Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23- -4- -2008 Un primo de Uribe pide refugio en Costa Rica, acusado de vínculos paramilitares Mario Uribe, ex senador colombiano 35 EFECTOS DEL TRATADO DE LIBRE COMERCIO EN LA ECONOMÍA MEXICANA Cuando la política se parece mucho a Wall Street El juego de expectativas electorales planteado por las primarias de Pensilvania no difiere mucho de las empresas que cotizan en Wall Street y se ven castigadas cuando las cuentas de resultados no llegan hasta los niveles esperados. En el caso de Hillary Clinton, los resultados de Pensilvania son especialmente importantes porque las finanzas de su candidatura se encuentran en números rojos. La ex primera dama ha empezado abril con unos nueve millones de dólares de dinero en efectivo pero tenía acumuladas deudas por valor de diez millones de dólares. Situación que se ha traducido en la envergadura de la campaña realizada en Pensilvania, donde Barack Obama habría gastado dos veces más que Hillary Clinton. Aunque la ex primera dama insiste en que su rival ha sido capaz de invertir tres veces más que ella en propaganda política. Con diferencia, el mayor acreedor de Hillary es la empresa de su cesado estratega, Mark Penn, con una serie de facturas por pagar que superan los 4,5 millones de dólares. En millones de dólares 30.000 25.000 20.000 15.000 10.000 5.000 0 Inversión extranjera directa Nivel previo TLCAN (1) Impulso TLCAN 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 00 01 02 03 04 05 06 En millones de dólares 250.000 200.000 150.000 100.000 50.000 0 Exportaciones a la región TLCAN y a EE. UU. ABC Fuente: Banco de México Exportaciones TLCAN Exportaciones a EE. UU. (1) TLCAN: Tratado de Libre Comercio para América del Norte 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 Asedio al libre comercio Obama y Clinton quieren suspender el Tratado de Libre Comercio que ha ayudado a México y sus compañeros del Congreso bloquean el que beneficiaría a Colombia. Bush insiste en sacarlo adelante POR MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. La cuarta cumbre de la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte, que ha reunido en Nueva Orleáns a los presidentes de EE. UU. George Bush, y de México, Felipe Calderón, y al primer ministro de Canadá, Stephen Harper, ha tenido como uno de sus principales ejes el Tratado de Libre Comercio de la región (NAFTA o TLCAN, según sus siglas en inglés y español) El asunto es pertinente, toda vez que los precandidatos demócratas a la Casa Blanca, Hillary Clinton y Barack Obama, amenazaran durante sus campañas con suspender el acuerdo, como una medida de presión para que México y Canadá apliquen medidas más rigurosas de protección a los trabajadores y al medioambiente. Tanto Bush como, obviamente, sus vecinos, han rechazado esa idea. Al mismo tiempo, el Congreso estadounidense tiene congelado un acuerdo comercial similar con Colombia, tras la votación opositora de los demócratas. Bush y Calderón también coinciden en impulsar la Iniciativa Mérida, un proyecto de lucha contra el narcotráfico inspirado en el Plan Colombia. Después de catorce años de implantación, el TLCAN ha dotado de un gran dinamismo al comercio y las inversiones en América del Norte. Pero, a este lado de la frontera, sus resultados también tienen defensores y detractores. Unos suman al haber el incremento de las exportaciones y de los flujos de inversión, la creación de una estructura institucional en el comercio con Canadá y Estados Unidos y haber dotado de certidumbre a la política económica del país. Otros adjudican en el debe la mayor dependencia económica de México con Estados Unidos. En el terreno agrícola, el más sensible para México, entre 1993 y 2006 el comercio con Estados Unidos creció un 260 por ciento: las exportaciones mexicanas aumentaban un 300 por ciento. Pero, cada año, 300.000 campesinos mexicanos emigran al vecino del norte, pues en el periodo mencionado se perdieron dos millones de empleos en el sector agropecuario. Así, según algunos expertos, el TLCAN ha favorecido a un cuarto de millón de productores con instrumentos, tecnología e infraestructura para competir, pero ha perjudicado a cuatro millones de pequeños productores. Cuando México negoció el TLCAN, entre 1990 y 1993, su déficit comercial con Estados Unidos era de tres mil millones de dólares. En 2007, el saldo era un superávit favorable a México por valor de más de 74.000 millones de dólares. El volumen de intercambio en la zona alcanzaba el pasado año el billón de dólares. México y Canadá destinan a Estados Unidos más del 85 por ciento de sus exportaciones regionales. Para la superpotencia, y en especial desde el 11- S, el acuerdo tiene tanto o mayor interés en el terreno de la seguridad regional que en el puramente comercial. Así, en la medida en que las fronteras económicas se han desmantelado bajo el paraguas del libre comercio, se ha redoblado la seguridad en las fronteras, incluida la construcción de un muro a lo largo del Río Grande. El TLCAN creó en 1994 la mayor zona de libre comercio del mundo, con más de cuatrocientos millones de personas. Estados Unidos ha promovido este tipo de acuerdos con muchos países de Iberoamérica. AFP za en este proceso de selección de proporciones olímpicas. Según la ex primera dama, es como Ginger Rogers y Fred Astaire, yo tengo que hacer todo lo que el otro hace pero del revés y con tacones Para Barack Obama, aunque la raza es siempre un factor en nuestra sociedad, creo que se ha logrado reducir su importancia Dentro de estos análisis sobre perspectivas de éxito también ha participado Bill Clinton al afirmar esta semana que si los demócratas utilizasen las mismas reglas que los republicanos para seleccionar candidatos a la Casa Blanca, su esposa tendría ahora mismo una ventaja de trescientos delegados sobre Obama. Todas estas polémicas se han multiplicado ante la creciente certeza de que la nominación presidencial del Partido Demócrata depende básicamente de los trescientos altos cargos o superdelegados que Superdelegados todavía permanecen en la columna de indecisos. Trescientas opiniones que a la postre van a valer mucho más que los 4,2 millones de votantes demócratas de Pensilvania. Para no repartirse paritariamente con Obama los 158 delegados en juego de Pensilvania, Hillary Clinton debería imponerse con un margen superior al quince por ciento. Pero una victoria de diez puntos, similar a la obtenida en Ohio, también serviría a los esfuerzos de persuasión de la ex primera dama dentro de su partido. Se supone que para los superdelegados una cuestión clave es la capacidad de Obama en Estados especialmente competitivos como Ohio y Pensilvania, donde ni republicanos ni demócratas disfrutan de abultadas mayorías. Superávit para México ABC. es Más información sobre la votación en Pensilvania en abc. es internacional