Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA LUNES 21 s 4 s 2008 ABC Un 12 por ciento de los magistrados y jueces españoles son no profesionales La actuación de la llamada Justicia interina aumenta cada año pese a que es una medida que, según el CGPJ, debería ser excepcional y subsidiaria C. MORCILLO N. COLLI MADRID. ¿A alguien le parecería normal, tolerable que un almirante fuera sustituido por un patrón de yate o que las funciones de un coronel las asumiera un vigilante jurado? Pues eso es lo que pasa desde hace años en el Poder Judicial sin que nadie se conmueva. No existe una judicatura de categoría. Se ha instalado una auténtica falta de respeto hacia la función judicial La opinión, compartida por muchos jueces, es de José Luis Requero, vocal del Consejo General del Poder Judicial y enemigo declarado de la justicia no profesional, la llamada interina de la que asegura que es un cáncer del sistema judicial Con la negociación aún en ciernes sobre un eventual pacto de Estado sobre la Justicia y con la urgente renovación del CGPJ y del Tribunal Constitucional sobre la mesa, Gobierno y oposición ni siquiera han abordado aún otro tipo de problemas que se agazapan tras la genérica modernización de la Justicia Los mensajes de modernidad de las últimas semanas pasan por los aldabonazos y errores encadenados del caso Mari Luz primero, y del caso Alovera después. En el entreacto, la condena a la ex magistrada de Granada que mantuvo más de un año extra a un reo en prisión o la apertura de juicio a otro juez vinculado con la operación Malaya Focalizada la crítica en los jueces, el resto de intervinientes de los procedimientos- -Fiscalía, funcionarios, secretarios judiciales, equipos adscritos a los Juzgados- -no salen mejor parados, aunque la exigencia de responsabilidades a la que se ven sometidos siempre parece estar en un nivel inferior a la de jueces y magistrados. Uno de los fallos del sistema es la movilidad de los jueces y la forma en que se cubren las sustituciones cuando se producen bajas o cambios de destino. Ahí entra en juego la llamada Justicia interina El 12 por ciento de los jueces son interinos esto es no profesionales (licenciados en Derecho que no han hecho la oposición) El año pasado, la planta judicial (los jueces profesionales con plaza) la integraban 4.441 jueces y magistrados. Junto a ellos, según datos del Ministerio de Justicia, actuaron 620 sustitutos. En dos años, estos últimos han aumentado en un centenar. El mensaje es demoledor: no son precisos especiales conocimientos y formación para dictar sentencias- -al inicio de la legislatura pasada entre un 20 y un 30 por ciento de resoluciones habían sido dictadas por sustitutos, según datos del CGPJ- -y además el gasto es inasumible. También en esas fechas (primer semestre de 2004) el Ministerio de Justicia calculó que se ha- Una cifra en aumento bía consumido más del 400 por ciento de lo presupuestado en sustituciones y suplencias, por lo que el gasto ascendió a 37 millones de euros. La cifra no se ha frenado, sino al contrario. Desde 2004 se ha intentado acometer esta disfunción con planes de choque que no han ofrecido demasiados resultados. El último lo publicó el BOE el pasado 25 de febrero, una instrucción del CGPJ sobre un programa de actuación por objetivos para la retribución de las sustituciones por magistrados y jueces titulares. Tiene un año de duración y dispone que Muchos jueces comparten una opinión muy negativa sobre la justicia interina Es un cáncer jueces y magistrados profesionales se hagan cargo de un segundo juzgado en comisión de servicio en lugar de que esas vacantes sean ocupadas por interinos El Consejo advierte de que la justicia interina puede constituir una anomalía y da cuenta de que la intervención de estos sustitutos ha ido en aumento pese a que debería ser una medida excepcional y subsidiaria El plan parte de la sustitución natural por otro juez titular, preferentemente de igual orden jurisdiccional y el mismo partido judicial para hacer más fácil el funcionamiento y la resolución de eventuales situaciones. No todos los jueces tienen la misma carga de trabajo, de forma que se da por hecho que una parte sí tiene la posibilidad de asumir transitoriamente la responsabilidad de dos juzgados. Entre otros objetivos, el de permitir que todos los titulares de órganos jurisdiccionales puedan disfrutar de los permisos y licencias a los que tienen derecho por ley (bajas por enfermedad, maternidad, permisos de estudio, por matrimonio, etcétera) así como evitar o en su caso corregir la sobrecarga Los jueces denuncian la escasa formación de los funcionarios interinos C. M. N. C. MADRID. La preocupación sobre el funcionamiento de la Justicia alcanza también al escalón ocupado por los funcionarios. De hecho, cada vez resulta más difícil encontrar un juzgado en cuya oficina no haya varios interinos; incluso se producen situaciones en las que superan en número a los titulares. Los jueces son los primeros en poner el grito en el cielo y no les tiembla el pulso si tienen que tomar decisiones drásticas: No quiero que los interinos toquen un solo papel del Juzgado. Prefiero, y así se lo digo, que pasen la mañana leyendo un libro o una revista Para ser funcionario interino sólo hace falta superar un curso y una entrevista. Por ello, ya provengan de otro sector de la administración o se trate de personas ajenas a la función pública, su experiencia en el ámbito de la Justicia es nulo. Sería mejor que no se cubrieran las vacantes a que traigan interinos al Juzgado asegura una juez de violencia doméstica, quien recuerda que en muchos casos entorpecen el funcionamiento del órgano por cuanto los otros funcionarios tienen que enseñarles. El problema vuelve a ser la movilidad (la asunción de los asuntos de violencia doméstica y el consiguiente aumento de trabajo han provocado un éxodo de funcionarios en muchos juzgados) sumado a la tardanza en cubrir las vacantes y a la inexperiencia del personal. Así se pone de manifiesto en el informe de la Inspección del CGPJ sobre la situación del Juzgado que se hizo cargo de la causa por malos tratos de la argentina Sylvina Bassini, asesinada por su ex marido en Alovera (Guadalajara) Lo peor es que esta denuncia se puede extrapolar a otros muchos órganos judiciales.