Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 s 4 s 2008 INTERNACIONAL 39 Irak y Afganistán dejan con secuelas mentales a 300.000 veteranos de EE. UU. La fundación RAND calcula que este problema supondrá un gasto bélico adicional de hasta 3.900 millones de euros en dos años PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. El último y más extenso estudio sobre los militares de Estados Unidos que han servido en las guerras de Irak y Afganistán ha llegado a la conclusión de que uno de cada cinco de estos veteranos sufre secuelas mentales. De acuerdo al trabajo realizado por la prestigiosa fundación RAND, muchos de ellos no están recibiendo el adecuado tratamiento para un abanico de problemas que abarca desde la depresión grave al trastorno de estrés postraumático. El estudio de quinientas páginas, que se suma a toda una serie de denuncias sobre problemas en la asistencia sanitaria y prestaciones sociales para militares del Pentágono heridos en acto de servicio, insiste en que todas estas secuelas no físicas pero igualmente dolorosas tienden a complicarse y ponerse en evidencia cuando los veteranos han culminado sus contratos militares y pasan a la vida civil. Con un impacto especialmente negativo para sus familias. Hasta la fecha, 1,7 millones de miembros de las Fuerzas Armadas de EE. UU. han cumplido sacrificados destinos de combate en Irak y Afganistán. De ese contingente total, el estudio de la fundación RAND identifica al menos 300.000 veteranos con secuelas mentales y problemas psicológicos. Magnitud en línea con la tendencia manifestada en otras guerras de contrainsurgencia, donde las bajas mortales suelen ser menores que en otro tipo de conflictos, pero con mayor impacto en el frente de salud mental. Dada la situación en Afganistán e Irak, estas secuelas mentales no se limitan a tropas de infantería en misiones de combate. Ya que al no existir frentes demarcados, todos los militares destinados en esos dos países están expuestos a emboscadas, atentados o ataques esporádicos. En la jerga de los veteranos estadounidenses, esos destinos son conocidos como 360- 365 es decir, riesgo por todas durante todos los días del año. sobre la mesa. Los datos internos manejados por el Army estiman que uno de cada seis militares que vuelven de Irak y Afganistán sufre de trastorno de estrés postraumático, entre cuyos síntomas figuran: sensación de peligro continuo, dificultades para dormir o pesadillas, bloqueo emocional, irascibilidad y sentimientos de culpa. La prevalencia de estos cuadros se multiplicaría, además, con destinos largos y repetidos en zonas de combate. De acuerdo con las estimaciones del estudio titulado Heridas invisibles de guerra este gasto bélico adicional puede llegar hasta los 3.900 millones de euros durante los dos próximos años. Con la posibilidad de sustanciales ahorros si se realiza un esfuerzo de tratamiento. Aunque uno de los principales retos es que los propios afectados son muy reluctantes a buscar ayuda por temor a repercusiones negativas en sus carreras militares. Veinte menores de la secta de Texas dieron a luz tras ser forzadas, según la Policía ABC WASHINGTON. Un tribunal estadounidense ha empezado a escuchar los argumentos de los abogados de los 416 niños que fueron rescatados de una secta poligámica en Texas, en una vista sobre uno de los mayores casos de custodia en la historia de EE. UU. La jueza encargada del caso, Barbara Walther, deberá decidir el futuro de los niños, que se hallan bajo custodia del estado desde el 4 de abril, cuando las autoridades tejanas llevaron a cabo una redada en el rancho de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Últimos Días en El Dorado. Según las investigaciones, una veintena de menores, alguna de trece años, dieron a luz como consecuencia de los abusos sexuales. La vista ha levantado tal expectación que la sala del tribunal estaba abarrotada de abogados e integrantes de la secta. El Servicio de Protección al Menor deberádecidir sobre si los niños deben ser devueltos al rancho o permanecer bajo custodia del Estado. Tras la redada, los niños, de entre seis meses y 17 años de edad, fueron llevados a centros de acogida donde estuvieron acompañados por más de 130 mujeres que abandonaron el rancho voluntariamente. Documentos difundidos los últimos días han revelado que adolescentes fueron obligadas a mantener relaciones sexuales en el templo después de contraer matrimonio. Estas niñas, que no tenían 17 años, tuvieron relaciones sexuales forzadas con hombres mayores declaró el ministro de Justicia de Texas, Greg Abbott a la CNN. El Servicio de Protección al Menor ha tenido problemas para hallar un lugar adecuado de acogida, por lo que ha ido trasladando a los menores de un sitio a otro. La gran mayoría de las madres tuvo que abandonar los improvisados centros de acogida. Muchas de las mujeres que volvieron al rancho emprendieron una intensa campaña en medios de comunicación para exigir al Estado que les devuelvan la custodia de sus hijos e insistir en que las acusaciones contra la secta poligámica por abuso sexual son falsas. El rancho, llamado el Anhelo de Sión se extiende sobre casi 700 hectáreas presididas por un enorme templo de color blanco. Miedo a buscar ayuda El máximo responsable sanitario del Ejército de Tierra, Eric Schoomaker, ha dado la bienvenida al estudio de la fundación RAND por poner esta cuestión Violaciones Dos soldados lloran a compañeros fallecidos en Irak, recientemente, en la sede de su destacamento en Bagdad AP El Pentágono empieza a liberar a la mitad de los 23.000 prisioneros acumulados en Irak P. R. WASHINGTON. Los responsables del Pentágono en Irak han empezado a asumir el riesgo de poner de libertad a más de la mitad de los 23.000 prisioneros acumulados por las tropas de EE. UU. en ese teatro de operaciones. La decisión forma parte de una profunda reforma de la política de detenciones aplicada hasta ahora en Irak y que tantas tensiones ha creado entre la población local. La mayoría de los individuos que van a recobrar la libertad, además de representar bajos riesgos de seguridad, pertenecen a la minoría suní. Con esta decisión se aspira a conseguir una mayor cooperación de los suníes con el proceso político dominado por chiíes. El mandato de Naciones Unidas por el que el Pentágono puede legalmente detener iraquíes expirará en diciembre, a no ser que Washington y Bagdad forjen un acuerdo bilateral para permitir la privación de liber- tad sin juicio de supuestos miembros de la insurgencia. Como parte de esta especie de proceso de amnistía descrito ayer por el Wall Street Journal se ha empezado a construir dos instalaciones en la localidad Taji y Ramadi, dentro de zonas de mayoría suní, para facilitar la reinserción de una importante cantidad de prisioneros a través de algunos cursos de formación profesional y sesiones de educación religiosa moderada.