Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 s 4 s 2008 El nacionalismo se radicaliza s El caso Atutxa ESPAÑA 27 Atutxa pedirá al TC que anule su sentencia por contaminación del magistrado ponente M. LUISA G. FRANCO BILBAO. El presidente del PNV Íñigo Urkullu, respaldó ayer a Juan María Atutxa en la rueda de prensa en la que el que fuera presidente del Parlamento vasco vertió duras críticas a los jueces. El PNV no ha cambiado en su decisión de enfrentarse a la Justicia, aunque las formas de Arzalluz, cantando el eusko gudariak ante la sede del Tribunal Superior del País Vasco la primera vez que fue citado Atutxa fueran más llamativas que el abrazo discreto de Josu Jon Imaz en el mismo escenario. Atutxa acusó ayer a los jueces de la Sala del 61 de no haberle proporcionado un juicio imparcial y anunció la presentación de varios recursos de amparo ante el Tribunal Constitucional para que se anule la sentencia del Supremo, que le inhabilita durante año y medio para ejercer cargos públicos por negarse a disolver al grupo de Socialista Abertzaleak, marca sucesora de Batasuna, en 2003. Junto con Atutxa, compareció la miembro de la mesa del Parlamento vasco en aquel momento Concepción Bilbao, de IU- EB, también condenada, si bien no el que fuera dirigente de EA Gorka Knörr, el tercer condenado. La defensa de los tres condenados anunció ayer que presentará incidente de nulidad respecto a la sentencia del Supremo, basándose en que el ponente de la sentencia, Manuel Marchena, fue la mano derecha según el abogado Alberto Figueroa, del fiscal general que inició el proceso judicial por la no disolución del grupo parlamentario sucesor de Batasuna en la Cámara de Vitoria, Jesús Cardenal. La defensa de Atutxa entiende que Marchena debió abstenerse teniendo en cuenta que ocupó desde julio de 2006 el cargo de fiscal jefe de la secretaría general del fiscal general del Estado, lo que le permitió, según Figueroa, tener conocimiento previo de la querella que se estaba desarrollando. El magistrado Manuel Marchena no fue recusado previamente por la defensa de Atutxa, según se explicó ayer, porque no se tuvo conocimiento de que ocupó ese cargo hasta después de conocerse la sentencia. La defensa solicitará ante el Tribunal Constitucional la suspensión de la ejecución de la sentencia, ya que, según sus argumentos, en caso contrario, el recurso de amparo perdería interés y finalidad y además porque se han presentado previamente otros nueve recursos ante el Constitucional que no han sido resueltos. El abogado de Atutxa, Knörr y Bilbao pedirá igualmente una aclaración de la sentencia condenatoria para que se detalle para qué cargos han sido inhabilitados sus defendidos. Al margen de las cuestiones legales, en la rueda de prensa celebrada ayer en Bilbao Juan María Atutxa reivindicó de nuevo su inocencia y dijo con- fiar en que el tiempo ponga a cada uno en su sitio, incluso a los miserables No quiso el ex consejero Atutxa recomendar nada a su sucesora en la presidencia del Parlamento vasco cuando tenga que afrontar una situación similar. Tanto Atutxa como Concepción Bilbao dejaron claro ayer que no se han arrepentido de no haber obedecido la sentencia del Tribunal Supremo que ordenaba la disolución del grupo parlamentario de Socialista Abertzaleak y reiteraron sus argumentos de que estaban defendiendo la autonomía del Parlamento vasco. Juan María Atutxa ABC Mano derecha de Cardenal