Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 24 s 4 s 2008 OPINIÓN 11 CHINA Y LOS JUEGOS rio, es un peligroso ejercicio que dañará a los europeos, L debate sobre China y los Juegos Olímpicos vuelreforzará a China y perjudicará a Tíbet. Sólo hay un cave a retumbar en Francia: el Dalai Lama ha sido mino, añade, apoyar negociaciones permanentes, firnombrado ciudadano de honor de París por Bermes, claras y sin constantes comparecencias públicas, trand Dalanoë, un alcalde muy capaz, especializado en con un guión a seguir. Los europeos deberíamos renuncrear problemas a Nicolas Sarkozy. Carrefour, segundo ciar a la repentina gesticulación. En noviembre de 2007, distribuidor del mundo, es blanco de las iras chinas, Sarkozy viajó a Pekín y firmó contratos con el presidenpor la financiación (del todo inexistente, al parecer) del te Hu Jintao por valor de 21.000 millones de euros. El prelíder tibetano. Un movimiento de origen diverso trata sidente francés no puede amenazar hoy con el de convertir los Juegos en una macroprotesta a boicot de los Juegos, señala la oficina de Mandelfavor del Tíbet y contra las autoridades de la Reson. Un especialista alemán recordaba una pública Popular. La contraofensiva no precede cuestión central: la confianza de China en sí del régimen chino, es notable, sino de estudianmisma crece aún más deprisa que su PIB. tes, profesionales, comerciantes chinos, todos Birmania fue en el verano pasado un poderoespontáneos, bien informados, aliados en protesso detonante. Cada mes Darfur añade carbón a ta contra la protesta, contra la presión exterior. la caldera. Sobre esto cae ahora la represión en Los Juegos Olímpicos no pueden servir de preTíbet. Desde París hasta Los Ángeles y Sidney, texto al activismo: son la ocasión de mostrar el DARÍO el mundo se enciende. Pero son los chinos, los cambio de la sociedad china. Y ahora, de pronVALCÁRCEL que dentro y fuera de la República Popular, quieto, vienen ustedes a decirnos que somos un país nes se levantan en defensa del honor de su país, frente a de represores y de canallas: no lo vamos a consentir los gestos de Merkel, Brown o Sarkozy. La reacción de China se anexionó Tíbet en los años 1950. Desde 2007, los tres candidatos americanos es, por contra, más que movimientos alemanes, norteamericanos, franceses, prudente. Obama, Hillary y McCain saben hasta qué brasileños, británicos, japoneses, indios, surafricanos, punto China puede responder con contundencia. No piden el boicot de los Juegos, único medio, dicen, de encreo que el boicot conduzca nada bueno añade Mandelfrentarse a China. La protesta puede justificarse en son. Decir que queremos el fracaso de la inauguración principio: pero a medida que avanza resulta más confude los Juegos Olímpicos no hará que el pueblo chino se sa. La reacción de muchos chinos contra esa confusión vuela más dialogante, al revés de conceptos, en defensa de su país, no de su gobierno, Las tres diplomacias, japonesa, china e india, buspodía esperarse. Por primera vez en un siglo, China se can desde hace años un acuerdo orgánico, estable, que prepara para ser examinada. Algunos quieren condepermita presentar un frente común ante amenazas narla sin derecho a ser oída. Los dos bandos enfrentaplanetarias. Quizá sea un sueño. Sólo una alianza de dos enarbolan su parte de razón. China ha cambiado, y esa dimensión podría pesar frente a la que hoy existe no superficialmente, en estos 30 años. La apertura es vientre Estados Unidos, desaparecido Bush, y su aliada, sible en un tercio de la sociedad, transformada desde no su sirviente, la Unión Europea. Creer hoy que Chique Deng Xiaoping llegó al poder en 1978. Las relaciona sustituirá a EE. UU- UE como líder mundial es un nes comerciales se han multiplicado por 40 en esas tres perfecto modelo de simplificación. No es sólo la fuerza décadas (intercambios China- Europa, 208.000 millones tecnológica o la imaginación organizativa de eurode euros año) Peter Mandelson, comisario europeo, peos y americanos lo que les da su fuerza. Otros dos responsable de Comercio, ha dado la voz de alarma. Dacomponentes, el derecho y la libertad, han necesitado ñar la relación China- Europa para recubrirnos con un 2.500 años de esforzada práctica. improvisado manto de honorabilidad, dice el comisa- EXTERIOR UNA RAYA EN EL AGUA EL CALIFA E DESPIERTO NA de las ventajas estratégicas más importantes con que ha podido contar Zapatero en los últimos años ha sido la ausencia de un elemento de contraste a su izquierda capaz de cuestionar desde la misma orilla su modelo de progresismo posmoderno. El servilismo pactista de Llamazares se ha limitado a ejercer de satélite del PSOE incluso en sus arriesgadas salidas hacia la periferia nacionalista, y naturalmente ha llevado a IU a desintegrarse en la órbita. Los proyectos de casa común en la izquierda sólo han servido para ensanchar el espacio IGNACIO vital de los socialistas, CAMACHO que acostumbran a enviar a sus socios y compañeros de viaje a alojarse en el cuarto del servicio doméstico. Por eso resulta interesante que el estrépito de la ruina de IU, sepultada entre los escombros de la irrelevancia, haya despertado a Julio Anguita de su siesta de jubilado. El califa ya no está para embarcarse en aventuras de travesía del desierto, pero su referente moral aún proyecta una sombra gigante sobre la izquierda huérfana que no cree en la hueca política de diseño zapaterista. Al viejo sultán cordobés no es fácil dársela con queso ni engañarle con las baratijas retóricas de la igualdad y la innovación, o seducirlo con las brillantes carcasas del republicanismo cívico; su férreo dogmatismo siempre estuvo un poco iluminado de rancia soberbia, pero por debajo de su aura algo mesiánica y cascarrabias amuebla su cabeza con sólidos principios ideológicos y éticos, y es demasiado veterano y austero para dejarse seducir por la espuma de la deconstruida nouvelle cuisine doctrinal progresista. Desde su retiro califal, donde una desilusionada Rosa Aguilar deshoja por enésima vez la margarita del salto fronterizo a la socialdemocracia, Anguita ha tronado por la refundación de Izquierda Unida a partir de una tabla rasa radical con la deriva desquiciada de su actual dirigencia, a la que entre otras cosas reprocha con dureza haberse deslizado por la pendiente del nacionalismo insolidario. Quiere el viejo líder un debate de ideas que siente los principios de un proyecto de rojerío sin veleidades desintegradoras, y en caso contrario propone disolver el invento que alumbró para que los mediocres lo fueran dejando a oscuras. Con Anguita se puede (y se debe) discrepar sobre su diagnóstico social y sobre sus recetas políticas, que suelen resultar acartonadas y rígidas, pero es difícil desencontrarse con él en el plano de la rectitud moral y la coherencia ideológica. Si vuelve a escena, siquiera para levantar la voz en defensa del orden territorial igualitario puesto en solfa por el improvisado y confuso malabarismo de Zapatero, el presidente se puede encontrar un contrapunto de realismo escéptico impermeable al encanto musical de su flauta de optimismo. Sólo por eso ya valdría la pena volver a escuchar los sermones julianos. Claro que mal deben de andar las cosas cuando para sacar al personal del hechizo de los cuentos tienen que salir de su merecida excedencia los ancianos de la tribu. U