Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍA LUNES 21 s 4 s 2008 ABC Botín condiciona futuras compras del Santander a rentabilizarlas en tres años EP MADRID. El presidente del grupo Santander, Emilio Botín, sostiene que la política de adquisiciones del banco será selectiva y basada en criterios estratégicos y financieros estrictos de forma que la entidad consiga rentabilizar sus inversiones en un plazo máximo de tres años. El retorno de esas inversiones deberá, en todo caso, superar el coste de capital en un período máximo de tres años explica Botín en una carta remitida a los accionistas del Santander. En este sentido, defiende que para mantener un crecimiento del beneficio por acción superior al de sus competidores, el Santander debe combinar inversiones en bancos y mercados con disciplina de negocio y desinvirtiendo al mismo tiempo en activos no esenciales Como ejemplo, destaca la adquisición de Banco Real y la venta de los negocios de pensiones en Iberoamérica, de los inmuebles en España y de Antonveneta en Italia, operaciones que reflejan la disciplina de capital que está imponiendo el banco en sus decisiones. En otro orden de cosas, Botín alaba la capacidad del Santander de sortear los problemas de liquidez vinculados a la crisis financiera, gracias a su modelo de negocio enfocado a la banca comercial y combinado con la tradicional prudencia en la gestión de riesgos. Algunos gobiernos le dan a la máquina del dinero cuando quieren liquidez, generando hiperinflación -En términos económicos, usted da mucha importancia a que un país tenga o no salida al mar. pa al colonialismo tiene efectos negativos en África, porque incapacita a sus ciudadanos, que creen que no pueden solucionar sus problemas ellos mismos. Hay que reforzar la posición de los que no se resignan. Collier, en la sede de CaixaForum en Barcelona -Este problema es importante, no sólo en África. También en otros continentes tenemos países sin recursos y sin salida al mar: Afganistán, Bolivia... pero en África hay muchos países en esta situación. La salida al mar dinamiza la economía al darle capacidad comercial. Para desarrollarse, África tiene que meterse en el sector textil Paul Collier s Profesor de Economías Africanas en la Universidad de Oxford El economista británico valora el crecimiento de los países emergentes, que suponen más de la mitad de la población mundial, pero alerta de que 1.000 millones de personas se están quedando atrás POR MARIO SÁNCHEZ GUILLÉN FOTO YOLANDA CARDO MADRID. Ante la majestuosidad arquitectónica de CaixaForum Madrid, Paul Collier se dispone a charlar sobre su especialidad, las depauperadas economías africanas. Ha venido a España traído por la Obra Social La Caixa y con motivo de la presentación de su obra El club de la miseria que en nuestro país edita Turner. -En los países en desarrollo, como China o India, pero también otros más, la pobreza está descendiendo. Siguen teniendo pobreza pero sus sociedades tienen esperanza de mejorar. Era la situación de Europa hace 50 años, donde la gente tenía la sensación de que sus hijos crecerían mejor de ellos. Pero el club de la miseria no ha entrado en ese proceso porque no ha crecido en los últimos treinta años. En términos de ingresos, la diferencia es de 5 a 1 a favor de los países en desarrollo respecto a los más pobres. -En el caso de Suiza, está rodeada de países prósperos que son su principal mercado y dinamizan el país. En el caso de los países pobres y sin salida al mar, sus vecinos son un obstáculo para salir al mercado. -Pero también hay países como Suiza o Austria que no tienen salida al mar y son muy prósperos. -Algunos casos como Zimbabwe, nos han sorprendido desde el último año con tasas de inflación superiores al 1000 ¿Cómo pueden producirse estás aberraciones económicas? -En cuanto el presidente de Zimbabwe, Robert Mugabe, se queda sin dinero, lo que hace es imprimir dinero con su máquina. Una estrategia muy a corto plazo que ya se vio hace diez años en Zaire con Mobutu. Esto es una insensatez absoluta, el error económico más básico, y genera hiperinflación. El IEF dice que no hay garantías de que el crudo detenga su precio EFE ROMA. El precio del petróleo roza los 117 dólares por barril y no hay garantías de que se pueda detener su escalada, ante una demanda creciente de energía, cuya satisfacción requiere ingentes sumas de capital y que, además, amenaza con contaminar el medio ambiente y provocar escasez de alimentos. Este panorama se revelaba ayer en la primera jornada del XI Foro Internacional de la Energía (IEF) que hasta mañana martes reúne en Roma a ministros de más de 60 países, y representantes de 14 organizaciones internacionales y 30 compañías de petróleo y gas. ¿Tal vez una solución liberalizadora como lo fue en su momento la Comunidad Económica Europea (CEE) podría ayudar al desarrollo en África, al crear un mercado más amplio? -Sin duda. África tiene demasiados países pequeños. Su población total es menor que la de India, y estamos hablando de cincuenta países. El mercado típico de un país africano es demasiado pequeño. -También habla de la población como otro elemento esencial para el desarrollo. ¿Es una ventaja que un Estado tenga mucha población a la hora de desarrollarse? ¿Qué parte de la responsabilidad de la situación del club de la miseria es de los Estados y las corporaciones occidentales y qué parte es de sus propios gobiernos corruptos o ineptos? -La tendencia a echar la cul- Para que los alimentos se abaraten, se necesita agricultura a gran escala -El alza de precios de alimentos en este último año demuestra que la economía mundial necesita producir más alimentos. ¿Puede esto ser una oportunidad para los países menos desarrollados? ¿Por qué China es capaz de reventar los mercados de textil occidentales con sus precios por los suelos y, por ejemplo, Nigeria no es capaz de hacer lo mismo con el precio de los cacahuetes? -Lo que África necesita es organizarse alrededor de federaciones regionales. Pero no pueden ir de cero a cien, englobando a todo el mundo de una tacada, sino aprender de la UE, que se ha construido poco a poco. -Lo que tiene que hacer África es entrar en el sector textil. Es la forma en que creará millones de puestos de trabajo, a costa de China y no de Europa. -Usted distingue entre los países en desarrollo y aquellos que no avanzan, que llama el club de la miseria ¿Cuál es la diferencia económica entrambos? -Yo creo que lo que ocurrirá probablemente es que habrá una respuesta importante en términos de suministro, pero fundamentalmente esto vendrá de la agricultura a gran escala, el tipo de agricultura que ha tenido éxito en Brasil. No es un modelo romántico, pero es eficaz, y esto es lo que necesitamos para que los precios de los alimentos vuelvan a bajar. Pero, respecto a los países del club de la miseria hay que recordar que la gran mayoría de ellos son importadores netos de alimentos. -Pero China tiene mucha presencia en África y su poder político oculto puede dificultar a los africanos competir con ella. -Si el precio de coger los recursos es que China tenga que ayudar a África, sin duda a China le interesará pagar este precio.