La hija de un marinero de Lequeitio muestra la foto de su padre secuestrado también el ofrecimiento del Ejército de Puntland para intervenir, del mismo modo que lo hizo, con éxito, hace sólo unos días para rescatar a un barco de los Emiratos Árabes. España ha agradecido esa oferta, pero ha dicho que, por ahora, prefiere esperar a ver los resultados de la negociación antes que autorizar una operación no exenta de riesgos para los tripulantes. La última opción sería la intervención directa del operativo de que dispone la fragata Méndez Núñez aunque se espera que no sea preciso recurrir a ella. Mientras, el Ejecutivo intensifica sus gestiones diplomáticas para tratar de evitar que se repitan este tipo de situaciones de piratería en el Océano Índico. Así ha encargado al representante permanente de España en Naciones Unidas, Juan Antonio Yáñez, que convoque una reunión de los países afectados con el fin de establecer un dispositivo internacional que permita impulsar un meca- EFE La Méndez Núñez se mantiene con el objetivo listo para ejecutar aunque se espera a la negociación España quiere crear en la ONU un mecanismo de disuasión y combate internacional contra la piratería nismo de disuasión y combate de la piratería. Tendría, según el Ejecutivo, una misión de vigilancia y control de las zonas marítimas donde se producen los asaltos. En principio, su función sería disuasoria ante quienes perturban la seguridad y libertad de circulación marítima. La regulación incluye también un mecanismo de cooperación entre Estados para que se persiga y, en su caso, extradite a las personas que incurran en actos de piratería. El Gobierno espera contar con la colaboración de algunos de los países cuyas flotas pesqueras o mercantes tiene que faenar o atravesar esas zonas, como Francia o Estados Unidos y también asiáticos, como China, Japón o Corea del Sur. La iniciativa española se produce de modo paralelo al anuncio de que París, Washington y Londres están preparando un borrador de resolución para el Consejo de Seguridad de la ONU que autorizaría a los países a luchar contra la piratería tanto en Somalia como en cualquier otros sitios, y que podría estar listo para finales de esta semana. El Gobierno, además, planteará el problema en el Consejo de Asuntos Generales de la UE, el próximo martes 29. terrorista. En Interior, su responsabilidad consistía en coordinar los contactos con el grupo de Trevi que, integrado por los ministros de Interior, constituyó el primer esfuerzo conjunto por coordinar la cooperación policial en la lucha antiterrorista. También servía de enlace permanente con las embajadas españolas y el ministerio de Asuntos Exteriores. En esa época era conocido con el apodo de Ceaucescu por su gran parecido físico con el dictador rumano. En 2006 fue nombrado embajador en Kenia. Y en diciembre pasado tuvo que intervenir en el secuestro de dos cooperantes de Médicos sin Fronteras, la española Mercedes García y la enfermera argentina Pilar Bauzá, también en Somalia. Nicolás Martín Cinto negoció durante diez días directamente con los captores con éxito: a principios de enero fueron liberadas sanas y salvas. Tanto el ministro Moratinos como la ONG negaron el pago de rescate alguno, aunque los secuestradores pedían 250.000 dólares. Martín Cinto ha hecho un trabajo encomiable le elogió después Moratinos. Con las enfermeras ABC. es Galería de imágenes y seguimiento de la crisis en www. abc. es En diciembre pasado tuvo que intervenir en el secuestro de dos cooperantes de Médicos sin Fronteras