Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MIÉRCOLES 23- -4- -2008 ABC El apocalipsis cultural es un vicio intelectual Alessandro Baricco pronuncia el Pregón de la Lectura, con motivo de la festividad de Sant Jordi, entre best sellers y rosas SERGI DORIA BARCELONA. Alessandro Baricco, tejedor de la celebrada Seda es uno de los grandes difusores de la palabra escrita, pero no es partidario de convencer a la gente para que lea; prefiere transmitir su emoción lectora. Los que hablan de fútbol no intentan convencer a nadie de las bondades de ese deporte, se limitan a compartir su pasión El escritor turinés era el pregonero idóneo para el Día del Libro y la rosa: justamente el paisaje que roturan Los bárbaros (Anagrama) protagonistas de su última entrega editorial. En la era del surfing posmoderno, los libros más vendidos nacen de semillas culturales transgénicas. En 2006, Alessandro Baricco calibró ese cambio climático en el diario La Repubblica Lo hizo por entregas, de la misma manera que Ortega y Gasset abordó hace ochenta años La rebelión de las masas desde las páginas de El Sol Aquellos treinta artículos, que Baricco entregaba cada semana, componen Los bárbaros atípico ensayo sobre la mutación de nuestro sentido y sensibilidad que viene a completar la exploración global que abrió Next El territorio de la barbarie no conoce cotos cerrados. Baricco lo parceló en tres ámbitos hegemónicos: el vino, el fútbol y la industria del libro, habitados por un personal que respira con las branquias de Google ¿Y quiénes son los bárbaros? Aquellos que conciben el libro como una estación de paso, entre otras posibles, en una fruición sintética e inabarcable. El bárbaro siempre busca los caminos más cortos en su prospección de un mundo de posibilidades ilimitadas. La principal característica de la civilización bárbara dice Baricco, es que las cosas, por frágiles que sean, tienen valor si viajan en ámbitos diversos En ese viaje, cada cruce, cada mestizaje, produce más fuerza. Un ejemplo: Compras el periódico y por 2 euros más te dan La montaña mágica de Thomas Mann, un kit de masaje y una biografía de Carolina de Mónaco; otro día te tocará la II Guerra Mundial... La Historia de la Literatura Italiana en ocho volúmenes, per se, no atrae a las familias, pero cobra interés si aparece por entregas en el diario y, además, la presenta un futbolista. si no has leído otros libros, porque su código requiere de una preparación previa. Para la civilización bárbara los libros no tiene valor si no se mueven del mundo de los libros Los bárbaros, añade el ensayista, no tiene por qué sernos ajenos: La mutación nos está afectando a todos. Vivimos de forma anfibia entre ambas civilizaciones. Ni siquiera los intelectuales más rigurosos pueden esquivar algún rasgo bárbaro Comentarios tan provocadores mueven a resucitar la antagonía entre apocalípticos e integrados que Umberto Eco planteó con tanta gracia hace cuatro décadas. El discurso apocalíptico no ha muerto. Una parte significativa del mundo cultural sigue pensando en términos de tragedia: el apocalipsis es un vicio de los intelectuales, una mezcla global de pesimismo y arrogancia, aunque ese discurso les importa un pito a los bárbaros; es más, ni se dan cuenta ironiza Baricco. La cultura bárbara va ganando territorios en la economía de mercado, pero rasgarse las vestiduras sería desconocer la Historia. Baricco pone más ejemplos de esa barbarie que no cesa. Mucho de a lo que hoy rendimos culto fue considerado en su tiempo una degradación. Para un aristócrata del XVIII, los primeros románticos eran una cursilería comercial y en 1826 Beethoven fue conceptuado como la estrella de un público degenerado, el mismo público que leía novelas... Y las novelas chocaban con los gustos de las clases bienpensantes, sobre todo, si las leían mujeres: No olvidemos que la locura de Emma Bovary se debía a su afición novelesca Antes de presidir el canon, Balzac y Dickens fueron autores de consumo. Con tales premisas, Baricco completa su silogismo cultural. Si antes se prohibían las novelas y ahora intentamos convencer a los jóvenes para que las lean... Dentro de 130 años, el hijo de mi hijo se verá obligado en la escuela a ver películas del Oeste y estudiar con videojuegos; eso será entonces la Cultura Instrucciones de uso Conclusión: Los bárbaros tienden a leer únicamente los libros cuyas instrucciones de uso se hallan en lugares que no son libros Modelo de Gran Libro Bárbaro: El nombre de la rosa de Umberto Eco. ¿Por qué? Su gramática narrativa se puede encontrar fuera del mundo de los libros: es un thriller. No necesitas haber leído otros libros y lo entiendes, aunque se mencione a Aristóteles El caso contrario es Faulkner: No puedes comprenderlo Parte significativa del mundo cultural sigue pensando en términos de tragedia Saramago: Estar aquí es un milagro BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL LISBOA. El premio Nobel de Literatura presentó ayer en Lisboa la exposición La consistencia de los sueños producida por la Fundación César Manrique y que será inaugurada esta tarde en presencia del ministro de Cultura español, César Antonio Molina. Tranquilo, con una voz pausada y muy sentimental, José Saramago volvió ayer a estar delante de los micrófonos para hablar de la exhibición, procedente de Lanzarote, que recoge toda su trayectoria personal y profesional. Bastante recuperado de una neumonía por la que llegó a perder hasta trece kilos, apenas pudo acompañar la muestra en la isla canaria debido a su delicada salud. De regreso a su país, donde va a pasar los próximos tres meses, el escritor pretende ahora conocer mejor el trabajo realizado por el comisario y director de la Fundación César Manrique, Fernando Gómez Aguilera, que tuvo la idea y la generosidad de crear esta exposición Estar aquí es un milagro comenzó por decir a la hora de hablar de su estado físico. Para el escritor, la existencia de Pilar del Río, su mujer, y los médicos que le trataron han sido fundamentales para superar la fuerte neumonía. Cuando salí de la clínica pesaba 51 kilos, parecía una momia andante y por primera vez no me gustó lo que veía al verme Habló de forma natural de la muerte, que está cada vez más cerca y reconoció que lo que realmente le angustia es dejar de trabajar por no tener nada más que contar Pero de momento se muestra con fuerzas para seguir trabajando en su libro El viaje del elefante cuyo lanzamiento está previsto para otoño, y en el que lo siento por las señoras, pero no habrá una historia de amor El premio Nobel de Literatura se definió a sí mismo como un sentimental. Tengo reputación de ser una persona seca, dura, antipática y vanidosa y me sorprende porque soy un sentimental confesó José Saramago. Recordó los motivos que le llevaron a salir de su país e instalarse en España en 1993 y asegura que fui tratado injustamente en nuestra tierra y sufrí por ello Ahora vuelve sin remordimientos: Este país es el ejemplo de algunas cosas negativas, pero es mi país apunta el Nobel. Las branquias de Google