Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID SÁBADO 19 s 4 s 2008 ABC Un marroquí, herido muy grave de una cuchillada en el cuello en Tetuán C. HIDALGO MADRID. Mohamed H. un hombre de nacionalidad marroquí, de 31 años y en situación legal en nuestro país, se encontraba muy grave al cierre de esta edición tras recibir varias cuchilladas, la más grave de ellas, en el cuello. La Policía busca al autor o autores de la agresión, que se originó en un piso de la calle de Huesca, 6, en el distrito de Tetuán. Los hechos se produjeron poco después de las siete de la tarde. A esa hora, se originaba una trifulca en el piso 1 7 del mencionado inmueble. Así parece que queda atestiguado, puesto que, las fuentes consultadas, indicaron que había un reguero de sangre desde la vivienda a la escalera y el portal, que fue el recorrido que siguió la víctima, hasta desplomarse en el portal. Hasta el lugar se trasladó el Samur- Protección Civil, puesto que el marroquí se encontraba en estado muy grave. Presentaba cuchilladas de defensa en un brazo y las manos- -la más grave era la del cuello- que le afectaron vasos arteriales importantes, indicaron fuentes de Emegencias Madrid. Una vez estabilizado, ya en estado crítico, fue trasladado al Hospital de La Paz. Hasta el lugar se desplazó también la Policía Municipal, que halló en las inmediaciones el cuchillo utilizado, de 18 centímetros de hoja. Los Bomberos del Ayuntamiento entraron en el domicilio- -que, según personas de la zona, podría ser una pensión- -mediante una escala, para franquear el paso a la Policía, que realizó el correspondiente registro y toma de pruebas, para esclarecer las causas de este suceso. Fuentes policiales no pudieron concretar el motivo de la agresión, por lo que no se descarta ninguna hipótesis que explique lo sucedido. AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano SOCIALDEMOCRACIA ue nunca ha sido socialdemócrata, ha dicho Esperanza Aguirre, quien, por otra parte, tampoco fue nunca franquista. ¿En qué país viviría esta mujer durante los últimos cincuenta años? ¿Y el espíritu de Weimar de Marbella? ¿Y las suecas de los setenta en Ibiza? ¿Y Olof Palme vestido de Tachuela- -José María Tasso, el flequillo de Marisol- -pidiendo con una hucha por las calles de Estocolmo para los españoles pobres? ¿Y la orificación de muelas a cargo de la Seguridad Social? En todo esto, cuando no había socialdemocracia, había franquismo. O viceversa. Porque, en España, las dos cosas, cuando no están prohibidas, son obligatorias. Pero los esperanzólogos sostienen que la declaración de Aguirre no es más que una manera de diferenciarse de Gallardón, que surfea sobre la ola de la socialdemocracia municipal para arrebatarle a Carlos III el título de mejor alcalde de Madrid. Carlos III se vencía del lado de todo aquello que por ser extranjerizante equivalía en su tiempo a los actuales morbos del internacionalismo marxista, dice Ruano de Carlos III, prototipo, para él, de rey destructor de las esencias fundamentalmente españolas, pese a todos los arcos que levantara en villas y sitios: La expulsión de los jesuitas, que para cualquier pazguato, confusamente anticlerical, es un acto relumbrante de liberalismo plausible, no es sino el triunfo de los jesuitas del otro lado y la decisión de un monarca que comete el mayor atentado de su época contra un exponente fundamental de españolismo. Porque hora es de comprender que sobre toda la insistencia de extranjerización que cae de continuo sobre la Compañía, es más cierto que en los momentos en que todo sufría la influencia de los procedimientos liberales, Azpeitia simbolizaba en lo español la tradición, frente a Azcoitia y sus petimetres Naharros, Altuna y Peñaflorida, cuyo pensamiento y sentimiento hablaban francés. Quién era Carlos III, y a qué secretos compromisos se encontraba amarrado, lo sabían bien los aventureros que como Casanova traían cartas para la corte del rey extendidas en la logia de Lyaon Que no se diga, en fin, que, en la Batalla de las Ideas, nos escondemos tras de una mata. Q