Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA El conflicto del agua s Los regantes DOMINGO 20 s 4 s 2008 ABC Una de las acequias que dan de beber a los arrozales en el margen derecho del río Ebro, en la zona del Delta El miedo ahoga el Delta El trasvase del Ebro a Barcelona ha resucitado el debate político, social e interterritorial que propició en su día el controvertido Plan Hidrológico Nacional aprobado por el PPs Los regantes del Delta ven con inquietud su futuro si les quitan más agua POR JANOT GUIL FOTOS YOLANDA CARDO TARRAGONA. En los muros que flanquean el cauce del Ebro a su paso por Tortosa (Taragona) aún hoy se leen los lemas que se pintaron hace años contra el Plan Hidrológico Nacional (PHN) que aprobó el Gobierno del PP, allá en 2001. No al trasvase reza una consigna. El río es vida proclama otra. Y un poco más allá luce inalterable el que fue icono del movimiento social y político contra el PHN: una tubería en forma de nudo. Han pasado muchos años, ha llovido mucho (no lo suficiente, claro) pero las pintadas siguen allí, subrayadas por el agua. No ha subido tanto el nivel del río como para ocultarlas o borrarlas, así que allí siguen. Más elocuentes que nunca, por obra y gracia del trasvase del Ebro a Barcelona aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros. Río abajo de Tortosa, en el Delta del Ebro, Paco tiene mucho trabajo estos días. Ha empezado la campaña de riego y se han abierto las compuertas de los canales y acequias para inundar los arrozales. La planície del Delta es una inmesa capa de agua este mes, lo que hace inviable, por cierto, comenzar el próximo mayo, como dijo la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, las obras para canalizar en tuberías las aguas que discurren a cielo abierto por las acequias. Unos trabajos que tienen como objetivo recuperar- -estimó Espinosa- unos 50 hectómetros de agua que ahora se pierde por filtración o evaporación. Es imposible que la maquinaria para hacer estas obras pueda circular por aquí, con todo inundado afirma Paco. Además, aclara, el plan de la ministra para entubar los canales era ya conocido y lleva un retraso de años porque, entre motivos, la Generalitat lo frenó por su impacto ambiental. Paco, como su compañero de faenas Jordi, ambos pertenecientes a la comunidad de regantes del margen derecho del Ebro en el delta, no dudan de que Barcelona necesite agua, aunque recelan del uso que se la va a dar tras mandarla allí vía trasvase. Si necesitan agua, vale, pero que no sea para regar sus jardines o para uso industrial dice Jordi. Aunque desde 1989 los regantes cobran por vender agua que va hacia Tarragona, afirman rotundos que no les sobra y menos cuando el área de Barcelona se lleve la que ahora no consume Tarragona y se queda en el río. Aquí, en julio y agosto (la época en que el Consorcio de Aguas de Tarragona consume más agua por el aumento de demanda por la invasión turística en la Costa Dorada) se sufre por la falta de agua se lamenta Paco. Si se aumenta la sangría del Ebro, los regantes del Delta te- El mar gana terreno men que la pérdida de caudal del río acelere el proceso de salinización de las aguas que ya sufren desde hace varios años. Se quita agua del río y el mar entra a sus anchas; dejando tierra yerma allí donde pasa. Ya entra mucha agua salada en nuestros canales, lo que pasa es que pesa más y se va al fondo, y no se nota tanto explica Paco. La gente dice mira que lleno va el río en Amposta (ciudad pórtico del Delta) pero lo que no saben es que la mayoría de esa agua es mar afirma Ramón, también regante. Aunque oficialmente las dos comunidades de regantes del Ebro- -margen derecho e izquierdo- -se oponen al trasvase a Barcelona, Paco admite a regañadientes que no hay una Zapatero sabe que sólo ganará en la Comunidad Valenciana el día en que les dé agua del Ebro Como los de ERC, los representantes de ICV en las Tierras del Ebro se han levantado en armas y amenazan con desertar después de ver como los dirigentes de sus respectivos partidos han dado el visto bueno a un trasvase del Ebro contra el que ellos mismos lucharon en tiempos del Plan Hidrológico Nacional del PP. En el caso de ICV la traición se encarna en el consejero de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, de su propio partido, y al que ya han pedido que dimita. La oposición a los trasvases está en nuestro programa se exclama David Jarque, delegado de ICV en las Tierras del Ebro. Jarque sufre la indignación de sus vecinos de Tortosa y de las comarcas que beben del Ebro cuando le recriminan que su partido acepte el trasvase. Nosotros renacimos electoralmente en esta zona por nuestra oposición a los trasvases. Ahora no sé que pasará argumenta este joven político, quien admite que no sabe cómo se solucionará este embrollo. De momento, sólo nos queda esperar a que llueva dice con forzada sonrisa. Jarque, como todos lo que se oponen al trasvase, no se cree que éste, concretado en una tubería de 60 kilómetros, vaya a ser temporal, hasta que la desaladora de El Prat (Barcelona) funcione, como aseguran Gobierno y Generalitat para intentar pasar a todos por el tubo. Además, teme que tras darle agua a Cataluña, no habrá manera de negársela a Valencia y Murcia. De hecho, barrunta que Zapatero acabará convirtiendo el trasvase que otrora derogó en una arma electoral, Zapatero sabe que sólo ganará en la Comunidad Valenciana el día en que les dé agua del Ebro sentencia.