Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN LUNES 21 s 4 s 2008 ABC POSTALES PENNSYLVANIA, ¿FINAL O PRINCIPIO? de carne y hueso O lo que sería peor, un político A carrera por la candidatura demócrata a la más, con un equipaje demasiado ligero para afronpresidencia norteamericana puede acabar tar los enormes problemas que tiene el país. Mienmañana. O volver a empezar desde el princitras Hillary rebota como la política profesional, curpio. Si Barack Obama gana en Pennsylvania tiene tida tanto en las luchas internas del partido como en asegurada la candidatura. Pero si pierde, Hillary polas externas contra los republicanos, a más drá exhibir ante los superdelegados de su parde las peculiares de la Casa Blanca, donde catido su victoria con la coletilla: Soy yo, no ben las que pudo tener con su marido a cuenObama, quien puede ganar en noviembre, ta de las becarias. Algo que le ha ganado una porque yo represento la política real, y él, la imagen dura, ácida, agresiva, principal caupolítica ficción sa de que no tenga ya amarrada la candidatuEn Pennsylvania, en efecto, van a batirse ra. No hay duda de que le sobra oficio, pero le en duelo dos viejas concepciones de la polítifalta inspiración. Mientras a Obama le sobra ca, la idealista, basada en ilusionar a un pueJOSÉ MARÍA inspiración y le falta oficio. Juntos harían un blo en pos de una meta común, y la realista, CARRASCAL equipo formidable. Pero ambos son demasiabasada en fajarse con los problemas inmediado gallitos para aceptar un segundo puesto, tos, para ver de resolverlos en la medida que por lo que ese ticket ideal parece descartado, al mesea posible. Hillary y Obama representan ambas nos de momento. Tendrá que ser uno u otro. concepciones, y si hasta el miércoles Obama iba por Y le ha tocado a Pennsylvania ser quien decida. delante, su floja intervención en el debate, como dice Alguno criticará que un Estado decida por cincuenun comentarista, ha demostrado que es un político L ta. Pero son las cortedades de la democracia, el sistema político menos malo. Y siempre será mejor que si lo decidiesen los mandamases del partido a puerta cerrada, como ocurre en tantos países, el nuestro incluido. La posibilidad de que la carrera por la candidatura demócrata vuelva a su punto de partida no es la más grata para ese partido. De hecho, es la peor, ya que ambos contendientes se enzarzarán de aquí a la convención en una lucha encarnizada por cada delegado, que puede desangrarlos e incluso dejar herido de muerte al ganador, pues si gana Hillary, los negros, desilusionados después de haber soñado durante meses, se quedarán en casa el día de la elección. Y si gana Obama, los partidarios de Hillary es probable que voten a McCain, del que se sienten más próximos. Pero quedan aún muchas batallas y muchas sorpresas de aquí a noviembre, como acabamos de comprobar. De momento, lo que urge es saber qué ocurre en Pennsylvania, que desde que albergó a los padres de este país para escribir la Constitución, nunca había vuelto a interpretar un papel tan importante en su historia. CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Gracias a esta iniciativa ahora lo tenemos aún más difícil. Exactamente 210 euros más difícil. Caterina Paolisso Madrid Ministerio de Igualdad Con la creación de este nuevo Ministerio se acaba de rizar el rizo de la corrección política, institucionalizada. Como señalaba un comentarista, ¿y un Ministerio de la Fraternidad? ¿y otro de la Libertad? Pero además, ¿qué igualdad? A la mayoría de las mujeres no nos preocupan tanto las listas paritarias o la composición de los Consejos de Administración, sino (como a los hombres) llegar a fin de mes, acceder a una vivienda, poder independizarse y que nuestros hijos tengan un futuro. Pero después de una legislatura en la que se han consagrado todas las desigualdades entre españoles y se ha dado carta de naturaleza a los privilegios de unos sobre otros, este Ministerio suena como un sarcasmo. ¿Igualdad en el derecho a la educación en la lengua materna? ¿Igualdad en las prestaciones sanitarias y sociales independientemente de dónde se viva? ¿Igualdad fiscal, sin privilegios forales? ¿Los mismos impuestos por sucesiones o donaciones? ¿El mismo impuesto de sociedades? ¿Las mismas deducciones autonómicas? ¿Los mismos derechos sobre el agua o las mismas dotaciones de infraestructuras? ¿Los mismos bonos en el AVE, aunque se coja en Zaragoza? Hay mucho por hacer en esta materia, pero no parece que las ideas de Zapatero sean ni tan amplias ni tan generosas en igualdad. Inmaculada Couto Palomar Correo electrónico Más difícil todavía Solo querría denunciar una situación muy desagradable que se está produciendo debido a las ayudas al alquiler para jóvenes en Madrid. Tengo 32 años y, sin embargo, al entrar en contacto con diferentes propietarios para alquilar un piso me he encontrado con que todos han añadido 200 euros de media al precio final. Al explicarles que sólo los menores de 30 tienen derecho a percibirla, se han justificado diciendo que la OCU les ha informado de que es posible cobrarla hasta los 35 años y de que se concede automáticamente a todos los solicitantes, provocando así una subida masiva de los precios. La ayuda es para facilitar el acceso a vivienda y no para enriquecer a los propietarios. Comportamiento infantil Menuda tomadura de pelo la del Gobierno con el trasvase. Se niegan a llamarlo trasvase para no contradecir sus palabras pronunciadas en el pasado (yo a eso le llamo soberbia) Aunque no le llamen trasvase, se trata de una transferencia de agua de un lugar a otro ¿o no? Pues eso mismo es lo que demandan Valencia, Murcia y Almería, pero como estas comunidades están regentadas por el Partido Popular, parece que les cuesta creer que tienen la misma necesidad que cualquiera, sea del signo que sea. No logro entender este comportamiento infantil, no es ni digno, ni justo, ni democrático negar a unas comunidades lo que se garantiza a otras, lláme- se trasvase, transfusión, inyección, o suministro de este oro transparente que se está convirtiendo, inopinadamente, en valiosa moneda de cambio política. El Gobierno debe pensar que los españoles somos unos ignorantes, descerebrados; pero me temo que se equivoca, como yerra al negar agua a Valencia, Murcia y Almería, cuyas tierras yermas demandan agua urgentemente, tal y como la demandaba, con mucha justicia Barcelona. ¿A qué juega este Gobierno? Celia Lupinski Correo electrónico Solidarios Sabemos de la existencia de los países del Tercer Mundo. Son personas que se mueren de hambre y no tienen cubiertas sus necesidades más básicas. Bien, ¿y qué? La imagen clásica de las ONG impacta y nos hace reflexionar. Al día siguiente pensamos: Fue bonito mientras duró. ¿Qué el mundo está mal repartido? Ya somos conscientes de ello. ¿Qué hacer? No grandes cosas, quien pueda que lo haga pero tenemos muchas oportunidades durante el día para ayudar a los que nos necesitan: a una anciana a cruzar la calle, acompañar a una enferma, incluso escuchar a un amigo. No hace falta viajar a la India para darte cuenta de que el que está a tu lado te necesita. Por tanto, aplícate el eslogan publicitario de la DGT: Abre los ojos por una buena causa. 12 meses, 12 causas Carmen Cáceres Correo electrónico Ex partidaria de la eutanasia La doctora Sylvie Menard antes era partidaria de la eutanasia, pero ahora que a ella le han diagnosticado un cáncer de huesos, le ha llevado a cambiar algunas de sus actitudes. Ahora es ella la que se enfrenta a la enfermedad. La antigua alumna del profesor Veronesi- -padre del testamento vital en Italia- dice: Siempre estuve convencida de que cada uno debe decidir su suerte, pero ahora que me ha tocado a mi sufrir he cambiado radicalmente de postura, cuando se está sano no se tiene ni idea de lo que se pensaría como enfermo Su aproximación personal a la enfermedad grave y la vecindad con la muerte la han hecho pensar que incluso si uno no está en plenitud de facultades y no puede levantarse porque está tendido en una cama, pero sigue contando con el afecto de sus familiares, incluso en esas condiciones, merece la pena vivir Menard sigue comentando: Como enferma y como médica defiendo con vigor los cuidados paliativos, porque son para la persona, no para la enfermedad porque puede eliminar el dolor pero no sólo eso, sino que medicina paliativa es todo aquello que mejore la calidad de vida del paciente en fase terminal Cuando un paciente pide la muerte, significa que ni el médico ha cumplido con su deber, ni los familiares han cuidado con cariño y afecto a esta persona. Nieves Jiménez. Madrid