Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 GENTE www. abc. es gente LUNES 21- -4- -2008 ABC ¡Papá, me llevo el helicóptero! El Ministerio de Defensa autorizó al príncipe Guillermo a aterrizar con su helicóptero de combate en un campo próximo a la casa de su novia, Kate Middleton, y parece ser que esto dio confianza al joven, que utilizó su Chinook para irse de fiesta a una isla POR EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. El haber aterrizado con el helicóptero en el prado de la casa de Kate Middleton, como para impresionar a su novia y a los padres de ésta, ha situado al príncipe Guillermo en una incómoda situación ante la opinión pública. El Ministerio de Defensa asegura que todo fue parte del entrenamiento como piloto que sigue el nieto de Isabel II, pero recientemente el príncipe Guillermo ya fue criticado por haber pilotado un helicóptero para acudir a una despedida de soltero en una isla, en compañía de su hermano, el príncipe Enrique. El pasado 3 de abril, una semana antes de que recibiera el título de piloto de la Royal Air Force, el primogénito del Príncipe de Gales estuvo realizando dos horas de entrenamiento a los mandos de un helicóptero Chinook. Según un comunicado del Ministerio de Defensa, parte importante de la formación es aterrizar y despegar desde campos, ante la posibilidad de que en vuelos futuros se den situaciones de emergencia, por lo que con frecuencia se pide permiso de aterrizaje a los dueños de tierras que no están muy lejos de la base aérea de Odiham. En este contexto, a los superiores del Príncipe les pareció bien que éste hiciera maniobras sobre un campo contiguo a la casa de campo de los Middleton, a 25 kilómetros de la base. El aparato se paró allí durante veinte minutos, sin que nadie bajara o subiera al Chinook. Así explicado, no hay mucha razón objetiva para el escándalo. Otra cosa serían los propósitos personales del joven. Según fuentes próximas a él, citadas por News of the World que ayer desvelaba la noticia, Guillermo quiso impresionar a su novia y a sus posibles suegros: No hay nada más macho que aterrizar en el patio de atrás de tu novia. Desde luego que no perdió la ocasión de impresionarla Una cuestión añadida es que el coste de un hora de vuelo de este helicóptero de combate es de unos 20.000 euros, cifra que habría que multiplicar por dos en esa expedición protagonizada por el hijo mayor del príncipe Carlos. De acuerdo con un fuente militar, en un momento en que las Fuerzas Armadas están cortas de dinero y faltan equipamentos en Irak y Afganistán, esto es un total despilfarro News of the World asegura que ya el jefe del Ejército del Aire, mariscal Glenn Torpy, se llevó las manos a la cabeza exigiendo explicaciones palabra por palabra acerca de quién autorizó al hijo del Príncipe de Gales a pilotar para uso privado una nave valorada en más de 13 millones de euros, cuando se enteró de que el fin de semana pasado el príncipe Guillermo pilotó otro Chinook para acudir junto con su hermano a la fiesta de despedida de soltero de su primo Peter Philips, hijo de la princesa Ana. El joven piloto recogió a Enrique en Londres y desde allí se desplazaron a la fiesta que tuvo lugar en la isla de Wight, frente a las costas de Portsmouth, lo que exigió la presencia en el aparato de otro piloto, que fue quien devolvió el helicóptero a su base. Por su parte, la fiesta provocó un importante revuelo en la localidad de Cowes, donde se trasladaron numerosas jóvenes atraídas por la presencia de los vástagos del heredero a la Corona. El príncipe Guillermo fue criticado en diciembre de 2005 por haber volado en un caza Hawk, esta vez como pasajero, para recoger unas botas militares que necesitaba. De fiesta con un Chinook Ya en 2005 voló en un caza Hawk, esta vez como pasajero, para recoger unas botas militares Guillermo y Kate, en Cranwell, durante la graduación del Príncipe como piloto de la RAF AP