Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 s 4 s 2008 INTERNACIONAL 35 UNA MUNICIÓN CONTROVERTIDA La bomba Flechette es un arma antipersonal que Israel ha adaptado del M 494 APERS- T 105 mm de Estados Unidos Cada cápsula contiene 5.000 dardos Cada flecha mide 2,5 cm El proyectil estalla a media altura Los dardos se liberan y su cono abarca un radio de 300 por 95 metros Detonador El cuerpo sin vida y la cámara del periodista Fadel Shana, durante su multitudinario funeral en Gaza EPA El examen al cámara muerto en Gaza apunta al uso de bombas con dardos Médicos palestinos afirman que la autopsia realizada al periodista de Reuters indica la posible utilización de una controvertida munición de fragmentación LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Israel está experimentando armas con nosotros que no podemos reconocer, porque aquí no hay tecnología suficiente, armas que cambian, secretas, distintas cada vez. Nos llegan cuerpos con aspecto de quemados, pero que en realidad no están quemados, cuerpos desintegrados por dentro por algo que ha penetrado, y antesdeayer mismo (por el martes) tuvimos un herido que traía muchos dardos, como unos clavos que terminan en una mariposa, metidos por toda la cabeza Los dardos a los que se refiere el doctor Usama Said Aklouk, profesor universitario y Neurocirujano del Hospital de Shifa en Gaza capital, son los mismos que se han detectado vía rayos X en el examen practicado al cámara de la agencia británica Reuters Fadel Shana, asesinado el miércoles en la franja. Pequeñas flechas letales de 3,75 milímetros que- -según ha difundido Reuters citando a los médicos que practicaron la prueba- -procedían de un proyectil de tanque que explotó en el aire y que se incrustaron en sus piernas y su pecho, hasta llegar al cuello, el hombro y cortar su médula espinal. Efectivamente, el visionado fotograma a fotograma de las últimas imágenes que logró grabar Shana muestra un carro abriendo fuego. Después, el obús que lanza revienta, proyectando a gran velocidad pequeñas formas oscuras, dardos en realidad, que aparecieron también clavados en el chaleco antibalas y el vehículo de la víctima. La descripción deja poco lugar a dudas, y remite a que el Ejército israelí estaría utilizando otra vez en Gaza las llamadas bombas de fragmentación, también conocidas como flechettes Un tipo de armamento no prohibido expresamente por la legislación humanitaria internacional pero cuyo uso, según la organización de derechos humanos israelí Btselem- -que ha documentado su empleo en Líbano y en la franja desde la Intifada de Al Awsa en al menos nueve casos- sí se convierte en ilegal en un lugar tan superpoblado como la franja, a la luz de otras normativas igualmente humanitarias. Aquellas que obligan a distinguir entre involucrados y no involucrados en los combates, y las que prohíben usar armas imprecisas susceptibles de dañar a civiles. Sin confirmar ni desmentir lo que en la franja se da por hecho, un oficial militar declaró a ABC que el Ejército de Israel, como norma, no da detalles sobre el armamento que utiliza, pero asegura que todas ellas son legales desde el punto de vista del Derecho Internacio- Israel no confirma ni desmiente nal Con nuestras condolencias- -añadió la misma fuente- debemos decir que el área en que murió el cámara es zona de permanentes combates y que la presencia en ella de la prensa conlleva serias amenazas de vida Desde Reuters, su editor jefe, David Schlesinger, reclamaba ayer, vistos los exámenes médicos practicados a Shana, una investigación imparcial y honesta por parte de las Fuerzas de Defensa y el Gobierno No sólo son bombas de fragmentación. El pasado mes de marzo, el ministro palestino de Sanidad, Basem Naime, denunciaba en Gaza el hallazgo de cuerpos cubiertos de polvo oscuro sin heridas visibles, pero con mortales hemorragias internas, que sugieren el uso de armas termobáricas, prohibidas por el Protocolo sobre Fragmentos No Detectables de las Convenciones de Ginebra. Cientos de detenidos en las protestas contra la antorcha olímpica en la India PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL NUEVA DELHI. La caótica capital de la India, habitualmente congestionada por un tráfico infernal donde coches, motos, rickshaws carros tirados por burros y hasta elefantes se disputan la calzada en medio de una sinfonía de bocinas, se convirtió ayer en una gran ratonera que atrapó a cientos de miles de conductores. Y es que el paso de la antorcha olímpica por Nueva Delhi obligó a cortar buena parte de las calles de la ciudad para evitar las protestas de la comunidad tibetana exiliada en este país- -la más numerosa del mundo- que supera las 100.000 personas. Aunque el relevo de la llama olímpica tuvo lugar en los tres kilómetros de bulevar que separan el Palacio Presidencial de la emblemática Puerta de la India, en la céntrica parte colonial de esta megalópolis de 13 millones de habitantes, 16.000 policías tomaron toda la ciudad para asegurarse de que nada, ni nadie, deslucía esta simbólica ceremonia. De hecho, sólo unos cientos de elegidos, entre ellos chinos residentes en la India y niños ataviados con camisetas de Coca- Cola, uno de los mayores patrocinadores de los Juegos Olímpicos de Pekín, pudieron presenciar el relevo que protagonizaron 70 celebridades de la sociedad india, como el famoso actor de Bollywood Saif Ali Khan y el tenista Leander Paes. Con el centro de Nueva Delhi cerrado a cal y canto, los agentes detuvieron a unos 200 manifestantes tibetanos que, a lo largo de todo el día, protagonizaron diversos actos para protestar contra la represión china en esta región del Himalaya, que fue anexionada por el régimen comunista de Pekín en 1951. De hecho, el paso de la antorcha por Nueva Delhi era uno de los más sensibles del recorrido porque en la India no sólo vive la comunidad de refugiados tibetanos más numerosa del mundo, sino también el Dalai Lama, la máxima figura política y espiritual del budismo, quien permanece en Dharamsala junto al Gobierno en el exilio. Varias decenas de manifestantes fueron arrestados también en Bombay. La India, que en 1962 libró una guerra con China por una disputa fronteriza, intenta ahora congraciarse con el régimen comunista de Pekín para beneficiarse mutuamente del crecimiento económico de los dos gigantes emergentes de Asia.