Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 20 s 4 s 2008 INTERNACIONAL 37 Prensa de supervivencia en territorio narco Hoy se cumplen veinte años del asesinato a tiros en las calles de Tijuana de El Gato Félix, codirector de la mítica revista Zeta, ejemplo único de periodismo combativo en la frontera entre México y EE. UU. uno de los lugares más peligrosos del mundo para la prensa POR BORJA BERGARECHE MADRID. Tijuana, nueve y cuarto de la mañana del 20 de abril de 1988. Un vehículo negro bloquea el paso al coche en el que el conocido periodista Héctor Félix Miranda, El Gato se dirige a su trabajo. Un desconocido dispara dos veces. Félix yace muerto sobre el asiento del copiloto. Cae así la primera víctima de la revista mexicana Zeta Tijuana, pioneros en el periodismo de investigación en territorio narco. No sería la última. Dos guardias de seguridad del hipódromo local Agua Caliente -regentado por Jorge Hank Rhon, millonario prohombre del Partido Revolucionario Institucional (PRI) -fueron condenados como autores materiales. Uno de ellos había ingresado 10.000 dólares en la mañana del crimen. Desde aquel día, Zeta publica cada semana una página en la que exige que se investigue el posible papel de Hank Rhon como autor intelectual del asesinato. La frontera entre México y Estados Unidos es actualmente uno de los principales frentes de la lucha contra la impunidad en crímenes contra periodistas, correlato de la guerra que han declarado los cárteles de la droga a los informadores (cada vez menos) que investigan asuntos relacionados con el narcotráfico. Michoacán se ha unido a estados como Baja California, Chihuahua y Tamaulipas, regiones en las que los periodistas han sido asesinados o apaleados por cubrir las actividades de los poderosos cárteles del Golfo y de Sinaloa afirma la analista Mónica Campbell en un reciente informe del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) de Nueva York. En Tijuana, epicentro de esta guerra fronteriza, el semanario Zeta mantiene su apuesta por la labor investigadora a pesar de estar en la diana. Su directora, Adela Navarro, explica a ABC el espíritu de una publicación que tiene por lema, libre como el viento Cuando nuestro fundador, Jesús Blancornelas, fundó el periódico hace 26 años, comenzó a investigar la corrupción en Baja California. Y la gente comenzó a comprarlo. Abrieron los ojos a la corrupción. Ése es nuestro papel, explicar a los ciudadanos cómo actúan las autoridades cuando éstas trabajan en la oscuridad Navarro recibió en noviembre el Premio Internacional a la Libertad de Prensa que concede anualmente el CPJ, y acaba de obtener el premio Ortegat y Gasset 2008. Rehúye todo victimismo: Nosotros no pedimos pro- monta su loable afán. Del asesinato hace hoy 20 años de El Gato se hizo cargo el responsable de información de la revista, Francisco Javier Ortiz Franco. En junio de 2004, fue a su vez ejecutado a balazos por un pistol luz del día y a menos de 200 metroero en el centro de Tijuana, a plenas de una comisaría de Policía, en presencia de sus dos hijos de 9 y 11 años. Ningún avance en la investigación explica Navarro. Cierre de periódicos Adela Navarro, de Zeta ABC El acoso del crimen organizado ha generado un clima de autocensura en la prensa de la frontera tección a nadie Sin embargo, la historia de esta revista que sale los sábados, impresa en el lado gringo de la frontera para evitar presiones económicas del Estado, de los anunciantes o los sindicatos- cada viernes a las 5 de la mañana importo un periódico de los EE. UU. -des- Blancornelas- -muerto de forma natural en 2006- -sufrió también una emboscada en 1997, en la que murió su escolta, Luis Lauro Valero. El móvil fue siempre el mismo: los reportajes sobre las actividades de los cárteles de la droga y los cargos públicos corruptos. El pasado 17 de marzo, las autoridades arrestaron a un miembro del cartel de los Arellano Félix sospechoso de haber participado en el intento de asesinato de Blancornelas. Un tímido avance, insuficiente para desactivar la autocensura por la que optan numerosos periódicos del norte de México, que renuncian poco a poco a informar sobre narcotráfico, como El Imparcial o directamente cierran tras el enésimo ataque con granadas, como el Cambio de Sonora reabierto como semanario.