Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL MARTES 22 s 4 s 2008 ABC Florentino Portero El último hereje del islam La lectura del Corán exalta la violencia y la revolución, propagada por jefes de guerra implacables, sostiene el filósofo francés Robert Redeker, que vive bajo protección policial. En España publica ahora ¡Atrévete a vivir! POR JUAN PEDRO QUIÑONERO PARÍS. La evolución de Robert Redeker, profesor de Filosofía, ilustra la emergencia de nuevas convergencias culturales de fondo entre personalidades de muy distinta sensibilidad original, convencidas, desde distintos ángulos, de que en Europa se está librando algo parecido a una batalla espiritual de inmenso calado, cuyo frente más espectacular quizá sea el puesto del islam en occidente. Hasta el 2006, Redeker era un oscuro profesor de Filosofía que enseñaba en un instituto de provincias, en SaintOrens- de- Gameville (periferia de Toulouse) y en la Escuela Nacional de Aviación Civil (ENAC) Miembro del consejo de redacción de la revista Le Temps Moderns fundada por Jean Paul Sartre, donde se dieron a conocer sus primeros ensayos, en los años 90 del siglo pasado, sólo había publicado sin éxito tres libros: Le Sport contre les peuples (2002) Nouvelles figures de l homme, inhumain, deshumain, néghumain (2004) Le Progrés ou l opium de l histoire (2004) Un artículo feroz publicado en Le Figaro el 19 de septiembre del 2006, ¿Qué debe hacer el mundo libre ante las intimidaciones intimistas? le dio una fama repentina, lo convirtió en un hereje para los integristas islámicos y los islamistas revolucionarios, lo obligó a vivir bajo protección policial, amenazado de muerte, y marcó un giro decisivo en su carrera intelectual. Aquel artículo publicado en Le Figaro sólo fue un detonador. Y su tesis central era simple y diáfana: desde su óptica, el islam quizá sea una amenaza para la civilización occidental, si Occidente es incapaz de reaccionar a sus intimidaciones, víctima de una dimisión intelectual de fondo. A juicio de Redeker, la lectura más común del Corán exalta la violencia y la guerra revolucionaria, propagada por jefes de guerra implacables. Redeker estima te de una parte del Corán y sus teólogos. Su artículo en Le Figaro precipitó un conflicto de relativa gravedad. Se multiplicaron las amenazas físicas. El profesor tuvo que ocultarse y ser protegido por la Policía, aunque recibió el apoyo escrito de toda la elite intelectual parisina, de Claude Lanzmann, patriarca de Le Temps Moderns a André Glucksmann, pasando por Elizabeth Badinter y una larguísima lista. El ministro de Educación de la época propuso al profesor un puesto como investigador bien remunerado en el Centre Nationale de Recherche Scientifique (CNRS) Redeker escribió el libro de tal experiencia, que ahora se traduce al castellano, ¡Atrévete a vivir! y continuó trabajando, para confirmar una evolución y metamorfosis intelectual de fondo. Hasta finales de los 90 del siglo pasado, Redeker formaba parte de una cierta elite intelectual próxima a la izquierda más tradicional de Le Temps Moderns Tras su artículo denunciando el riesgo de dimisión intelectual de Occidente, aquejado de enfermedades del espíritu, como el multiculturalismo o el relativismo, Redeker ha confirmado sus reservas, hasta advertir que, en verdad, muchos de los males, lacras y amenazas que pesan sobre Europa quizá comiencen en la escuela. IRÁN MUEVE FICHA EN IRAK T ras la campaña militar en Irak se inició un período caracterizado por la descomposición nacional, el enfrentamiento entre kurdos, suníes y chiíes, la violencia política y la incapacidad de las tropas norteamericanas por hacerse con el control de la situación. El tiempo pasa y las circunstancias cambian. Mientras el proceso de creación de un estado de derecho ha ido avanzando a trompicones y con indudables dificultades, el panorama político ha evolucionado. Los frentes se han ido descomponiendo. Los suníes han pasado de apoyar la insurgencia y practicar una alianza con Al Qaida a romperla e incorporarse al proceso político. Han comprendido que los islamistas no defendían sus intereses, sino que les utilizaban para sus fines radicales. El movimiento despertar ha llevado a un importante número de clanes a pasarse a las filas gubernamentales, organizar una milicia de algo menos de 100.000 hombres y combatir con denuedo frente a insurgentes y Al Qaida. Las grandes formaciones chiíes han perdido peso en su propio territorio en beneficio de grupos pequeños, pero con presencia local, y de los radicales que siguen a Moqtada al Sadr y forman el ejército del Mahdi. Los grandes, comprometidos con el Gobierno, han optado por unirse para acabar con los seguidores del clérigo radical. Es una lucha por el liderazgo en el ámbito chií, pero también por establecer una posición ideológica. Todos reciben ayuda económica y militar del gobierno de Teherán, pero los que están más en su línea son los radicales. Irán ha aceptado, de buen o mal grado, que las formaciones más moderadas aniquilen a los militantes del Mahdi. El hecho sitúa por primera vez a los ayatolás al lado de Estados Unidos, que también ha bendecido la operación. Es poco probable que las razones de unos y otros sean plenamente coincidentes, pero es evidente que están de acuerdo en apoyar a este Gobierno y eliminar a quien por la fuerza trata de desestabilizarlo. El hecho tiene su trascendencia e invita al optimismo. Robert Redeker AP El artículo de la discordia que el pilar religioso de occidente, la religión cristiana, sólo ha estado manchada de sangre cuando los cristianos se han alejado de la enseñanza de su Mesías, Jesucristo Se trata, en su caso, de una revuelta intelectual contra el multiculturalismo y el relativismo cultural, en defensa de valores y principios capitales. Pocos años atrás, Redeker todavía pensaba que Auschwitz es la refutación de Cristo Pero la más inmediata amenaza islamista fue su revelación y caída del caballo a la manera de San Pablo. Y el nuevo Redeker comenzó a pensar algo muy parecido a lo expuesto por Benedicto XVIII en Ratisbona: el islam debe pensar la dimensión violenta e inquietan- Tensión entre Moscú y Tiflis tras el derribo de un avión georgiano sin piloto AFP TIFLIS. Georgia acusó ayer a Rusia de haber perpetrado una agresión después de que un avión sin piloto georgiano fuera derribado, una acción que reivindicaron independentistas abjasios pero que Tiflis atribuyó a un avión ruso. El 20 de abril de 2008, Rusia cometió una agresión contra Georgia declaró ayer a la prensa el viceministro georgiano de Exteriores, Grigol Vashadze. A las 09: 53 hora local, un caza ruso MiG- 29 despegó de la base militar ilegalmente ocupada de Gudauta (en Abjasia) y derribó un avión sin piloto del Ministerio georgiano de Interior. A las 10: 06, el avión volvió a espacio aéreo ruso agregó Vashadze. El presidente de Georgia exigió a Putin que deje de atacar a su país. EFE Graduarse en tiempos de guerra En lo que parece ser un signo de esperanza en medio de tanta destrucción y de tantos problemas, estas tres estudiantes iraquíes celebraron ayer su graduación, como otros muchos compañeros de la Universidad de Bagdad, un prestigioso centro docente erigido en 1950 y situado a orillas del río Tigris