Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 MADRID DOMINGO 20 s 4 s 2008 ABC La Biblioteca desvela sus tesoros Pese a la persistente lluvia de ayer, gran afluencia a la cita festiva que precede al 23 de abril, Día del Libro, en la que el principal centro documental del país sacó a la luz algunas de sus joyas y tesoros CARLOTA FOMINAYA MADRID. A los cientos de personas que asistieron ayer a la Jornada de Puertas Abiertas de la Biblioteca Nacional poco o nada les importó que fuera uno de los días más lluviosos del año. Desde las 9 de la mañana, pertrechados con sus paraguas, miles de personas aguardaban paciente y estoicamente su turno. A los afortunados que lograban entrar en un turno, se les recibía con un merecido café y bollos y, a la salida del recorrido, se les otorgaba una rosa y un Aleluya impreso de la Constitución de 1812. Entre medias, todo un festín para la vista: parte de la riqueza del patrimonio bibliográfico español que se conserva en tan magno edificio, cuyo fondo alcanza ya los más de 20 millones de piezas entre las que se encuentran libros y folletos, manuscritos y documentos, revistas y periódicos, documentos gráficos, mapas y planos, documentos sonoros y audiovisuales, partituras, documentos electrónicos, carteles, etcétera. De hecho, es tanta cantidad de documentos la que entra por sus puertas, con unos 800.000 entradas por depósito legal al año explicaban los guías, que se ha tenido que habilitar una segunda sede situada en Alcalá de Henares, donde seguir conservando y almacenar las colecciones Los 1.500 afortunados que lograron acceder tras soportar esperas que alcanzaron casi la La colección La colección de la Biblioteca se compone de más de 30.000 manuscritos, cerca de 3.000 incunables, unos 500.000 impresos anteriores a 1831, más de 6.000.000 de monografías modernas, cerca de 110.000 títulos de revistas y una colección de prensa estimada en casi 20.000 periódicos. Su catálogo automatizado contiene cerca de 3.000.000 de registros. Más de 20 millones de piezas Los mapas de Ptolomeo y otras piezas robadas podrán volver a verse del 6 al 11 de mayo Los insectos se comen el papel, no la tinta, que no les gusta Dos visitantes observan ayer uno de los mapas del siglo XVII expuestos en la Biblioteca hora bajo el agua comenzaban el recorrido en la escalinata principal principal. Allí, mientras se desentumecían, recibían una breve explicación de cómo el centro fue fundado en 1712 por Felipe V como Biblioteca Real Pública a partir de las colecciones de palacio, patrimonio y recursos que a lo largo de sus casi tres siglos de existencia ha ido acrecentado. Personas de todas las edades conformaban los turnos. Una familia con unas pequeñas de 3 y 7 años había venido desde Alcorcón. Nos gusta que vean de todo, la educación no tiene que ser sólo ver cosas de niños comentaban orgullosos, mientras el grupo cruzaba el Salón General de Lectura y, minutos más tarde, el Mesetón, nombre que recibe el lugar donde se realiza la solicitud de libros. Los visitantes de la jornada también pudieron observar el Depósito principal, en condiciones óptimas de temperatura, calidad del aire, humedad y luz indicaba el personal especializado, o la Sala Cervantes, en la que se consultan los fondos más valiosos y antiguos de la Biblioteca Nacional. Otros puntos que componían el itinerario eran la Sala de Publicaciones Periódicas, donde se podían observar, entre otros tesoros, revistas del siglo XIV o la Sala Goya, lugar de consulta de los fondos de Bellas Artes y JAIME GARCÍA de Cartografía. En la Sala del Patronato los atentos grupos escuchaban qué métodos y procesos de trabajo se utilizan para la prevención de hongos, humedad, acidez, ataques de roedores o de los temidos insectos que se comen el papel, no la tinta, que no les gusta, y que horadan los libros En las vitrinas colindantes se podía contemplar una edición de facsímiles entre los que se encontraban un Beato de Liébana de 1047, o un libro manuscrito de Leonor de la Vega del siglo XV un aguafuerte fir, mado por Rembrandt o un dibujo a lápiz de Velázquez. Pero y entre tanta joya... ¿dónde están las que robaron? se preguntaba un visitante curioso. Esas se podrán contemplar pronto le contestaba uno de los voluntarios encargados de la visita. Porque los mapas de Ptolomeo y otras piezas sustraídas y recuperadas en los últimos meses por la Guardia Civil se volverán a enseñar del 6 al 11 de mayo, coincidiendo con la celebración en Madrid de la Feria del Libro Antiguo. Estos fondos estarán expuestos al público durante una semana. Mapas de Ptolomeo