Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL VIERNES 18 s 4 s 2008 ABC Un atentado suicida en un entierro deja 50 muertos en Irak El ataque pudo ser perpetrado por Al Qaida contra miembros de milicias suníes ABC KIRKUK. En uno de los atentados suicidas más sangrientos de los últimos meses, ayer murieron más de 50 iraquíes que asistían a un entierro en los alrededores de la norteña región de Tus Jormato, cercana a la ciudad de Kirkuk (250 km al norte de Bagdad) informó la policía local. El atacante detonó su cinturón de explosivos durante la ceremonia de entierro de dos hermanos, supuestamente asesinados por terroristas de Al Qaida, y a la que asistían mayormente combatientes de una milica local perteneciente al clan suní de Al Assawi. La deflagración fue tan intensa que hirió a 35 personas, muchas de las cuales se encuentran en estado crítico. En Tus Jormato viven principalmente kurdos y suníes, así como chiíes del sur de Irak que se trasladaron allí en el marco de la política de arabización aplicada por el ex dictador Sadam Husein. Al parecer, terroristas de Al Qaida habían amenazado a los familiares de los fallecidos con cometer un atentado si organizaban un entierro multitudinario. En las norteñas provincias de Nínive, Tamim, Diyala y Salahedin son frecuentes los ataques perpetrados en entierros, El ataque se produce días después de que el máximo dirigente del grupo radical Estado Islámico de Irak, relacionado con Al Qaida, Abu Omar al Bagdadi, llamara a los rebeldes a atacar a los miembros de los clanes pro- gubernamentales, a los que considera traidores por colaborar con las fuerzas ocupantes Las fuerzas estadounidenses atacaron el auto de un miliciano en el barrio de Ciudad Sader, en Bagdad AFP en el país árabe. El letal ataque de ayer fue precedido el martes por otro atentado suicida que dejó 40 muertos en Bakuba. defensa en el país árabe es inconstitucional porque viola la Carta Magna pacifista nipona. La demanda fue interpuesta en 2004 por un grupo de 3.000 ciudadanos japoneses, quienes pedían suspender el despliegue en Irak y una indemnización económica. Aunque ayer el juez Kunio Aoyama volvió a desestimar en segunda instancia la demanda, sí consideró inconstitucional el despliegue nipón, tendiendo un manto de incertidumbre sobre la participación de Tokio en el conflicto. Las fuerzas niponas salieron del sur en el verano de 2006, pero las fuerzas aéreas siguen realizando operaciones de transporte Irak- Kuwait. Las tropas llegaron en 2004, enviadas en misión humanitaria por el premier Koizumi. En el terreno jurídico, en tanto, las fuerzas japonesas desplegadas en Irak sufrieron un revés, luego de que un tribunal de Nagoya decidiera que la presencia de las Fuerzas de Auto- Ilegalidad japonesa