Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19- -4- -2008 654.000 mujeres trabajan como empleadas de hogar, casi tres cuartas partes extranjeras 15 Cruce de desconfianzas PSOE y PP empiezan una negociación en la que tendrán que superar sus mutuos recelos con dos novatos al frente- -Alonso y Sáenz de Santamaría- favoritos de Zapatero y Rajoy, pero que también se examinan ante sus propios grupos parlamentarios la cualidad de tener hilo directo con el jefe- -Zapatero o Rajoy- -y el problema en el orden interno de haber pasado por encima de dirigentes y compañeros con mucha experiencia parlamentaria. Alonso ni es el PSOE. Sáenz es la primera vez que dirige un equipo. Si en las negociaciones tardan en alcanzar un acuerdo, malo. Si parece que ceden demasiado ante su oponente, peor. En las primeras conversaciones se han manejado con exquisita prudencia. El portavoz socialista tardó cuatro horas en admitir que la amenaza de José Blanco de dejar al principal partido de la oposición, con 154 diputados, sin presidencias de comisión era una salida de tono que iba en contra de las normas de convivencia parlamentaria, las mismas que dieron cinco al PSOE cuando estaba en la oposición. La portavoz popular se tuvo que conformar con las mismas cuatro que pactaron Rubalcaba y Zaplana en 2004. En contra de lo previsto y la imagen proyectada hasta ahora, Bermejo ha demostrado más cintura o autonomía en la negociación que Alonso. Se aviene a negociar sobre proyectos de fondo y procedimiento que impulsó en los últimos meses, desde el parcelamiento autonómico de la Justicia a la idea de dar nuevas competencias a los fiscales. En el Grupo Popular, Rajoy, que ha aplicado una renovación total en la dirección, ha vuelto a confiar a Astarloa, parlamentario curtido y secretario de Estado con Ángel Acebes, la negociación sobre lo que pretende ser un pacto de Estado en materia de Justicia y examen a la sinceridad de Zapatero a la hora de pedir diálogo. La sola disposición al acuerdo entre los dos grandes partidos con documentos escritos por medio es ya un cambio importante sobre lo ocurrido en la legislatura anterior y hace presagiar unas largas negociaciones que el Gobierno querrá que sean cortas a cambio de compromisos genéricos, mientras la oposición exigirá rectificaciones concretas en paralelo a los acuerdos sobre nombramientos. Un tira y afloja en que se podrá comprobar la sinceridad de cada cual entre tanta apelación al consenso. POR ÁNGEL COLLADO MADRID. Jornada y media de negociaciones para pactar una obviedad- -que urge renovar el CGPJ- -y un asunto de trámite y hasta ahora de pura tradición parlamentaria como es el reparto de las presidencias de las Comisiones del Congreso, cuatro para el PP que son las mismas de la etapa anterior. Lento arranque de legislatura como consecuencia de la ruptura de relaciones entre los dos grandes partidos que deja, no obstante, una línea de esperanza al admitir el PSOE la posibilidad de negociar una rectificación sobre sus objetivos o ocurrencias en materia de Justicia de los últimos cuatro años. Con muchas desconfianzas y recelos que superar, las primeras reuniones celebradas por los responsables de ambos grupos parlamentarios, más el titular del ministerio de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y el encargado de vigilarlo desde la oposición, Ignacio Astarloa, también han servido para que el PP admita por inevitable la pérdida de influencia en el órgano de gobierno de los jueces. Como ambos partidos se han propuesto cumplir con el anuncio de ser muy dialogantes en este arranque de curso, de todo se hablará en las próximas semanas. Ambos portavoces, Alonso y Sáenz de Santamaría, son novatos en las lides de la negociación parlamentaria, en el ejercicio de la portavocía y en el control de los grupos de sus partidos. Y son observados con una doble dosis de atención e incluso de desconfianza por sus subordinados. Reúnen Bermejo, cara a cara con Sáenz de Santamaría y Astarloa, en la reunión con Alonso en el Congreso dos por las autonomías. Se trata, en cierta medida, de la recuperación del contenido del Pacto de la Justicia de la última legislatura del PP en el Gobierno, que entró en vía muerta con Zapatero como presidente. Ahora, Bermejo también tiene su plan, y así se lo hizo saber a los representantes del PP, sobre sistemas de trabajo, dotación informática y mejora de la organización y del control. Tanto el PP como el PSOE esperan que la renovación del Consejo General del Poder Judicial y del TC se lleve a cabo antes de que termine este periodo de sesiones. Para ser exactos, los populares lo esperan y pondrán voluntad en ello. El PSOE lo da por hecho. En todo caso, el Grupo Popular dejó muy claro que el avance en la renovación deberá ir en paralelo a la negociación para modernizar la Justicia. Según comentaron ambas partes tras la reunión, de momento no se han tratado el reparto de vocales ni el método. Pero Alonso sí explicó que el Consejo debe recibir en su nueva com- JAIME GARCÍA Hay un acuerdo de llegar a un acuerdo, y en eso estaba de acuerdo Bermejo Los grupos quieren que haya un nuevo CGPJ antes del verano Como ejemplo, Alonso comentó que el CGPJ ha pedido recientemente que hay que reformar el sistema de inspección de juzgados: No lo ha hecho en seis años y lo dice ahora. Hay que renovarlo ya para encarar esta tarea Renovación en el Senado Pluralidad en el CGPJ posición la pluralidad que existe en el mundo de la Justicia El portavoz socialista especificó después que tiene que haber jueces no asociados. Debe ser un Consejo cuya asignación de vocales obedezca, como ordena la Constitución, a la mayoría parlamentaria advirtió Alonso. El portavoz socialista recordó que el mandato del CGPJ es de cinco años, pero éste se ha excedido un año y medio Su conclusión es que si hay que llevar a cabo la modernización de la Justicia, como exige el PP, es imprescindible renovar de una vez el Consejo, que es actor principal en ese plan. En cuanto a la renovación de cuatro magistrados del Tribunal Constitucional, que corresponde hacer al Senado, la situación también ha quedado desbloqueada. La iniciativa la tiene ahora la Cámara Alta, que instará a las Comunidades a enviar dos propuestas cada una. De los 34 candidatos que lleguen al Senado, el Pleno elegirá cuatro magistrados. La confirmación de Cándido Conde- Pumpido no ha sido una buena noticia para el PP, pero no impedirá avanzar: Trabajaremos para que haya acuerdos de Estado con independencia de que nos gusten o no las personas ABC. es Vídeo y más información sobre la reunión en www. abc. es