Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA Nueva tragedia en Andalucía LUNES 21 s 4 s 2008 ABC Los bomberos sacan de una vivienda de Écija los féretros con los cuerpos de los seis miembros de la familia muertos en un incendio EFE Mueren asfixiadas seis personas de una familia en el incendio de su casa en Écija Un brasero encendido para secar ropa pudo ser la causa s Dos de las víctimas llegaron a percatarse del fuego GEMMA NARVÁEZ MANUEL ZAYAS ÉCIJA. La ciudad amanece hoy sumida en el segundo día de luto oficial tras la trágica muerte en un incendio de seis de sus vecinos, miembros de una misma familia. Fue la crónica negra que dejó el domingo 20 de abril en Écija (Sevilla) donde el dolor se mezcló con dudas alrededor de la actuación de los bomberos. Estos fueron agredidos por los vecinos de los fallecidos, en medio de los intentos de calmar la situación por parte de las autoridades locales, que desmintieron este extremo, y la consternación ante un hecho, ya irreparable. En el incendio, ocurrido en la modesta barriada de Las Moreras, perdieron la vida Antonio Romero, de 59 años; su mujer, Dolores Priego, de 56 años; así como sus hijos Jesús, de 26 años, José María, de 16 años, y María del Carmen, de 19 años, embarazada de casi cuatro meses, y el novio de ésta, Ángel, de 18 años, y natural de la localidad de Lora del Río. Los hechos ocurrían minutos después de las siete de la mañana, concretamente en el número 24 de la calle Haya, cuando al parecer se prendió fuego en la planta baja de la vivienda unifamiliar a causa de una estufa que habría encendido uno de los miembros de la familia, tras regresar a casa en torno a las 4 de la madrugada. Se cree que en un intento de secar la ropa mojada con la que llegó. Al poner la ropa cerca del brasero, según fuentes policiales, éstas prendieron y provocaron el fuego que rápidamente se propagó por toda la vivienda. Fue en torno a las 7.10 de la mañana cuando algunos vecinos advirtieron mucho humo en la vivienda, dando la voz de alarma, y minutos después estallaron los cristales del inmueble, que ya estaba dominado por las llamas. Fueron los propios vecinos los que alertaron a los bomberos y a la Policía, y quienes en un primer momento intentaron sofocar el incendio con sus propios medios, hasta el punto de que alguna vecina quiso entrar en la vivienda. Sin embargo, ni vecinos ni Cuerpos de Seguridad pudieron evitar la tragedia, pues los seis miembros de la familia, que dormían en la planta alta, murieron asfixiados, encontrándose ya los cuerpos carbonizados cuando después se pudo acceder a ellos. Según las primeras investigaciones, las víctimas no se percataron del fuego, tan sólo dos de ellas. A tenor de la posición en la que se han encontrado los cuerpos, podrían haberse despertado, aunque segundos más tarde se habrían desvanecido, sin ni siquiera poder pedir auxilio a causa de las inhalaciones de humos. abuelos. Sin embargo, explican, afortunadamente a última hora del pasado sábado lo recogieron. Esto es increíble, si ayer por la noche estuvieron en mi casa sollozaba una de las vecinas apesadumbrada por la noticia y sus consecuencias. Y es que el ambiente en la calle del pueblo no podría ser más dantesco, con seis féretros, uno tras otros saliendo de su casa, entre una masa de vecinos que iban de la indignación a las lágrimas. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron seis miembros de la Policía Local, ocho de la Guardia Civil, y unos diez efectivos de la Policía Nacional, junto con miembros de la Policía Científica y personal de los equipos sanitarios, que no pudieron más que certificar las muertes. Respecto al Cuerpo de Bomberos, fueron cuatro miembros los que se personaron en el lugar de los hechos, para minutos después incorporase otros dos bomberos más junto al jefe y el sargento. Los bomberos trabajaron en la extinción con dos vehículos: un BUL (Bomba Urbana Ligera) y un vehículo Pegaso. Posteriormente, uno de los bomberos tuvo que ser trasladado al hospital ecijano por inhalación de humo. También presentaba diversas quemaduras. Los cuerpos fueron trasladados minutos después del mediodía al Instituto Anatómico Forense donde se les practicó la autopsia y las pruebas de ADN para poder confirmar su identidad. Los efectivos Una familia conocida La desgracia podría haber sido aún mayor, pues, aunque los otros dos hijos de la familia no vivían ya en el domicilio familiar, uno de los nietos, según aseguraron los vecinos, solía pasar algunas noches con los El padre, árbitro y aficionado a los galgos, y el hijo en la cántera del Écija Los fallecidos eran muy conocidos en la ciudad, si bien era una familia humilde de agricultores, uno de los hijos, el pequeño, jugaba en la cantera del Écija Balompié, y el padre también estaba involucrado en la vida deportiva de la ciudad, pues había sido árbitro y aficionado al mundo de los galgos. Precisamente, al parecer, la collera de galgos que estaba en un patio Ropa mojada interior, pudo escapar de las llamas, entre aullidos, según explicó un vecino. La barriada de las Moreras está en una zona joven de la ciudad, con 21 años de antigüedad y compuesta por viviendas de VPO, familias modestas que dicen no haber presenciado nada igual, lo que hizo que se vivieran momento de nerviosismo y crispación hasta el punto de que los efectivos sanitarios tuvieron que atender a muchos de ellos por crisis de ansiedad. Una conmoción que tanto Ayuntamiento como Junta de Andalucía han intentando paliar poniendo a disposición de los vecinos ayuda psicológica a través de un equipo de profesionales.