Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 22 s 4 s 2008 MADRID 59 Tres novedades El documento rubricado por la consejera de Medio Ambiente Beatriz Elorriaga fija una serie de medidas para regular la caza. Queda prohibido cazar en los terrenos libres, fuera de los cotos, tal y como ya ocurre en las regiones vecinas como Castilla- La Mancha y Castilla y León. Un sistema de precintos evitará la cacería furtiva de animales de caza mayor como el corzo. Se establecen regulaciones para la cetrería y la caza con arco, y se controlará la población de cabra montés. La Orden de Vedas para la temporada 2008- 2009 prohíbe cazar en cerca de 30.000 hectáreas de terrenos cinegéticos libres ABC La Comunidad prohíbe cazar fuera de los cotos y regula el arte de la cetrería La nueva Orden de Vedas incrementa el control de la actividad cinegética en la región s Un sistema de precintos evitará la caza furtiva de grandes especies MIGUEL OLIVER MADRID. El Gobierno regional ha decidido incrementar el control de caza en la región. La Orden de Vedas 08- 09 introduce una serie de novedades que contribuirán a garantizar la conservación de las especies cinegéticas que habitan en la región, así como a regular una actividad que, en algunos puntos, presentaba lagunas. La nueva Orden, firmada el 1 de abril por la consejera de Medio Ambiente, Beatriz Elorriaga, prohíbe cazar fuera de los cotos, en aquellos terrenos calificados como libres, en los que anteriormente se permitía la actividad cinegética, con el fin de potenciar la gestión de la caza y su práctica compatible con los valores de conservación de la naturaleza. Tradicionalmente esta actividad se ha realizado en cotos de caza y en otros terrenos no acotados conocidos como libres, en los cuales podía cazarse sin necesidad de someter la actividad a las reglas establecidas en un Plan de Aprovechamiento Cinegético. La Orden de Vedas para la temporada 2008- 2009 prohíbe cazar en cerca de 30.000 hectáreas de terrenos cinegéticos libres, en las que, por carecerse de planificación, no existían garantías de buena gestión cinegética ni de compatibilidad de esta práctica con la conservación de la naturaleza. Esta prohibición ya existía en Castilla y León y en Castilla- La Mancha, por lo que, en algunos casos, se había detectado la afluencia de cazadores foráneos en este tipo de terrenos de la región. Además, en algunos de estos enclaves venía superponiéndose la actividad cinegética con otras desarrolladas por usuarios potenciales del territorio como los paseantes o los recolectores de setas, lo que, ocasionalmente, podría derivar en situaciones de peligro o incluso en accidentes. Otras de las novedades del nuevo documento es que por primera vez se exige en esta norma la utilización de precintos para los machos de caza mayor, particularmente para el corzo. Se trata de una medida que pretende luchar contra la práctica de la caza furtiva y, al mismo tiempo, permitir a los cazadores demostrar la legalidad de la pieza cazada cuando fuese requerido por las autoridades competentes. La Comunidad de Madrid ha establecido un sistema de precintos mediante el cual se controla el número de piezas que se puede cazar en cada coto. Así, la Consejería entrega por cada pieza un precinto que consta de dos partes: una queda enganchada a la pieza cazada y acredita su legalidad; la otra debe ser entregada para control en el registro de caza de la Comunidad. La entrega de dichos precintos es imprescindible para la homologación de los trofeos Proteger al corzo Los ecologistas, contra la caza limitada de la cabra montesa CCOO y Ecologistas en Acción denunciaron ayer que el Gobierno de Esperanza Aguirre ha incluido a la cabra montesa como especie cinegética en la Orden por la que se fijan las limitaciones y épocas hábiles de caza que regirán durante la temporada 2008- 2009. Ambas formaciones afirmaron en un comunicado que con este gesto el Gobierno regional quiere convertir la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón en un cazadero de cabras monteses para adinerados por lo que lo denunciarán ante la Unesco. Las dos poblaciones actuales de Cabra montés (Capra pyrenaica) existentes en la región se encuentran ubicadas en la Pedriza de Manzanares y en el entorno del Parque Natural de Peñalara (Alameda y Pinilla del Valle) La primera, con más de 800 ejemplares, es fruto de una reintroducción efectuada en los años 90 por el Ejecutivo regional con ejemplares procedentes de Gredos posteriormente reforzada con objeto de mejorar la diversidad genética, con efectivos procedentes de las Batuecas, informa Ep. La segunda, con en torno a los 70 ejemplares, se deriva de expansiones poblacionales de reintroducciones desarrolladas en la provincia de Segovia. que se presenten en la Comisión Regional. También por primera vez, el Ejecutivo autonómico ha regulado la cetrería y la caza con arco en cotos privados, prácticas siempre condicionadas a que estén recogidas en el Plan de Aprovechamiento Cinegético de cada coto. Asimismo, la abundante población de cabra montés existente en la región- -concretamente en los parques de Peñalara y, sobre todo, de la Cuenca Alta del Manzanares- ha llevado a la Comunidad a tomar medidas que permitan el control de sus poblaciones, tanto en las áreas que habitan actualmente como en otras zonas donde en el futuro puedan realizarse reintroducciones de la especie. Para ello se regula la caza de esta especie, que carece de predadores naturales, y cuyas capturas, por el momento muy limitadas, deberán ser objeto de autorizaciones especiales. En todo caso, para llevar a cabo el control poblacional por procedimientos cinegéticos de la cabra montés en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares será preceptiva la autorización expresa del Patronato del citado Parque. En dicho Patronato están presentes la Comunidad, los ayuntamientos del parque y otros organismos, así como asociaciones profesionales y sectoriales, ecologistas y universidades.