Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 20 s 4 s 2008 ABC En el manga hay una producción masiva que se apoya en el lado más débil de los jóvenes aseguró Moebius Jean Giraud, Moebius, ayer en Barcelona EFE Moebius e Ibáñez, clásicos de la viñeta frente al imperio creciente del manga El autor francés y el creador de Mortadelo y Filemón coincidieron ayer en el Salón del Cómic en relativizar la importancia de la pujante ilustración nipona DAVID MORÁN BARCELONA. Cumbre de plumas brillantes en el Salón del Cómic de Barcelona. A un lado, charlando animadamente con sus lectores, el siempre jovial Francisco Ibáñez. Al otro, respondiendo a las preguntas de la prensa y dándole la vuelta al calcetín de Jean Giraud, Moebius, el dibujante francés que ha conseguido introducir el cómic en los más selectos círculos artísticos. Dos estilos, dos maneras diferentes de entender la ilustración y, sin embargo, un tema en común: el creciente imperio del manga. Fui uno de los introductores del manga en Europa y, treinta años después, no me arrepiento completamente, pero sí que veo que hay algo peligroso que desequilibra la balanza aseguró Jean Giraud, para quien el problema radica en la mentalidad casi imperialista de los editores japoneses. Hay una producción masiva que se apoya en el lado más débil de los jóvenes. Es como esas cosa con azúcar industrial que venden en las tiendas señaló el dibujante francés. A Ibáñez, en cambio, le cuesta tomarse en serio algo que, como aseguró, no deja de recordarle a Heidi y Marco Al manga se le ha dado una importancia excesiva. A veces comparo mangas con dibujos de los grandes de autores de aquí y no entiendo tanto revuelo aseguró. De hecho, lo que realmente inquieta al creador de Rompetechos es que el cómic cómico prácticamente haya desaparecido del mapa. Están Mortadelo y Filemón, Superlópez y para de contar aseguró antes de reconocer que quizá la solución esté en todos esos autores que abordan problemas reales y que puede provocar un renacer del cómic Aparcado el tema del manga y el futuro del sector, Moebius, personalidad artística tras la que se esconde Jean Giraud, uno de los historietis- tas más cotizados de la actualidad, volvió a dar buena cuenta de esa habilidad para cambiar de nombre según toque ceñirse a los patrones del cómic tradicional o escaparse por los derroteros de la fantasía y la ciencia ficción. Cuando empecé a trabajar, lo hice de dos maneras diferentes: una conectada al mundo del cómic y las historietas y otra conectada a lo que conocía de arte explicó. Es así como su nombre ha ganado fuerza en las subastas de arte y como su cerebro ha ideado piezas imprescindibles de la historia del cómic como la serie de El teniente Blueberry o la saga de El Incal esta última en colaboración con Alejandro Jodorowksy. Sigo con esa doble manera de ver y sentir y ahora tengo una doble vida artística dentro de mí añadió. A pocos días de cumplir setenta años, el francés acaba de presentar La versión irlandesa nueva entrega de la serie XIII centrada en el relato de un agente del IRA huido a los Estados Unidos que le sirve de excusa para ilustrar lo que le comporta firmar con uno u otro nombre. Con la firma de Giraud tengo la necesidad de seguir un estilo que es como el interior de una pistola: cerrado por todos lados pero con una dirección de salida, por lo que la libertad radica en saber encontrar la diana- -explicó- Moebius, en cambio, es la libertad total, algo que, sin embargo, desaparece muy rápido por culpa de esa cárcel interior que son las posibilidades. La libertad creativa absoluta es algo muy relativo. Quizá por eso hay veces que estoy más cómodo en la pistola de Giraud que en el desierto de Moebius