Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA La guerra del agua s El Levante quiere el mismo trato SÁBADO 19 s 4 s 2008 ABC Centenares de municipios se asocian para luchar por el trasvase del Ebro hacia el sur Unos cuatrocientos Alcaldes por el Agua unen fuerzas en la Comunidad Valenciana, Murcia y Almería V. VILLAPLANA VALENCIA. El conflicto entre el Gobierno y las comunidades autónomas afectadas por la sequía se extenderá a todo el ámbito municipal con la creación de una plataforma de primeros ediles de localidades de Murcia, la Comunidad Valenciana y Almería. Este grupo exigirá al Gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero que retome el trasvase del Ebro hacia el arco mediterráneo previsto en el Plan Hidrológico Nacional (PHN) Unos cuatrocientos alcaldes, desde la provincia de Castellón a Almería, según las previsiones del Gobierno de la Región de Murcia, se asociarán a propuesta del presidente de la región murciana, Ramón Luis Valcárcel, iniciativa a la que se ha unido ya el jefe de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, y el presidente de PP andaluz, Javier Arenas. Alcaldes por el Agua es el nombre bajo el que están convocados los ediles, llamamiento para el cual se espera una respuesta unánime de los municipios regidos por el PP, aunque los populares esperan el concurso de representantes de otras formaciones políticas. El poder local del arco mediterráneo responde de este modo a la decisión del Ejecutivo central de trasvasar agua del río Ebro a la ciudad de Barcelona, después de haber derogado al inicio de la pasada legislatura la transferencia desde esa cuenca a Almería, Murcia y la Comunidad Valencia. La iniciativa, según aclaran sus promotores, en ningún caso pretende impedir la ejecución de la infraestructura hacia la ciudad de Barcelona, sino extenderla hacia las autonomías afectadas por la sequía al sur del Ebro. De hecho, el vicepresidente primero y portavoz de la Generalitat Valenciana, Vicente Rambla, recordó ayer que el proyecto para abastecer la capital de Cataluña ya estaba redactado en el PHN que aprobó el PP, pero reclamó que también se recupere el resto del trasvase. Rambla auguró el respaldo de la mayor parte de la sociedad valenciana, así como de la propia Generalitat, que ofrecerá un apoyo explícito a esta iniciativa municipal. Esta plataforma se añade a la reunión que los alcaldes de Miembros de la plataforma en defensa del Ebro arrojan sal en señal de protesta ante la sede de la Generalitat en Tortosa las cinco capitales de provincia de estas autonomías mantendrán la semana próxima. Los munícipes de Almería, Luis Rogelio Rodríguez- Comendador; de Castellón, Alberto Fabra; de Valencia, Rita Barberá; de Murcia, Miguel Ángel Cámara, y de Alicante, Luis Díaz Alperi, se encontrarán el próximo 25 de abril en esta última ciudad para elaborar un manifiesto en defensa del trasvase del Ebro íntegro, aprobado en su momento por los populares desde el Gobierno. Por otro lado, la reunión convocada para hoy en el Mi- EFE Malestar en la Generalitat Valenciana ante la reunión hoy múltiple de consejeros de Medio Ambiente V. MartínezPujalte Diputado del PP por Murcia Malestar con la ministra AGUA PARA TODOS S oy diputado desde 1994 y nunca había presenciado una injusticia mayor que la firma del pacto entre Montilla y Zapatero para realizar un trasvase del Ebro a Cataluña, olvidando al resto de España. Hay regiones que sufren una endémica escasez de agua. Por ello, se aprobó un PHN, con el respaldo del 86 del Consejo del Agua, que contenía numerosas actuaciones de eficien- cia y solidaridad, tales como desaladoras, depuradoras, modernización de regadíos, y también trasvases, concretamente el del Ebro. El Ebro tiene un caudal abundante que permite trasvases, sin perjudicar el equilibrio ecológico del delta y garantizando las necesidades de Aragón. Este año ha vertido al mar 8.671 Hm 3, y el PHN contemplaba para resolver todos los problemas, 1.050. Por tanto, se podría hacer el trasvase y no molestaría a nadie. Pero el PSOE y algunos grupos ecologistas hicieron una oposición irracional. De hecho, Zapatero, cuando asumió las responsabilidades de Gobierno, derogó el trasvase que ahora aprueba parcialmente, a pesar de que ya se estaban haciendo las obras. Prometió más agua, más barata y antes. Criticó el uso de algunas comunida- des. Dijo que la solución era desalar. Pero no ha hecho nada. Ahora que el PSC ha apretado, no hay palabras, no hay desalación, no hay críticas... Hay trasvase, pero solo para Cataluña. ¿Se extraña alguien de la indignación que sienten los ciudadanos de la Comunidad Valencia, Murcia o Almería? No se trata de ir contra nadie. El trasvase a Barcelona, sí, pero queremos igualdad. Es profundamente injusto y agraviante trasvasar agua del Ebro a Barcelona y olvidar al resto. ¿Tiene sentido que con los impuestos de murcianos, valencianos... se paguen trasvases que a nosotros se nos niegan? Necesitamos soluciones ya y, si no se aportan, habrá que tomar medidas de movilización y de presión social. Porque no estamos dispuestos a que nos exijan callar con la excusa del talante. nisterio de Medio Ambiente de los diecisiete consejeros autonómicos ha causado malestar en la Generalitat Valenciana, que incluso llegó a sopesar la posibilidad de no acudir al encuentro, dada su disconformidad con el formato de la reunión- -se había solicitado un cara a cara con la nueva ministra- y el momento de la misma, porque la petición valenciana contemplaba que la reunión se celebrara antes de la aprobación del real decreto que ha dado luz verde a la llegada de agua del Ebro a Barcelona. Según fuentes de la Generalitat Valenciana, las expectativas respecto a la utilidad de la reunión con Espinosa no son muy altas. En un acto con 16 interlocutores más, los planteamientos generalistas suelen ser la tónica dominante apostillaron. A pesar de todo, finalmente decidieron acudir a la cita de hoy, dada la importancia del asunto, las interpretaciones que se pudieran derivar de su ausencia, la voluntad de solucionar el conflicto y la posibilidad de poder explicar la postura valenciana a la nueva ministra en defensa de los intereses de la Comunidad. Demasiados interlocutores