Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 MADRID MIÉRCOLES 23 s 4 s 2008 ABC Antonio Sáenz de Miera Presidente de Amigos del Guadarrama Urbanismo no permitirá que el Palacio de la Música sea un centro comercial ABC MADRID. Los cines del Palacio de la Música, en plena Gran Vía, no se convertirán en un área comercial, como promovía la propietaria del edificio, Filmofono S. A. después de que la comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid no admitiera a trámite el Plan Especial para el cambio de uso en su actividad presentado por los dueños. La decisión municipal- -calificada de prudente por el portavoz de IU Ángel Pérez- -ya había sido avisada con anterioridad: en abril de 2007, el gobierno local ya advertía, a un comprador que se interesó por el cine y sus futuros usos en Urbanismo, que no admitiría otro diferente del cultural. En la zona de Gran Vía y Alcalá se han cerrado, en los últimos cuatro años, más de 15 salas de cine. Pedro Sánchez, edil del PSOE, recordó el acuerdo plenario de septiembre de 2006 que promovía la constitución de una comisión cultural que protegiera el uso de cines y que todavía no se ha constituido. SENDEROS DE GUERRA ada caminante busca y encuentra en la Sierra cosas diferentes. Dirige su mirada hacia lo que le atrae, le preocupa, le estimula, le cautiva. Hay muchos Guadarramas tantos como personas lo visitan, podríamos decir, pero no quiero exagerar; a lo que voy es a que uno de esos Guadarramas se relaciona con la guerra civil. Nuestra Sierra fuetestigo de todas las atrocidades de aquella lucha fratricida; de historias que han marcado la vida de varias generaciones. Afortunadamente el tiempo no ha pasado en balde; las huellas emocionales de la contienda han ido desapareciendo en aras de la concordia civil. Quedan, sin embargo, otras huellas físicas más difíciles de borrar aun cuando los elementos hayan hecho lo suyo para conseguirlo. Me refiero a los búnkeres de la Guerra Civil sólidas estructuras de hormigón y acero muy frecuentes en el Guadarrama. Los interesados en la historia militar de la Guerra relacionada con tales construcciones están de suerte. Acaba de aparecer un libro, excelentemente editado por La Librería, en el que podrán encontrar información exhaustiva sobre los casi doscientos fortines y nidos de ametralladoras que quedan, en mejor o peor estado, en el entorno de los puertos del Guadarrama. Se titula Senderos de Guerra y su autor es Jacinto M. Arévalo, todo un personaje que lleva cuarenta años frecuentando la Sierra. En muchas ocasiones tuvo que cobijarse en aquellas construcciones y ahora se las conoce al dedillo. Habla, y no para, de esos para él maravillosos refugios perfectamente adaptados a la naturaleza e incita al lector a conocerlos a través de veinte rutas bien documentadas. Se ha convertido Arévalo en un verdadero experto en la Guerra Civil en el Guadarrama y clama por la protección de esos restos militares como parte del patrimonio histórico y cultural. Es posible que tenga razón. Pero también nos podemos preguntar si esos vestigios guerreros merecen ser conservados. ¿Recordar o no recordar la Guerra Civil? Esa es la cuestión. Algo que no resta valor, en absoluto, al meritorio y honesto trabajo de Arévalo, base de este libro interesante y enriquecedor para todos los amantes del Guadarrama. C Jean Michel Jarre, rodeado de teclados, en su actuación de anoche en Madrid Impecable aburrimiento Jean Michel Jarre ofreció anoche en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid una actuación perfecta en la calidad del sonido, irreprochable en la interpretación, efectiva en la faceta luminotécnica, pero lo cierto es que mortalmente tediosa POR PABLO CARRERO FOTO DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Acostumbrado a retos imposibles (o al menos estrambóticos) Jean Michel Jarre se enfrenta con cada una de sus actuaciones a uno de los más difíciles: hacer de la interpretación de su música en directo un espectáculo ágil, intenso, divertido... Había dado un primer toque de atención con Les Granges Brulées su debut en 1973, pero fue el segundo disco de su incipiente carrera musical, pero Oxygene editado originalmente en 1977, el que llevó la música electrónica a arrasar la frontera que hasta entonces separaba el muy minoritario círculo de iniciados del gran público, convirtiendo al mismo tiempo a su megalómano responsable en una deslumbrante estrella. Tres décadas después, Jean Michel Jarre ha regrabado la misma obra y ha montado un espectáculo para presentarla en directo en una gira que anoche aterrizaba en el muy solemne y confortable escenario del Palacio Municipal de Congresos del recinto ferial de Madrid. Con casi media hora de retraso sobre el horario fijado para el inicio de la actuación, aparecía Jarre sobre las tablas para explicar, a modo de preámbulo, algunas de las claves del disco original y de su nueva versión. Ayudado más o menospor una traductora un tanto despistada, Jarre recordó el contenido ecologista del álbum- mucho más optimista e ingenuo en aquella primera versión- -y destacó muy especialmente que ha vuelto a trabajar con los instrumentos con los que grabó la versión original: sintetizadores, cajas de ritmos y otros cachivaches analógicos que viajan con él en una gira en la que se hace acompañar por otros tres músicos, ya que se necesitan ocho manos para reproducir esta música Así, más que el escenario de un concierto, el montaje que aparecía sobre las tablas del Palacio de Congresos parecía la cabina de una nave espacial. Y es que los elementos escénicos acaban resultando esenciales para que el concierto se siga con cierta ligereza. Los cuidados, sobrios y elegantes juegos de luces y algunos otros efectos (una especie de enorme tubo de neón sobre el escenaio, un gigantesco espejo colocado en un ángulo de cuarenta y cinco grados con respecto al suelo de manera que permitía al público contemplar a los músicos como si estuvieran colgados sobre sus cabezas, una gran pantalla de color al fondo del escenario... quitan peso a una música tal vez hipnótica, intensa y exuberante, pero que en su traslación al directo no gana un ápice de emoción. Insistía Jean Michel Jarre en que todo lo que sonó anoche estaba siendo interpretado en riguroso directo, de modo que si cometemos algún error estaremos encantados de compartirlo con vosotros está bien, claro, que si se trata de un concierto la música suene en directo, pero cabe sospechar que a la inmesnsa mayoría de los presentes poco les habría importado que la música estuviera previamente grabada o no; o, más bien, pocos serían capaces de distinguirlo. Muy estáticos y concentrados en sus respectivos aparatos Francis Rimbert, Claude Samard y Dominique Perrier, casi igualmente estático el propio Jarre salvo en las contadas ocasiones en que se hacía pasar por estrella de rock jaleando al público e invitándole a seguir el ritmo con las palmas, los músicos no daban precisamente pie a un espectáculo particularmente festivo y participativo. Claro, que tal vez tampoco se trataba de eso. En riguroso directo Prorrogada hasta mediados de julio la exposición Bodies ABC MADRID. La exposición de restos plastificados de cadáveres humanos Bodies. The exhibition ha sido prorrogada hasta el 13 de julio. Bodies. The Exhibition que abrió sus puertas el 2 de febrero en Madrid, ha sido vista ya por más de cien mil personas en la capital española. La muestra ha recorrido Londres, Nueva York, Sao Paulo, Lisboa y Atlanta, y ha sido vista por más de tres millones de personas en todo el mundo. La exposición utiliza especímenes humanos reales diseccionados para proporcionarnos un manual visual del cuerpo. En la muestra se pueden contemplar once cuerpos humanos y más de 200 órganos, distribuidos en nueve galerías. Cada sección permite ilustrar al visitante sobre el funcionamiento del esqueleto, sistema muscular, nervioso, digestivo, respiratorio, circulatorio, reproductor, urinario e integumentario (piel, glándulas sudoríparas, uñas y cabello) Los cuidados, sobrios y elegantes juegos de luces y algunos otros efectos quitan peso a una música tal vez hipnótica, intensa y exuberante, pero que en su traslación al directo no gana un ápice de emoción