Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL Italia gira a la derecha VIERNES 18 s 4 s 2008 ABC Bossi marea ya a Berlusconi Sabedor de que sus votos son los que dieron la victoria a la derecha, el líder del partido separatista del norte presiona a Silvio Berlusconi para que dé la lista de ministros y prometa más federalismo VERÓNICA BECERRIL CORRESPONSAL ROMA. Dicen que el ser humano es el único que tropieza dos veces en la misma piedra, y Berlusconi, como ser humano- -a su pesar- -está por tropezar de nuevo con la Liga Norte. El partido independentista liderado por Umberto Bossi ya hizo caer su primer gobierno, en 1994, y tuvo sus más y sus menos durante el segundo, de 2001 a 2006. Todavía no es presidente del Consejo y la Liga ya empieza a marear a Berlusconi como sólo ella sabe hacerlo. Ayer mismo el Cavaliere, antes de irse a recibir a Putin, tuvo que aclarar que no había habido ningún tipo de polémica en lo que a los nombres de los futuros ministros se refiere, tras las declaraciones de Bossi a la salida de la primera reunión con los otros partidos de la coalición berlusconiana, cuando el líder independentista señaló que no se había resuelto nada a causa del lenguaje paradójico, hiperbólico y metafórico utilizado. El futuro presidente del Consejo señaló que el malentendido fue que Bossi pensaba que se iba a hablar de los ministerios, pero yo quiero espera; fue una reunión productiva y positiva Esta declaración de buenas intenciones se vio ayer oscurecida por la reunión mantenida entre los principales dirigentes de la Liga Norte en Milán, al término de la cual hicieron pública una nota de prensa en la que señalaban que, tras la inútil reunión de Roma Bossi dialogaría única y exclusivamente con Berlusconi. La nota prosigue confirmando los puntos que la Liga expuso en su campaña electoral: la cuestión del federalismo, y la seguridad. Conseguirlos es el compromiso que adquiere el partido de Bossi. La Liga insta a que se haga de forma inmediata, y llama de nuevo a Berlusconi a que dé los nombres de la formación de su gobierno cuanto antes El comunicado provocó ayer el rechazo en masa de la futura oposición al gobierno, el Partido Democrático, que vio en el texto la amenaza de la Liga que quiere gobernar por sí sola. Más tranquilo estaba el otro aliado de Berlusconi, Alianza Nacional, que respondía diciendo que no piden nada del otro mundo. ¿Con quién van a hablar? Es normal que sea con Berlusconi señaló el portavoz del partido. Bossi, el que fuera ministro de Reformas del anterior gobierno Berlusconi no se anda por las ramas, su estilo personal está caracterizado por un lenguaje directo y metafórico de las mejores guerras independentistas- cojamos las armas abajo Roma Roma ladrona -que gusta. De hecho dobló el número de votos y por tanto de representación en el gobierno italiano. Así que guste o no, habrá que acostumbrarse a ver a este personaje político fundador, a finales de los 80, de un partido por la independencia de la Padania. Pero el lenguaje provocador de Bossi ya le ha costado- -además de un ictus sufrido en 2004 y del que se recuperó un año después con visibles secuelas a la hora de hablar y moverse- -alguna que otra condena. Umbero Bossi fue condenado a varios meses de prisión por violar la ley de financiación de partidos, pero con una multa se las arregló. Aunque no ha sido su único problema con la ley. Sus frases para dar un uso diferente a la bandera italiana le costaron varias condenas de cárcel que fueron modificadas gracias a una ley realizada en 2006, por ya saben quién, que cambiaban la condena de cárcel por la de multa de hasta 5.000 euros. Bossi tampoco aprende, o le da igual, y sigue expresándose en los mismos términos. De hecho, en la página web de su partido se leen frases como Mi voz se alza aposta sin diplomacia... o Tenemos que trabajar para encender los fuegos del federalismo en todo el territorio Así que a buen entendedor... Reincidir Berlusconi charla con un grupo de azafatas en el aeropuerto de Olbia mientras espera a Putin REUTERS Tres años de cárcel para un ex ministro del Cavaliere por corrupción V. B. ROMA. A la polémica de los nombres que formarán el futuro ejecutivo de Silvio Berlusconi, ganador de las elecciones de los pasados 13 y 14 de abril, se une la condena hecha pública ayer por el Tribunal de Milán, por corrupción y apropiación indebida, al que fuera ministro de Sanidad en el anterior gobierno Berlusconi 2001- 2006, Girolamo Sirchia. Berlusconi, que se encuentra en la isla de Cerdeña con su amiguísimo Vladimir Putin para hablar de temas internacionales concernientes a los dos países, dejó solo a su ex- ministro condenado en primera instancia a tres años de cárcel. Sirchia que anunció que apelará la decición judicial, se enfrenta a una sentencia relacionada con tres episodios del periodo de cuando era responsable del Hospital Policlínico de Milán. El primero tiene que ver con el depósito de 640 millones de liras, unos 64 millones de pesetas, que recibió entre 1996 y 2001, por favorecer la adjudicación de un contrato a una consultoría que nunca dio los servicios que decía prestar. En este caso, y gracias a la ley de prescripción aprobada durante el anterior gobierno al que él perteneció, los hechos que se juzgan son los que tuvieron lugar después del 2000, ya que los anteriores se consideran prescritos. El segundo episodio, siempre por corrupción, está relacionado con el depósito, con fecha del 1 de febrero de 2000, de un cheque por valor de 10.000 dólares por parte de la Kawasumi- -empresa que produce y vende bolsas de sangre- -a una cuenta suiza de Sirchia. Además el juez considera que el ex ministro de Sanidad favoreció la adjudicación del contrato a esta empresa. El último episodio está relacionado con la apropiación indebida de unos 300.000 francos suizos, en el periodo que va de enero de 1998 a febrero de 2004, depositados en la Fundación Il Sangue de la cual Sirchia era tesorero. Ante la sentencia, el ex ministro del gobierno del Cavaliere mostró su pesar y anunció que impugnará la decisión judicial porque no la comparto Las provocaciones del líder de la Liga Norte ya le costaron varias condenas, de las que le salvó Berlusconi