Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ECONOMÍA LUNES 21 s 4 s 2008 ABC Los expertos creen que el mercado piensa que lo peor ya ha pasado, y que es buen momento para las emisiones Bruselas antepone la reducción de CO 2 a las dudas de la energía nuclear Zapatero ha comenzado a matizar su rechazo histórico a las centrales nucleares MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Comisión Europea ha abandonado su tradicional neutralidad en materia energética al apoyar de forma explícita la energía nuclear. La razón, según el comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, está en que este tipo de energía es la que menos monóxido de carbono (CO 2) emite a la atmósfera y, por tanto, contribuye al objetivo de la UE de reducir un 20 %l as emisiones de este gas en el año 2020. Piebalgs dijo públicamente recientemente que si la energía nuclear contribuye considerablemente a la lucha contra el cambio climático y a una mayor seguridad de aprovisionamiento, los países deben reforzar la cooperación para aumentar la seguridad de las instalaciones nucleares así como el tratamiento de residuos. Se deben construir nuevas centrales nucleares- -dijo- -y la esperanza de vida de las centrales existentes debe prolongarse para asegurar el aprovisionamiento de energía en 2030 La CE estudia ya desde hace tiempo dar un impulso a los países europeos para que éstos den nuevas licencias de construcción de instalaciones, faciliten la financiación y aclaren responsabilidades. Un proyecto de central nuclear abarca prácticamente un siglo, ya que son 10 años de construcción, 60 de funcionamiento y 20 de desmantelamiento. Esta es una de las razones por las que el sector ha pedido que haya previsión en cuanto a inversiones se refiere. De este modo, Bruselas se alinea con las tesis defendidas por Francia y Reino Unido, férreos defensores de las nucleares frente a tecnologías mucho más contaminantes como las centrales de carbón. La cooperación entre estos dos países va más allá de las buenas palabras ya que EDF, el grupo público nuclear francés, aspira a construir cuatro centrales nucleares en el Reino Unido para reemplazar las actuales 23 centrales que hay en ese país, en su mayoría envejecidas pero que producen el 20 de la energía total que consume. En la actualidad la energía nuclear cubre un tercio de las necesidades energéticas de Europa y, a diferencia del petróleo, es mucho más barata, teniendo en cuenta que el precio del crudo se sitúa ya en la órbita de los 114 dólares el barril, aunque están por resolver la espinosa cuestión de los residuos y el riesgo de accidentes. La iniciativa en favor de la energía nuclear de Pieblags cuenta con numerosos apoyos dentro del Ejecutivo comunitario, entre ellos el del presidente, José Manuel Durao Barroso, y el de la comisaria de Competencia, Neelie Kroes. A partir de julio, mes en el que Francia ocupa la Presidencia de la UE, el debate sobre la energía nuclear aumentará, ya que como anticipó Pierre Sellal, embajador permanente galo ante las instituciones europeas, piensa poner el debate sobre la energía nuclear en la agenda. Mientras todo este debate se produce en Europa, el Gobierno español de José Luis Rodríguez Zapatero ha comenzado a matizar su oposición histórica a las centrales nucleares. En su discurso de investidura, Zapatero explicó que el futuro energético español dependerá de la evolución del mercado del crudo, de los recursos hídricos y del criterio de la UE o lo que es lo mismo, dejó abierta la puerta a la energía nuclear vistos el precio del petróleo y la escasez de agua. En este mismo sentido se expresó hace tan sólo unos días el ex presidente del Gobierno, Felipe González, quien después de firmar la moratoria nuclear cuando estaba al frente del Ejecutivo español ahora asegura que hay poca reflexión en serio sobre las nucleares y no se puede ser antinuclear y comprar energía nuclear a Francia como hace ahora España. Los que sí han entendido el cambio de postura socialista han sido los principales grupos ecologistas, como Los Verdes, que han denunciado que Zapatero incumple sus promesas electorales al no cerrar la puerta a la energía nuclear. (Viene de la página anterior) rias, posiblemente utilizarán el dinero que obtengan para renovar deuda antigua que venza en los próximos 18 meses Esta misma semana, en el encuentro del sector financiero organizado por ABC y Deloitte, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, animó a los bancos y cajas españoles a emitir bonos y obligaciones a plazo medio para colocarlos en los mercados internacionales, como han hecho Santander y Caja Madrid. Los expertos consultados coinciden en la percepción de que el mercado está empezando a descontar que lo peor ha pasado. Que es un buen momento para emitir otro tipo de instrumentos, dirigidos más al corto y medio plazo. De hecho, en Europa algunas entidades están colocando en los últimos tiempos emisiones de entre 1.000 y 2.000 millones de euros, con bastante aceptación entre los inversores, las llamadas covered bonds -las hermanas gemelas de las cédulas hipotecarias españolas- bonos con muy buena calidad crediticia, triple A, a un plazo de dos o tres años, y a tipo fijo. Por fin se ve luz al final del túnel. A principios de año parecía que el mercado estaba seco, y en los últimos tiempos se han colocado unas 15 emisiones en toda Europa. Habrá de nuevo cierta volatilidad en renta fija, pero pasará pronto, y veremos otra oleada de emisiones que afianzará la confianza concluye un experto de un intermediario español. LAS CENTRALES NUCLEARES EN EUROPA País 19 0 Reactores en construcción Finlandia 41 Rusia 31 5 Lituania 10 Alemania 17 0 Eslovaquia 50 Ucrania 15 2 Rumanía 11 ABC Fuente: IAEA- PRIS Reactores operativos Holanda 10 Suecia 10 0 Reino Unido 19 0 Bélgica 70 Francia 59 0 Las matizaciones de Zapatero Bulgaria 22 España 80 Suiza 50 Rep. Checa 6 0 Eslovenia 10 Hungría 40 TAP apuesta por el mercado español BELÉN RODRIGO ENVIADA ESPECIAL SALVADOR DE BAHÍA. La compañía aérea lusa TAP espera crecer en 2008 un 25 en el mercado español. El aumento de destinos a ciudades de España por la compra de Portugalia y las conexiones con ocho ciudades brasileñas han permitido aumentar los beneficios de TAP España en un 25 Madrid y Barcelona forman parte de sus diez primeros destinos. Brasil se ha convertido en un elemento clave para que TAP mire hoy a España como un mercado determinante para su crecimiento. La compañía portuguesa ofrece ocho destinos, en su mayor parte diarios, a este gigantesco país que parece conquistar cada día más a los turistas españoles. Es difícil competir con Iberia en destinos como Río de Janeiro o San Paulo, donde ofrecen precios muy atractivos, pero al resto de ciudades TAP sí vuela y ellos no explica a ABC Luiz Mor, administrador de TAP. Destinos como Natal, Fortaleza o Salvador han experimentado un gran crecimiento en los últimos años, gracias a la construcción de resorts, muchos de ellos españoles, y en algunos casos los vuelos de TAP son el único medio para llegar hasta ellos desde España resalta Luiz Mor. TAP pretende también captar pasajeros de Galicia por las conexiones desde Oporto con Brasil, donde viven muchos gallegos Pero Brasil no es la única razón que explica este crecimiento. Uno de los motivos por los que compramos Portugalia el año pasado fue para poder reforzar las conexiones con España explica Mor, ya que ahora volamos a Bilbao, Coruña, Sevilla, Pamplona, Málaga, Madrid y Barcelona Unos destinos que se incorporaron en el segundo semestre del 2007 y ya sentimos el crecimiento En 2007 el vuelo de Madrid de TAP tuvo 288.000 pasajeros y el de Barcelona 256.000, a pesar de toda la competencia que tenemos con las compañías lowcost e incluso con Iberia Luiz Mor recuerda que la competencia forma parte del mundo de las compañías aéreas y por eso no teme la llegada de empresas fuertes y con ofertas atractivas para los destinos españoles, como la que imagina que se va a crear con la fusión de Vueling y Clickair. Será una low cost más fuerte, y por tanto más peligrosa, que nos obligará a esforzarnos más. TAP ha demostrado que pese a esta competencia con estas compañías conseguimos atraer a muchos pasajeros