Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL DOMINGO 20 s 4 s 2008 ABC Muerte a los que coman pan Judíos ultraortodoxos declaran la guerra contra una decisión judicial que permite vender productos con levadura durante la Pascua. Tiendas y restaurantes ya han recibido amenazas POR L. L. CARO JERUSALÉN. Preparaos para la batalla Carteles negros con el fatal llamamiento a velar armas callejeras- -botellas, hierros, estacas, antorchas para quemar contenedores- -tapizan hace días las fachadas de los barrios ortodoxos de Jerusalén. Los firma la violenta secta anti- sionista Eda Haredit, que ni mucho menos representa a toda la comunidad ultrarreligiosa, pero que este Pesaj, -la Pascua judía que comenzó ayer- se ha propuesto espolear una guerra en contra de la nueva decisión que ha desquiciado a los fanáticos de la Torá: el hametz, pan y otros productos con levadura, podrá venderse durante las fiestas en el interior de restaurantes y supermercados, siempre que no pueda verse desde la calle. Al menos 60 establecimientos en Jerusalén ya han recibido cumplida amenaza por escrito: con gran dolor hemos escuchado el terrible rumor de que estás planeando despachar hametz. Sabemos que el castigo por blasfemia es muy severo, especialmente en la Ciudad Santa, y la responsabilidad será solo tuya En los restaurantes, los propietarios temen. Confiamos en la policía, esperamos altos niveles de brutalidad confiesa Pini Goldman, de la cafetería Riff Raf. Porque los de Eda Haredit no se andan con tonterías. Cada año sus piquetes y los de otros grupos haredi (judíos ultraortodoxos) irrumpen como si fueran la Santa Inquisición a la caza de clientes que meriendan sandwiches o te con pastas. Y esta vez se prometen implacables: ayer mismo, céntrica calle de Hillel, ya estrenaron fechorías. La Ley, la de Dios, que los judíos extremistas observan en ocasiones hasta límites esperpénticos, es muy clara cuando habla del hametz. Advierte el Éxodo (12: 15) que cualquiera que comiere leudado entre el primer día y hasta el séptimo, aquella alma será cortada de Israel La tradición evoca la huida de Egipto, cuando los judíos no tuvieron ni tiempo de fermentar el pan. De hecho, esta prohibición figura en la Torá como una de las 36 cuya violación se castiga con la muerte. Por eso, en las fechas previas a la Pascua, las familias observantes limpian con escrúpulo enfermizo las casas, purifican las vajillas al rojo vivo, queman los muebles que puedan tener restos de pan. Una sola miga es un sacrilegio, un ultraje. Los mercados plastifican los estantes para que nadie toque las pastas, la cerveza, los dulces. El Ejército vende temporalmente sus perros rastreadores para que sean otros quienes les echen de comer los piensos, proscritos por llevar levadura. La regla obliga incluso a raspar entre los dientes para asegurar que no quedan restos de pan entre ellos. Pero otra ley, en concreto la interpretación que ha hecho de la Ley de Prohibición de la Levadura de 1986 un Tribunal de Jerusalén, que el 2 de abril resolvió retirar los cargos criminales imputados a cuatro locales que en 2007 osaron servir alimentos malditos, ha soliviantado a los ortodoxos. Ni el Parlamento, reunido de urgencia para debatir tamaña revolución, ha rechistado, a pesar de las apocalípticas protestas del ministro de Asuntos religiosos, Itzjak Cohen, que ha advertido que la sentencia es como una pistola sobre la sien de los judíos Hamás hace estallar dos coches bomba en un puesto israelí Cuatro milicianos muertos y 16 soldados heridos s El Ejército cree que estaba sincronizado con otro ataque que fracasó LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Hamás ya advirtió en enero, cuando quebró la frontera de Rafah con Egipto, que su próximo objetivo sería romper el cerco de Israel. Ocurrirá, porque la ocupación no puede mantener encerrados a un millón y medio de palestinos, y cuando ocurra la gente de Gaza estará dispuesta a sacrificar su vida decía entonces Ahmed Yussef, asesor de cabecera del depuesto primer ministro islamista, Ismail Haniye. Y la fecha elegida para intentar reventar el cinturón de seguridad judío que aprisiona la franja entre un muro de hormigón y el Mediterráneo fue ayer, inicio de las fiestas de la Pascua judía, con un ataque coordinado que ha disparado todas las alertas en Israel como el más ambicioso y sofisticado desde la evacuación (de Gaza) en 2005 Los habitantes de las localidades israelíes vecinas de la franja han recibido la instrucción de no salir de sus casas. Son casi un Ejército, Hamás está operando como lo hace Hizbolá en el Líbano constataba desde la franja a Efe la portavoz militar, comandante Avital Leibowitz. Semiocultos por una densa niebla y conducidos por sendos kamikazes, dos coches bomba convenientemente pintados del color de los jeeps del Ejército hebreo, consiguieron cruzar sin levantar sospechas al lado israelí del puesto fronterizo humanitario de Kerem Shalom, donde se hicieron explotar pasadas las seis de la madrugada. Junto a ellos se adentró un vehículo blindado, cuyos ocupantes no lograron detonarlo, pero atacaron con fusiles a los soldados judíos, al tiempo que sobre la instalación caían 15 proyectiles de mortero. Los combates duraron dos horas. Dieciséis soldados israelíes resultaron heridos y cuatro milicianos palestinos muertos entre ellos los dos suicidas, además de dos heridos. El ataque- -reivindicado por el brazo armado de Hamás, las Brigadas de Azzedin Al- Kassam- -se producía casi simultáneamente a la aproximación de otro coche al cercano paso de Kissufim, que fue aniquilado por un misil israelí. Debido a la envergadura de su explosión, el Ejército israelí trasladó ayer su creencia de que el vehículo estaba también cargado de explosivos, y que su misión era detonarse al mismo tiempo que los que impactaron en Kerem Shalom, todo ello dentro de un plan de ataque a gran escala en varios puntos De acuerdo con fuentes militares, de hecho existe ya la convicción de que el asalto el pasado jueves a este mismo cruce de Kerem Shalom, en el que los palestinos consiguieron abatir a tres soldados israelíes, sólo fue una misión de inteligencia preparatoria de la perpetrada ayer. Al igual que las cuatro intentonas similares habidas en los últimos diez días en idéntico punto y el paso de Nahal Oz, en las que los palestinos consiguieron infiltrarse en territorio judío al menos cuatro veces. No hemos visto nada así desde la evacuación, sincronizado en diferentes lugares, con el objetivo de provocar una carnicería y secuestrar soldados, para arruinar la Pascua y ensombrecer las celebraciones del 60 aniversario de Israel indicaba ayer el general Yoav Galant, jefe del Comando Sur que opera en Gaza como una parte más de su jurisdicción Desde la desafiante Hamás, consciente de que han roto la capacidad de previsión del enemigo, su portavoz, Ayman Taha, advertía que sólo es el principio. Israel debe esperar más explosiones pronto, si nadie interviene pronto para salvar Gaza y romper el asedio, lo que venga será mayor proclamaba ayer, día en que las ambulancias de la franja tuvieron que dejar de funcionar por la ausencia total ya de combustibles. Un misil israelí Ley de la Levadura Los milicianos palestinos intentan romper el cerco israelí en el inicio de la Pascua judía ABC. es Vídeo y fotos del atentado de Hamás y de ataques israelíes en Gaza en abc. es internacional Una mujer palestina, junto a un coche destrozado tras un ataque del Ejército israelí en el sur de la Franja de Gaza AFP