Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MARTES 22- -4- -2008 ABC La victoria de Lugo en Paraguay tumba el muro de 61 años de poder colorado El partido derrotado se hunde en rencillas internas tras el triunfo contundente del primer obispo elegido presidente CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL ASUNCIÓN. El triunfo aplastante de Fernando Lugo, el primer obispo en convertirse en presidente electo de la Historia, ha destapado, como una olla a presión, la crisis del Partido Colorado. El mastodonte paraguayo cayó después de seis décadas de poder y lo hizo con un resultado imposible de modificar en las bambalinas de las urnas: 40,82 por ciento frente al 30,72 que cosechó la oficialista Blanca Ovelar y el 23,98 del general golpista Lino César Oviedo (Unace) El movimiento que creyó que el poder era eterno busca culpables y la mayoría pone la lupa en el todavía presidente, Nicanor Duarte Frutos. La catastrófica derrota es culpa directa de Nicanor. Él es el responsable La voz del ex presidente Juan Carlos Wasmosy fue de las primeras en alzarse contra su correligionario. En la misma dirección apuntó el ex vicepresidente colorado Angel Seifart, quien interpretó los resultados como un voto de castigo de los propios colorados al Ejecutivo saliente. La misma noche de los comicios del domingo, notables figuras de la Alianza Nacional Republicana- -nombre de pila del Partido Colorado- salieron a repudiar al Gobierno y al partido, fragmentado en una decena de corrientes internas. No ha caído el partido, ha caído la masa corrupta del partido vociferaba feliz, con camisa roja, el dirigente Luis Aníbal Schaupp. Los colorados entraban en barrena contra la cúpula en un intento de reagrupar fuerzas para el futuro. Es auspicioso para el país y para el partido hacer autocrítica y depurarse anunció Seifart. La candidata derrotada, Blanca Ovelar, despejó pronto el fantasma de posibles maniobras irregulares en el recuento al salir a reconocer: Asumimos con dignidad un resultado irreversible Un observador internacional comentó: Si ella es la madre de la derrota, Nicanor es el padre Con su propia candidatura en las elecciones internas del partido bajo sospecha todavía, Ovelar aseguró que escamotear la soberanía popular expresada en las urnas nunca estuvo en sus planes. Pero advirtió: Tendremos tiempo de juzgar las traiciones La ex ministra de educación y ahijada política de Duarte Frutos amenazaba veladamente a Luis Alberto Castiglioni, actual vicepresidente y compañero con el que disputó las elecciones internas. Castiglioni, en el mismo colegio electoral donde votó, volvió a acusar al partido de padecer una infección grave y de haber recurrido a artimañas para arrebatarle la candidatura. Y convocó a los verdaderos colorados a integrar la corriente Vanguardia colorada que encabeza. Cuchillos y lágrimas Corrientes internas ELECCIONES PRESIDENCIALES BOLIVIA Las reacciones en el Partido Colorado fueron sonadas. A las de Blanca Ovelar, se sumaron las de Duarte Frutos. Nadie que dispare contra su familia puede ser un héroe, nadie que dispare contra su tropa puede ser un militar honorable, nadie puede ser un héroe contra su partido y contra su patria, sino un verdugo y un oportunista sentenció. Mientras los colorados se PARAGUAY BRASIL Asunción ARGENTINA 0 Km 200 N Jorge Elías Analista del diario La Nación (Buenos Aires) EN LA CASA DEL JEFE araguay no buscó una garantía, sino un cambio. Un cambio radical, en principio, después de 61 años de rutina en el poder del partido con el cual comulgaron desde el dictador vitalicio Alfredo Stroessner hasta el presidente saliente, Nicanor Duarte Frutos. Un cambio radical al estilo de México después de 71 años de hegemonía del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para separar aquello que Dios creó y el partido, precisamente, unió: el Estado, el gobierno y las fuerzas armadas. De esos tres pilares, sobre los cuales descansó el régimen de Stroessner al amparo del Partido Colorado, los sucesivos presidentes democráticos desde su derrocamiento, en P 1989, no se apartaron un ápice. En Paraguay, empero, las apariencias engañan. Es el único país del mundo que tiene bandera de doble faz; en él, la sopa se toma con tenedor (la sopa paraguaya, el plato tradicional) y el mate frío (tereré) no es desprecio, como podría serlo en Argentina. Es, a su vez, la cuna de Yo el Supremo de Roa Bastos, en donde el gobierno de un solo hombre, fraguado por Stroessner, parece estar predestinado a un solo hombre, no a un partido; no por nada la residencia presidencial se llama Mburuvicha Róga (Casa del Jefe, en guaraní) En el nombre del Padre, del Hijo y del Partido Colorado, Fernando Lugo colgó los hábitos y se encomendó la misión de ser ese hombre. No es Hugo Chávez ni Evo Morales ni Rafael Correa ni Daniel Ortega. Es, o pretende ser, la garantía del cambio, acaso una utopía en un país desigual, tristemente asociado con la corrupción, el contrabando y el narcotráfico, en el cual la trilogía alcanzada entre el Estado, el gobierno y las fuerzas armadas impide distinguir el bien del mal. Labor más cercana, quizás, a la vocación sacerdotal que a la ambición política. -Extensión: 407.000 km 2- Habitantes: 6.100.000- PIB: 11.450 mill. de -PIB per cápita: 1.878 -Inflación (2007) 6 %2,8 millones de votantes eligen: -Presidente- 45 senadores y 80 diputados- Gobiernos de 17 departamentos 92 votos escrutados Los candidatos Fernando Lugo: 40,83 Blanca Ovelar: 30,71 (Alianza Patriótica para el (Partido Colorado) Cambio) Lino Oviedo: 21,98 (Unión Nacional de Ciudadanos Éticos) El nuevo presidente paraguayo conversaba ayer con la prensa extranjera en su casa