Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21- -4- -2008 Rushdie escoge los temas de sus libros pensando en que le queda poco tiempo 77 Un tesoro aún por descubrir En 2005 el Museo de la Academia de Bellas Artes recibió 53.000 visitas; en 2006, 92.000, y el año pasado, 150.000. A pesar de la evidente progresión, y de la grandísima calidad de las obras, esta colección sigue siendo una desconocida para el gran público POR N. P. MADRID. Más de 1.400 pinturas, 600 esculturas y 15.000 dibujos, además de una excelente colección de artes decorativas formada por tapices, plata, cerámica, porcelana, relojes, muebles, medallas. Solamente de Goya, que fue miembro de la Academia de Bellas Artes desde 1780, conserva trece pinturas: dos espléndidos autorretratos (uno ante su caballete de 1785 y otro de 1815) los retratos de Fernando VII, Moratín, Juan de Villanueva, José Munárriz, la actriz La Tirana y Godoy; Corrida de toros en un pueblo El entierro de la sardina Casa de locos Escena de Inquisición Procesión de disciplinantes Y anda desde hace tiempo tras una obra maestra del aragonés. Se quiso comprar La Condesa de Chinchón pero se la quedó el Prado. También lo intentó con el Marianito propiedad de los herederos del duque de Alburquerque, pero las dudas sobre la autoría que puso sobre la mesa Manuela Mena frustraron la compra. Un tercer goya se ofreció a esta institución y al Prado, el Retrato del Infante Don Luis de Borbón y Villabriga pero ambos lo rechazaron y finalmente se lo quedó Aragón. En estos momentos seis goyas del Prado pueden verse en la Academia: la Maja vestida el Cristo La Novillada El quitasol y El retrato de Bayeu y los Bebedores Son la contrapartida por los goyas que esta institución ha prestado para la muestra del artista en el Prado. Pero hay muchísimos tesoros más en la Academia: El Salvador de Bellini; Agnus Dei de Zurbarán; María Magdalena de Ribera; el único arcimboldo que hay en España, La Primavera Riva degli Schiavoni en Venecia de Bassano; La Piedad de Luis de Morales; La Última Cena de Tintoretto; San Jerónimo de El Greco; Éxtasis de San Francisco de Asís de Murillo; Susana y los viejos de Rubens; La adoración de los pastores de Luca Giordano; La marquesa del Llano de Mengs; Venus, Mercurio y Amor de Van Loo; Retrato de Isabel II de Federico de Madrazo; El sueño del caballero de Antonio de Pereda... Bodegones de Van der Hamen, Claesz y Juan de Zurbarán; obras de Van Dyck, Alonso Cano, Arellano, Valdés Leal, Fragonard, Bayeu, Maella, Vicente López, Sorolla, Zuloaga, Romero de Torres, Vázquez Díaz, Tàpies, Chillida... También posee una importante colección de escultura, con joyas como La Dolorosa de Pedro de Mena. Y atesora dibujos tan importantes como el Retrato del cardenal Borja de Velázquez. Esta magnífica colección es una de las más importantes de España, a pesar de lo cual sigue siendo una desconocida para el gran público. Las cifras de visitantes hablan por sí solas. Hasta 2005, el museo recibía apenas 50.000 visitas al año. En 2006 hubo 92.000 y el año pasado, 150.000, gracias a las muestras temporales. Pero siguen siendo unas cifras ridículas para un museo de su calidad en la capital. Basta con compararlas no sólo con las del Prado, el Reina Sofía y el Thyssen, sino con las numerosas fundaciones que organizan exposiciones en Madrid. Un dato: sólo el Reina Sofía tuvo 243.375 visitantes en marzo, gracias a Picasso. Es evidente que el museo de la Academia adolece de una falta total de promoción. Esta colección se ha ido gestando gracias a destacadas donaciones y legados: recibió la colección de Godoy en 1816, Manuel Fernández Varela donó 54 obras en 1833, Manuel García de la Prada regaló cinco goyas en 1839, Juan de Villanueva y Moratín legaron en sus testamentos los retratos que les hizo Goya, y el Autorretrato de este artista, que pintó en 1815, lo donó su hijo Javier. En el siglo XX, el legado Guitarte ha sido el más rico y generoso. Con él se han adquirido obras muy importantes de Bayeu, Zurbarán, Gris y Picasso. CUATRO JOYAS DE LA COLECCIÓN Susana y los viejos (1609- 1610) de Rubens, uno de los mejores ejemplos de la influencia italiana en la obra de este artista Autorretrato ante su caballete (1785) de Goya La Primavera de Giuseppe Arcimboldo. Se cree que este óleo estuvo en el dormitorio de Felipe II del Alcázar de Madrid Agnus Dei (1639) de Francisco de Zurbarán