Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 s 4 s 2008 OPINIÓN 11 EL ÁNGULO OSCURO UNA RAYA EN EL AGUA HABLANDO DE DIOS LA PAX separación; tal vez por ello la división entre Iglesia y Estanadie se le habrá escapado el caluroso recibido no se ha confundido nunca, a diferencia de lo que ha miento que el presidente Bush ha dispensado a ocurrido en Europa, con la división entre religión y polítiBenedicto XVI, un recibimiento que contrasta ca. Mientras en Europa se desarrollaba una cultura aciacon la esquinada y ridícula frialdad que en su día exhibió ga que excluía a Dios de la conciencia pública, bien neganZapatero, con ocasión de la visita del Papa a Valencia. Aldo abiertamente su existencia (como ocurrió en los totaligunos, con la característica angostura de miras propia tarismos de antaño) bien considerando que tal existendel Matrix progre, querrán explicar la efusividad del cia es incierta e indemostrable y que, por lo tanto, pertemandatario americano aduciendo razones de índole ideonece al ámbito puramente subjetivo (como oculógica; pero lo cierto es que, si en lugar de Bush gorre en los totalitarismos de hogaño) en Estados bernara en los Estados Unidos Gore, o Clinton (BiUnidos se ha entendido que no se puede fundar ll o Hillary) u Obama, o cualquier representante una auténtica comunidad humana prescindiendel partido demócrata, el recibimiento tributado do de Dios. Mientras en Europa la existencia de a Benedicto XVI hubiese sido igualmente efusivo. Dios se ha convertido paulatinamente en un Ni Bush ni Gore ni Clinton ni Obama profesan la asunto irrelevante para la vida pública, en Estareligión católica, pero saben que Benedicto XVI dos Unidos ha ocurrido justamente lo contrario. es un hombre que habla de Dios; y entienden que Mientras en Europa ningún político se atreve a un hombre que habla de Dios puede abrir el coraJUAN MANUEL invocar a Dios, por considerarse que esta invocazón de otros hombres a Dios, entienden que sólo a DE PRADA ción pudiera resultar ofensiva, en Estados Unitravés de hombres que hablan de Dios puede el dos las invocaciones públicas a Dios son constantes, pues propio Dios acampar entre los hombres. Y, para cualse consideran expresión natural de la íntima unidad de quier mandatario americano, que Dios acampe entre los la nación. Mientras en Europa se tolera a regañadientes hombres es considerado algo benéfico para la salud sola existencia de diversas culturas religiosas, siempre a cial. Justamente lo contrario que ocurre con algunos condición de que se sometan a los criterios establecidos mandatarios europeos. por la cultura laicista, en los Estados Unidos la existenEscribía Chesterton que los Estados Unidos de Américia de esas diversas culturas religiosas se potencia como ca eran una nación con el espíritu de una iglesia. Y ese esexpresión enriquecedora de la idiosincrasia nacional. Y, píritu es el que les ha permitido permanecer unidos, aunen fin, mientras en Europa el hombre actúa como si Dios que las gentes que componen esa nación pertenezcan a rano existiera, en Estados Unidos se trata de vivir como si zas diversas, aunque profesen religiones distintas, aunDios existiera, siguiendo el consejo de Pascal. que postulen ideologías antípodas. Leemos en el salmisAsí, en Europa se ha impuesto una mentalidad que asta que cuando la casa no la construye Dios, en vano trabapira a ver a Dios expulsado de la vida pública y relegado jan los albañiles; y la casa de los Estados Unidos fue erigial ámbito de las culturas residuales y pretéritas. Naturalda sobre esta firme convicción. Los americanos han tenimente, esta emancipación radical de la política respecto do la suerte de nacer como nación con el problema de la sea la religión, que nada tiene que ver con la sana separaparación entre Iglesia y Estado resuelto: lo que en Europa ción entre Iglesia y Estado, está agostando a las sociedahabía costado siglos de fricciones constantes entre el podes europeas, como ocurre siempre que se cercenan las der civil y el eclesiástico, de guerras religiosas, de reforraíces de un árbol. Y las seguirá agostando hasta el fenemas y contrarreformas, de revoluciones sangrientas y decimiento mientras se pretenda construir la comunidad más episodios traumáticos, en los Estados Unidos se rehumana presciendiendo de Dios. solvió de forma pacífica y fundacional. Los Estados Uniwww. juanmanueldeprada. com dos se constituyen a partir de la conciencia nítida de esa A CHAVIANA LEVA en el poder dieciocho años, y eso que en 1990 le tuvieron que obligar, entre González y Guerra, a aceptar una misión que le parecía un engorro y un desdoro para su orgullo de ministro: ser presidente de Andalucía. Menos mal que no le gustaba la idea, porque ya hay una generación que ha cumplido la mayoría de edad bajo su virreinato electivo. Ayer formó gobierno con mayoría de mujeres, a semejanza de Zapatero- -para otros cuatro ejercicios, presumiblementelosúltimos salvoquedecida que aún no hay entre los suyos nadie bastantemaduro para sucederle. Porque IGNACIO en todo este tiempo, y en los CAMACHO otros ocho años anteriores que lleva el PSOE gobernando la autonomía andaluza, la única incertidumbre de la hegemonía socialista ha sido la demantener la mayoría absoluta. AChaves lemolesta quese hable de un régimen porque sostiene, con razón, que su larga dominancia se asienta sobre elecciones libres. Pero no es menos cierto que en este cuarto de siglo el socialismo andaluz ha tejido una densa madeja clientelar que ha acolchado la sociedad civil en un marasmo de dependencia pública. La vida cotidiana en Andalucía está permeabilizada por el poder omnímodo de la Junta, cuya mano subvencionadora penetra hasta los rincones más remotos, y cada año son más los ciudadanos que dependen de una u otra manera del sector público. A ese ritmo vegetativo se han acomodado los empresarios, lostrabajadores, los funcionarios, los desempleados y hasta los inmigrantes; el poder los acuna a todos con una nana confortable de ayudas, y se reserva la mano dura para los escasos disidentes. El objetivo es que la gente se desentienda del Gobierno y se acostumbre a verlo comounapartedelpaisaje, cosaqueefectivamente ha sucedido en una porción significativa del electorado. Las elecciones son limpias, bien es cierto, pero la incontestable supremacía del PSOE se basa en la anulación de la iniciativa independiente, el sometimiento de los medios de comunicación y la derrama de recursos en transferencias de renta. Si eso no es un régimen, lo parece, y mucho. Otra cosa es que sea un régimen consentido. Porque ni la oposición, que se quema más que el Gobierno, ha encontrado el antídoto de lamodorra, nielcuerposocialhamostrado voluntad desacudírsela. Lagentesehaacomodado al trantrán y pasa de la evidencia estadística que insiste en que Andalucía sigue en la cola del desarrollo español y que vive de rentas excedentes ajenas. En las zonas más dinámicas, las del litoral y algunas capitales, se ha producido una cierta rebeldía cívica en el ámbito municipal, pero el socialismo asienta su influencia en los territorios rurales del interior y en los bastiones de las agrociudades, feudos del subvencionismo. El secreto de la incuestionable tranquilidad con que Chaves apacienta su gobernancia, la pax chaviana que le garantiza continuidad a sí mismo y a su proyecto, es la conversión del enorme aparato político y administrativo de la Junta en la primera empresa regional, por no decir la única con peso específico. Ha transformado elpoder en una industria y el sueño de la autonomía en una siesta que él mismo duerme sin sobresalto alguno. L