Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES DOMINGO 20 s 4 s 2008 ABC José Luis González y José Manuel Abascal trasladaron su pelea en el medio fondo al terreno personal ABC Emilio Sánchez Vicario y Sergi Bruguera no se hablaron cuando jugaron con España en la Copa Davis de 1990 en la eliminatoria ante Rusia en Moscú Enemigos íntimos Antes de la feroz rivalidad entre Jorge Lorenzo y Dani Pedrosa, el deporte español vivió luchas entre números uno que derivaron en enemistad personal. De Vicario a Bruguera, Abascal a González o Induráin a Olano POR JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. La rivalidad de perfil adolescente que mide al locuaz Lorenzo contra el introvertido Pedrosa por la cima en el Mundial de MotoGP ha derivado en enemistad personal. El asunto obligó a intervenir al Rey en Jerez, pero ni la diplomacia regia ha amansado las aguas. No quieren saber nada el uno del otro. Una historia que suena recurrente en el deporte español. La de los enemigos íntimos. Estrellas del firmamento ibérico que tuvieron que compartir su fulgor en la misma época. Celos, intrigas, egos... Aquellos duelos del siglo pasado, de una España sumida en el aislamiento que tomaba partido por sus deportistas- -Bahamontes contra Loroño en las bicis, Santana contra Gimeno al otro lado de la red, Carrasco y Velázquez a puñetazos en el ring- dieron paso a otro tipo de cruces. Más enconados, menos imaginativos, más de colmillo retorcido. zó Olano, teórico gregario en estampida en la penúltima vuelta. El guipuzcoano ganó el título en Duitama (Colombia) por delante del ídolo de todos. Triunfo legítimo que derivó en un cisma en la calle. Induráin era el rey sin corona. Olano, el intruso. El desenlace provocó cientos de malentendidos entre ambos ciclistas, aunque la rivalidad nunca derivó en enemistad cerrada. Olano terminó fichando por el Banesto cuando Induráin anunció su retirada. Rivales y amigos fueron y son Ángel Arroyo y Pedro Delgado. Pelearon por el Tour de Francia de 1983 llegando desde el anonimato, por sucesivas carreras en el mismo Reynolds, pero su buena sintonía perdura hasta la fecha. tas en la tierra batida que no elevaron el tono de su rivalidad. Todo lo contrario que el mayor cisma de egos del tenis español. Aconteció entre dos clanes: el de Sánchez Vicario y el de Sergi Bruguera. La enemistad entre ambos venía herededa. Los entrenadores de ambos, el colombiano Pato Álvarez y Lluis Bruguera, se odiaban sin ninguna cordialidad. La tensión derivó en batalla campal en Moscú. Manolo Orantes, el capitán español de la Copa Davis, citó a las dos familias para la eliminatoria contra Rusia en Moscú. Y puso al novato Sergi Bruguera como número dos por encima de Javier Sánchez Vicario, el hermano del one Emilio. El cisco fue de órdago a la grande. España se mantuvo en la Primera división en feudo ajeno, pero la facción Sánchez Vicario pidió la cabeza de Orantes. Desde entonces, los Vicario y los Bruguera mantienen una distancia prudencial. éxitos de Ángel Nieto, surgió una generación con gran empuje en los ochenta. El metódico, cerebral y paciente Sito Pons acampó en el Mundial de 250 con fuerza. Ganó dos títulos, en 1988 y 1989, con la calculadora como brújula. Atentaron contra su pujanza dos pilotos briosos, Carlos Cardús y Joan Garriga. Éste consiguió el subcampeonato de 1988 y su competencia resultó tan encendida que en un gran premio se salieron los dos al luchar por la victoria. Luego Joan Garriga cayó por otra pendiente. Hace un par de años fue arrestado por relación con el tráfico de armas y drogas y condenado a dos años de cárcel. Pons ha prosperado como empresario. Ciclismo. La competencia nació por la cuna, un castellano ante un vasco, la historia del ciclismo español. La Vuelta a España de 1957 fue la culminación de una rivalidad popular muy arraigada. Bahamontes perdió por un cúmulo de excentricidades y Loroño ganó aquella carrera. El Águila de Toledo se redimió como hombre- Tour. Venció en 1959 y conquistó seis reinados de la montaña. Los Mundiales de 1995 estaban diseñados para otro récord de Miguel Induráin. Al oro en la contrarreloj le debía seguir el de la ruta. Pero se cru- Tenis. Manolo Santana, el precursor del tenis español, vivió una lucha virtual con Andrés Gimeno. Fueron coetáneos, pero apenas se midieron en la cancha por los límites del profesionalismo de la época. Más veces compitieron Manolo Orantes y Pepe Higueras. Dos especialis- Motociclismo. A rebufo de los RIVALES Y SIN EMBARGO AMIGOS Ballesteros- Olazábal El golf cobró sentido en España con la aparición de Ballesteros y su victoria en el Open Británico de 1979. Olazábal, con dos chaquetas verdes del Masters, fue su delfín y rival. Adversarios en el green y buenos compañeros en la casa club Luis Pérez Sala- Adrián Campos Pioneros en el periodo sin abundancia de la Fórmula 1, pelearon por patrocinadores y un volante. Compartieron equipo en 1988: el Minardi cenicienta de la parrilla. Y ya se sabe, el compañero es el primer enemigo en la F- 1