Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19- -4- -2008 Pasqual Ferry, Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona por su trayectoria 83 Beethoven invade el Teatro Real Fidelio supone el debut operístico en España del director Claudio Abbado, que también dirigirá un concierto SUSANA GAVIÑA MADRID. Durante una semana, desde hoy y hasta el 26 de abril, el Real va a estar tomado por la música de Beethoven. A la cabeza del ejército estarán dos grandes mariscales de campo- -del campo musical, se entiende- el director de orquesta Claudio Abbado y el pianista Maurizio Pollini, que ofrecerá un recital el día 20. El primero viene para dirigir (19 y 21, el 23 se hará cargo de la batuta Eivind Gullberg Jensen) la única ópera que compuso Beethoven, Fidelio lo que supone su debut operístico- -con 75 años- -en España. Contará en el foso con la Mahler Chamber Orchestra, agrupación formada por iniciativa del director italiano en 1997- -su actual titular es Daniel Harding- -y que tuvo su germen en la Gustav Mahler Jugend Orchester. Sobre el escenario, una producción realizada en colaboración con los teatros Reggio Emilia, de Módena y Ferrara, y el Festival BadenBaden. Abbado, que ha sido director musical de la Scala de Milán, de la Ópera de Viena, de la Filarmónica de Berlín... no acudió ayer a la rueda de prensa- -prefiere expresarse con música y no ante los medios de comunicación- -pero sí Chris Kraus, que se ha hecho cargo- -después de haber pasado el proyecto por las manos de Grüber y Carsen- -de realizar la puesta en escena, convirtiéndose éste en su debut operístico. Kraus, conocido en España por dirigir el filme Cuatro minutos reconoció que al principio se sorprendió del ofrecimiento de Abbado: Yo le dije que no tenía ninguna experiencia en ópera, y fue precisamente eso lo que quería: alguien refrescante explicó el director alemán, que si bien incluye todo tipo de música en sus películas, nunca lo he hecho con ópera. No soy un adicto a ella reconoció. Sobre el montaje, ni palabra: No me gusta mucho hablar de los detalles avisó ante posibles preguntas. Dentro de este ciclo Beethoven, otros invitados: el Cuarteto Tokio, que ofrecerá un monográfico el día 22. El 26, la Mahler Chamber Orchestra se pondrá de nuevo bajo las órdenes de Abbado para interpretar la Obertura de Leonore III y la Tercera sinfonía Maurizio Pollini, ayer durante la entrevista en el Teatro Real Es una necesidad crear nueva música Maurizio Pollini s Pianista POR S. GAVIÑA FOTO: SIGEFREDO MADRID. Maurizio Pollini ofrecerá mañana en el Real un programa que delata su trayectoria: dos sonatas de Beethoven: La tempestad y Appassionata Kreisleriana de Schumann, y las Tres piezas para piano de Schönberg. Tres siglos de música. de sus 32 sonatas. Beethoven siempre trabajaba buscando un sonido nuevo. -Y usted, ¿qué ha aportado a la música de Beethoven? -Le ha dado un extraodinario número de obras, entre bagatellas, variaciones y las 32 sonatas. Algo que también resulta extraño porque se quejaba de las limitadas posibilidades del instrumento. No estaba seguro de que pudiera expresarlo todo. Pero, sobre todo para él, el piano fue un camino para experimentar. Cuando se trasladó a Viena, entre 1792 y 1799 compuso sólo sonatas. Siempre utilizó el piano antes de asentarse en cada una de sus etapas. Experimentó con las diferentes extensiones del teclado del piano a lo largo ¿Qué es lo que ha aportado Beethoven al piano? -En el Real se reencuentra con su colega y amigo Claudio Abbado, con el que ha colaborado en numerosas ocasiones. ¿Qué se aportan el uno al otro? -Siempre ha estado presente en mi trayectoria, he invertidio mucha energía en él. Con el tiempo lo entiendo mejor. Es un compositor en el que el problema de los tempi es crucial. También es importante el aspecto de la armonía. Tiene pasajes muy sofisticados. Hay acordes que parecen simples pero tienen un poder extraordinario y el artista tiene que ser capaz de expresar eso en concierto. Admiro mucho a artistas como Schnabel y Furtwängler, que fueron capaces de transmitir ese sentido armónico de Beethoven. -Abbado es uno de los grandes, si no el más grande director de orquesta, de nuestros días. So- -Tampoco hubo tantos conciertos en fábricas, es como una leyenda. Sin embargo, sí organizamos tanto en Reggio Emilia como en la Scala bastantes conciertos para estudiantes y trabajadores. Y experimentamos con un nuevo público. Lo que he realizado en los últimos años son proyectos para establecer un mayor repertorio, programando más música contemporánea. Si hablamos de la democratización de la música, no se ha hecho mucho en los últimos años. No se le ha prestado atención. La música no tiene en la sociedad la importancia que debería tener. Se podrían tomar muchas medidas, una de ellas un mayor interés de los medios de comunicación por la cultura. La televisión tiene una gran influencia. -Ambos comparten un compromiso por acercar la música a todos los públicos. Juntos llevaron la música a las fábricas en los 70. Ahora, ¿dónde la llevaría? mos amigos desde hace años. Cómo se combina esto es muy interesante porque en algunos aspectos somos muy diferentes y en otros muy cercanos, pero es una combinación que funciona. mas a compositores del siglo XX. ¿Para cuándo el siglo XXI? -Estoy viendo si tomo esa decisión. Programo obras maestras modernas pero no propiamente contemporáneas. Boulez, Stockhausen, Nono, Berio... son clásicos ya. Hoy hay grandes compositores como Sciarrino, Lachemann, y muchos otros con gran calidad que están trabajando en nuevos lenguajes, y que tienen pocas oportunidades de ser programados. Crear nueva música es una necesidad hoy. -Usted incluye en sus progra- -Después de obtener unos resultados tan pobres, parece extraño que le hayan reelegido. Es un peligro, pero hay que respetarlo y esperar. En cuanto a la otra cuestión, creo que hay una falta de ideas modernas. El Estado Social le ha dado a Europa cierta serenidad en el día a día, pero con el énfasis del capitalismo actualmente podríamos perder esto. Deberíamos mantener esta realidad y aportar nuevas ideas. Es imposible mantener la situación de hace 50 años. Necesitamos ideas más modernas, sin perder lo que ya teníamos. ¿Qué opina de la reelección de Berlusconi? ¿A qué se debe la crisis de la izquierda en Europa?