Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA LUNES 21 s 4 s 2008 ABC Con la casa bajo los escombros Hace casi un año, una explosión de gas causó la muerte de nueve personas y el derrumbe de un edificio en Palencia s Las víctimas siguen luchando por la reconstrucción de sus casas POR M. J. PÉREZ- BARCO FOTO: FÉLIX ORDÓÑEZ PALENCIA. Muchos salieron de sus casas en pijama y camisón, con el corazón en un puño, en plena oscuridad, asustados entre el humo, el polvo y las llamas. Desesperados por los gritos que pedían socorro. Angustiados ante el tremendo estruendo que acababan de escuchar y que sacudiría sus vidas para siempre. Otros ni siquiera tuvieron esa oportunidad, fueron arrancados bruscamente de la tranquilidad de su sueño y enterrados entre los escombros de un edificio de cinco plantas que se derrumbó por completo. No sobrevivieron. Fueron víctimas de una gran tragedia que conmocionó al país hace ya casi un año. El uno de mayo de 2007, a las 6.45 de la mañana, una explosión de gas en pleno centro de Palencia acabó con la vida de nueve personas y causó decenas de heridos. Algunos se salvaron por un milagro, como cuenta José, un hombre de 37 años que va rehaciendo su vida gracias a la recuperación de su hija, Nerea, una niña de cinco años que estuvo sepultada entre hierros, cascotes y muebles. Sentí caer los cascotes y oí crujir las maderas- -recuerda- Mi hija dormía junto a mí. Me giré para cogerla, pero no toqué nada. Cuando abrí los ojos estaba tapado por los escombros hasta la cintura y veía el cielo y las estrellas. Me rescataron los bomberos. En los pasillos del hospital oí que había llegado una niña. Tenía un pijama amarillo, como Nerea José no muestra gestos de tristeza, pero sí esa tremenda serenidad de quien ha visto que se le escapaba la vida- -especialmente la de un hijo- -y ha vuelto a recobrarla. La niña sufrió un traumatismo craneal y los médicos no podían asegurar si saldría de la UVI, si quedaría en silla de ruedas o como un vegetal Un año después, Nerea se ha recuperado por completo, sin ninguna secuela. Ni siquiera emocional. Está deseando volver a su casa y jugar con sus cosas. No recuerda nada de lo que ocurrió sonríe su padre, que ha recuperado las ganas de vivir gracias a la felicidad de su hija. Pero no todos los afectados han corrido la misma suerte. Hoy las secuelas físicas van desapareciendo, no así las psicológicas. Y tampoco ayuda la continua lucha que mantienen los vecinos por volver a unas casas aún por construir. La sobrina de José Luis aún se encuentra en tratamiento psicológico y con medicación. A Juani, una mujer de 55 años, los sobresaltos le despiertan durante la noche. Me da miedo la oscuridad- -dice- -y siempre tengo las luces encendidas Cayó entre los escombros, sobrevivió, pero las heridas en su hombro le impiden trabajar. Me han concedido la incapacidad total. Cobro una pensión de 600 euros Su nieto, de once años, no quiere dormir en casa de los abuelos. La explosión se produjo en La lucha por sus hogares José, una de las víctimas de la tragedia, contempla el solar sobre el que se alzaba su hogar el número 4 de la calle Gaspar Arroyo, pero tuvieron que ser derruidos los dos bloques de viviendas contiguos por graves daños estructurales (el número 2 y 6) Otras tantas casas cercanas resultaron afectadas seriamente por la onda expansiva. En total, los vecinos de 175 hogares fueron desalojados. Fuimos a hoteles y viviendas que puso a nuestra disposición la Junta de Castilla y León. Ella corren con los gastos. Otros fueron a casas de familiares dice Juani. Hoy algunos han logrado regresar a sus viviendas ya rehabilitadas, los bloques menos afectados, aunque todavía queda trabajo por hacer. Pero el foco de la explosión es un solar vacío. En un año, todavía no se ha puesto ni un solo ladrillo. Y los afectados tienen muy claro las causas de los retrasos. Todos se han organizado en la Asociación de Víctimas y Afectados Gaspar Arroyo. Su presidente, José Luis Ainsúa, culpa al Ayuntamiento de Palencia, que ha retrasado nueves meses la construcción de los bloques derruidos. Las obras podían haber empezado el pasado verano Denuncian que se han visto en medio de una friega política iniciada por el gobierno municipal socialista contra la administración autonómica popular. Todo empezó poco después de la explosión, cuando el consistorio palentino introdujo en el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad la construcción de los tres edificios desaparecidos. De esta forma- -explica Ainsúa- con una tragedia como la que fue aquella, el ayuntamiento presionaba a la Junta de Castilla y León para aprobar un plan que contemplaba obras de gran trascendencia, como el soterramiento de varios kilómetros de vía de ferrocarril y la construcción de hospitales. Y nuestro caso era una reforma puntual Las propias víctimas se enfrentaron durante meses al gobierno municipal para que Un solar vacío El Ayuntamiento de Palencia ha retrasado la construcción de las viviendas nueve meses Los vecinos han cedido las indemnizaciones de los seguros para iniciar las obras de los tres edificios derruidos Las secuelas físicas van desapareciendo, no las psicológicas. Tampoco ayuda la lucha de los vecinos por volver a unas casas aún por construir