Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA DOMINGO 20 s 4 s 2008 ABC Carme Chacón, acompañada de los secretarios de Estado de Defensa y de Cooperación y del Jemad, posa con las tropas a su llegada a la base de Herat EFE Chacón pasa al ataque en Afganistán La ministra de Defensa responde con un viaje a Herat a las críticas de quienes dudaban de su capacidad para dirigir el departamento en su avanzado estado de gestación sTrasladó a los soldados el inmenso orgullo de España por su tarea PALOMA CERVILLA, ENVIADA ESPECIAL HERAT (AFGANISTÁN) Con una tímida sonrisa, pendiente de mantenerse en una posición marcial, y después de cerca de diez horas de vuelo desde Madrid. Así aterrizó ayer la ministra de Defensa, Carme Chacón, en las áridas y calurosas tierras afganas, en una visita sorpresa a las tropas españolas en Herat, haciendo nuevamente historia tras convertirse en la primera mujer al frente de las Fuerzas Armadas españolas. Desafiando a las críticas y a su estado físico- -se encuentra en su séptimo mes de gestación- -la ministra cumplió el primer deseo que tuvo cuando juró su cargo: visitar a las tropas españolas en Afganistán. Era el viaje más complicado, y consciente de que su embarazo podía impedirle en los próximos meses este duro desplazamiento, Chacón sólo consultó a su médico después del Consejo de Ministros del viernes. Cuando recibió el visto bueno, se embarcó en el Airbus de la Fuerza Aérea Española y, acompañada de una amplia delegación formada por medios de comunicación, militares y personal de su Gabinete, emprendió rumbo a Afganistán. Un viaje lleno de significado al que Chacón no quiso renunciar, un viaje pensado y que respondía a lo que ella quiere hacer el centro de su mandato: el reconocimiento y la admiración a quienes realizan su trabajo fuera de España. Fueron diez horas intensas en las que la ministra se convirtió en el centro de atención de los numerosos periodistas que la acompañaron, en un viaje histórico, que se inició a las diez de la noche del viernes desde la base de Torrejón de Ardoz. La ministra llegó junto a la secretaria de Estado de Cooperación, Leire Pajín; el nuevo secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, y el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Félix Sanz Roldán, entre otros. Ya en el avión, cenó, saludó uno a uno a todos los periodistas que ahora la acompañarán en los desplazamientos que ya ha anunciado que realizará tras del nacimiento de su hijo, y se retiró a descansar a las dos horas de iniciar el vuelo. Demasiadas horas por delante para una mujer que le ha puesto coraje a los primeros compases de su mandato. En su breve encuentro con los periodistas en el avión, Carme Chacón aseguró que este viaje no es una respuesta a las críticas que ha recibido por su supuesta incapacidad para ejercer el cargo en toda su dimensión, debido a su embarazo, sino que lo había pensado desde el principio y que espera no ser criticada por ello. No abordó grandes cuestiones de su departamento, pero sí que se guardó el secreto de si relevará a la cúpula militar. Hay tiempo hasta verano, ahora estamos formando equipos dijo. Tras seis horas de avión y una escala de dos horas en Kuwait, donde cambió su pantalón y jersey negro por un atuendo más propio de una visita a una misión militar- -pantalón beige, camisa blanca y unas botas de campaña que le proporcionaron los militares- Chacón llegó a la base de Herat a las nueve y cuarto de la mañana (hora española) a bordo de un Hércules, un desplazamiento de tres horas que aprovechó para descansar, a pesar del ruido ensordecedor de la aeronave. La ministra durmió cubriéndose del frío con dos abrigos, junto a los periodistas. Pero el momento simbólico de esta visita se produjo a su llegada. Con un semblante tímido, se puso firme ante el responsable de la base, el coronel del Ejército José Fontecha, que la saludaba militarmente. Nunca, hasta ayer sábado, una mujer ministra había visitado una misión internacional. Escuchó el himno nacional y pasó revista a las tropas. Posteriormente, el coronel Fontecha le explicó brevemente el objetivo de la misión en Afganistán: Hemos venido a reconstruir este país para que la gente se sienta segura le dijo, a la vez que desgranaba algunos datos de las actuaciones que han realizado: 118 aeroevacuaciones y atención a 16.018 pacientes en el hospital. Carme Chacón recibió un curso acelerado de cómo funciona el contingente español; le mostraron el instrumental aéreo, con los recién adquiridos aviones espía; visitó el hospital y tuvo la oportunidad de saludar al legionario herido hace quince días por un disparo accidental de un compañero; y presidió el emotivo homenaje a los fallecidos en esta misión, cuyos nombres están grabados en unas placas de recuerdo dentro de la base. Saludo a las mujeres Diez horas de viaje Anestesista, ginecóloga y pediatra En la conversación que mantuvo con los periodistas en el avión que la llevó hasta Kuwait, Carme Chacón dejó claro que nunca pondría en riesgo a mi hijo si los médicos le hubieran aconsejado que no realizase el viaje. De hecho, para evitar cualquier indisposición de la ministra, la acompañó un equipo médico integrado por anestesista, ginecóloga y pediatra. Fue la única excepción con respecto a lo que suelen ser estos viajes, junto con el cinturón de seguridad adaptado que le tuvieron que colocar en el Hércules que la trasladó de Kuwait a Herat. También quiso saludar a los militares españoles que se encontraban en Delaram y Gullistan, en la zona sureste del país asiático, pero como suele ocurrir en estos casos, la conexión empezó a fallar: Indio whisky se esforzaba el militar para que la ministra pudiera conectar. Al final fue posible y Carme Chacón les envió el saludo del Rey y el del presidente del Gobierno, a la vez que les deseaba suerte de parte de todos nosotros y el orgullo de todos los españoles. Agradecemos su saludo y estamos preparados y dispuestos para cualquier misión le respondió el capitán. Además, quiso saludar a una representación de las 25 mujeres que se encuentran en la base. La visita de cerca de cinco horas a la base española finalizó con el brindis de la ministra, en el que recordó al contingente que sus primeras palabras cuando tomó posesión fue-