Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES MARTES 22 s 4 s 2008 ABC DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Director Adjunto: Eduardo San Martín. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas. Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado. Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro. PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área de Publicidad: Adolfo Pastor Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera GESTOS DE DISTENSIÓN EN EL PP RAS un fin de semana tenso, el PP recibió ayer unos balsámicos gestos de apaciguamiento por parte de Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre, quienes acotaron algunas de las declaraciones desencadenantes de la súbita polémica interna que vive el principal partido de la oposición. A ninguno de ellos les supone ventaja alguna estar inmersos en una destructiva polémica de mensajes cruzados. La presidenta de la Comunidad de Madrid aclaró que su propuesta de días atrás para iniciar un debate de ideas estaba orientada a ganar la batalla ideológica al PSOE y no a provocar una revisión de los principios programáticos del PP. Por su parte, Mariano Rajoy precisó que su emplazamiento a los que quisieran irse al partido liberal o al partido conservador no iba a dirigida a ningún dirigente del PP, sino que se refería a los grupos políticos del Parlamento Europeo. Mejor así por ambas partes, porque, ya sea por virtud o por necesidad de sus protagonistas, este intento por rebajar el tono interno del PP contribuirá a recuperar el camino propio para la renovación que ha de afrontar todo partido de oposición que ha perdido unas elecciones. Jaime Mayor Oreja reflejaba con acierto el problema que vivía el PP, al lamentar que se estuviera desenfocando el debate que debía tener en esta etapa de tránsito desde la derrota electoral a la celebración del congreso del próximo mes de junio. La contribución de Francisco Camps, presidente de la Generalitat valenciana, a este esfuerzo de sosiego colectivo en el PP fue ayer también muy estimable, sobre todo porque se produjo en el marco de una reunión con la presidenta de la Comunidad de Madrid. Camps descartó cualquier expulsión del partido y rebajó así el volumen de las interpretaciones dadas al discurso de Mariano Rajoy en Elche. Expulsiones, ninguna, y menos la de una figura principal como es Esperanza Aguirre. Lo cierto es que un partido cuyas expectativas para superar al PSOE descansan en conservar los apoyos recibidos- -que son muchos y EL PAPA DE LA ERA GLOBAL l balance de la visita de Benedicto XVI a los Estados Unidos es muy positivo en el terreno político, social y pastoral. La figura del Papa sale muy fortalecida por sus gestos y discursos en la nación más poderosa de la tierra, donde ha sido recibido no sólo con afecto, sino en ocasiones con entusiasmo, en su condición de líder espiritual de alcance universal. El Pontífice expuso con toda claridad ante el presidente Bush y en la sede de Naciones Unidas cuál es el punto de vista cristiano sobre las relaciones internacionales, con especial énfasis en la prioridad de la diplomacia. Transmitió también un mensaje firme sobre la purificación de la Iglesia norteamericana y la necesidad de reforzar los valores morales. En este sentido, supo afrontar con valentía el delicado asunto de la pederastia, creando así un clima de confianza en su persona que resulta decisivo en una sociedad mediática. Por esa misma razón, ha causado un gran impacto la imagen del Papa en la zona cero un emotivo cierre de la visita. También es muy positiva la cercanía mostrada hacia la religión judía, de manera que su presencia en una sinagoga refuerza el afán común que comparten las diferentes confesiones en un mundo secularizado. Benedicto XVI ha ofrecido lo mejor de sí mismo en estas intensas jornadas. Rompe así, una vez más, el tópico interesado sobre un Pontificado de transición y cerrado a los nuevos tiempos. Muy al contrario, el Papa utiliza su excepcional capacidad intelectual para adaptar el mensaje de Cristo a los retos de la era global. T avalan el análisis de Rajoy ante la Junta directiva nacional del PP- -y en sumar los que le faltan, cometería un suicidio si empezara a sucumbir a un proceso de tribalización ideológica que segregara todas las tendencias del centro y la derecha tan costosamente unidas en la refundación liderada por José María Aznar. Es seguro que ni Mariano Rajoy ni Esperanza Aguirre desean tan infausto desenlace para el congreso de junio. Bastaría comprobar cómo José Blanco, secretario de organización del PSOE, aprovechó ayer el cruce de declaraciones en el seno del PP, para que los dirigentes de este partido tomaran conciencia de que el Gobierno es el principal beneficiario del ensimismamiento de su única oposición. Esto es un hecho cierto y lo que motivó que las duras y oportunas críticas de Camps a Rodríguez Zapatero por su doble rasero con los trasvases del Ebro- -sí, trasvases, porque esto es lo que acordó el Consejo de Ministros el pasado viernes- -fueran un paréntesis de normalidad democrática en esta especie de moratoria opositora que está disfrutando el Gobierno socialista. Todo es compatible: exigir cuentas a un Ejecutivo que está empezando a dar la medida de sí mismo- -como lo demuestra que sus responsables económicos reconocieran ayer que tampoco vale la previsión de crecimiento al 3,1 por ciento, defendida por Pedro Solbes hace pocos días- -y, al mismo tiempo, prepararse para un congreso de renovación de equipos y de estrategias electorales. Y tan legítimo es que sólo se presente Mariano Rajoy, como que de sus cuadros directivos y de su militancia surja una candidatura alternativa. Lo que para la gran mayoría de los militantes del PP resulta difícilmente comprensible es una polémica como la que se ha suscitado en su partido cuando sólo hay un candidato conocido y todos sus dirigentes siguen compartiendo, según dicen, las ideas comunes fundamentales de la opción liberal y conservadora que representa este partido. E ALTERNANCIA EN PARAGUAY a elección en Paraguay del ex obispo Fernando Lugo tiene motivos para ser bien recibida, puesto que se trataba de acabar con un monopolio del poder encubierto con el que el Partido Colorado se había enquistado en el Gobierno desde hace más de medio siglo, entorpeciendo las oportunidades de un desarrollo sano de una democracia moderna. Pero al mismo tiempo, basta con ver la extraordinaria alegría con la que han acogido la llegada al poder de Lugo desde el régimen chavista de Caracas y sus satélites en todo el continente, para adivinar las consecuencias que puede tener esta elección en Iberoamérica. Lugo ha lanzado sus primeras señales políticas dando a entender que su prioridad serán los ciudadanos más débiles en un país pobre como el suyo, lo que es comprensible y digno de elogio. Sin embargo, si pretende aplicar políticas estériles como las que predica Hugo Chávez, el resultado será un desastre. Su admiración declarada por Rodríguez Zapatero no es ninguna garantía en este caso. L