Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 s 4 s 2008 ESPAÑA 19 César Alonso de los Ríos LA GUERRA DEL AGUA ulián Marías hablaba de la España posible como un modo de no imaginar lo imposible que podía ponerse la vida si no se terminaba con el terrorismo etarra, el alejamiento de la ciudadanía de todo lo que un día representó el sentir nacional, la deformación cultural de tres generaciones y la prohibición en los colegios del idioma común. No sólo nada de este se ha resuelto, sino que ha ido a más. El pancatalanismo avanza en Baleares de tal modo que ciertas figuras, como la del alcalde de Calviá, comienzan a ser heroicas. Pero ¿quién dijo apocalipsis? Para los que mandan desde los gobiernos o desde las oposiciones estas tres últimas décadas han sido tiempos gloriosos. Es cierto que Boadella se exilia de Cataluña, pero ¿cómo conseguir el contento de todos? Y ahora llega lo del agua. La guerra delagua. Con ellaseha reveladoel peor delos rostros deZapatero. Elde quien es capazdeandar sobre cadáveres. ¿De Zapatero digo? Debo hablar también de sus votantes. Quiero decir, de los energuménicos seres que le han votado en Murcia, Valencia y Aragón y queal hacerlo eran perfectamenteconscientesdequeestaban prefiriendo su orden socialista a la justicia y al bien común. La guerra del agua es la últimaexpresión delmodelo deEstado confederal y antiespañol que vienen defendiendo los Rubalcaba, los Puigcercós, los Ibarreche, los Eguíbar, los Mas... descendientes de aquellos políticos turbios, correosos y toscos que fueron Pujol, Maragall, Arzalluz. La guerra delagua está en la lógica del odio, es decir, del motor del nuevo sistema, bien regulado por los socialistas... La guerra del agua recuerda a los españolitos de Goya que se aporrean medio enterrados para no poder escapar. Tienen razón los que dicen que no es verdad que España se rompa. Simplemente volveremos a matarnos entre nosotros. Y este chico llamado Camps, que va a preparar unas grandes manifestaciones en Valencia, ¿acasonoseapuntócon entusiasmo a un nuevo Estatuto porque le dejaron poner la famosa cláusula del y yo más J José Montilla y Artur Mas durante el debate que mantuvieron ayer en el Parlamento catalán YOLANDA CARDO Condenan al hijo del presidente Montilla por vandalismo urbano El joven destrozó dos cabinas telefónicas en 2005, durante la celebración del triunfo del Barça en la Liga s Pagará una multa de 30 euros y una indemnización de 269 MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Mayo de 2005. Las Ramblas de Barcelona. 3.15 horas. Un grupo de incontrolados convierte la celebración del triunfo del Barça en la Liga en una batalla campal. Entre ellos Arnau Montilla Benet, uno de los cinco hijos del presidente catalán, José Montilla, quien deberá pagar una multa de 30 euros y una indemnización de 269 euros a la compañía Telefónica por destrozar dos cabinas de teléfonos. Así lo dictamina la Sección Quinta de la Audiencia de Barcelona en una sentencia dictada el 31 de marzo de 2008, en la que condena al acusado por una falta continuada de daños. Este tribunal revoca parcialmente el fallo del Juzgado de lo Penal 14 de Barcelona, que fue recurrido por la defensa del inculpado y que condenaba inicialmente a una multa de 360 euros y a pagar la citada indemnización, al entender que el ataque fue constitutivo de delito, y no de una falta. Inicialmente, la Fiscalía había solicitado una pena mucho mayor, una multa de 440 euros y una indemnización de 11.139 euros. Los hechos ocurrieron el 15 de mayo de 2005, durante la fiesta de celebración del título, que había concentrado a 100.000 personas en las celebraciones de la fuente de Canaletas, lugar de culto de los hinchas azulgranas y quienes, ese día, lucían banderas catalanas y cánticos alusivos al Real Madrid Madrid se quema, se quema Madrid entre otros) La fiesta, ya de madrugada, fue empañada por un grupo de incontrolados que causaron daños en semáforos, marquesinas, cabinas telefónicas y escaparates de comercios. Las pérdidas fueron valoradas por el Ayuntamiento en más de 30.000 euros. Los altercados fueron comparados por la Guardia Urbana con los que se registra- Un rosario de incidentes junto a Canaletas En junio de 2006, el Ayuntamiento de Barcelona creó la Comisión Institucional para el Análisis del Vandalismo impulsada por el Consistorio a raíz de los episodios de violencia registrados en la ciudad tras las celebraciones en las Ramblas de Canaletas de los títulos de Liga y de Liga de Campeones. En esta comisión participaban cuerpos policiales, comerciantes, vecinos, jueces, medios de comunicación, favorables a limitar el acceso al espacio donde tienen lugar las celebraciones del Barça. piedad ajena y en compañía de otros dos individuos no identificados propinó un puntapié a la estructura de una cabina y destrozó el cristal de la misma. A continuación, se dirigió a otra cabina telefónica y golpeó el auricular. El propio Montilla admitió durante el juicio haber golpeado una de las cabinas, pero negó la fractura del vidrio. Sin embargo, el testimonio de la Guardia Urbana fue contundente al asegurar que presenció cómo el acusado rompía el cristal. Los móviles de la actuación del inculpado, indica la sentencia, no aparece sino como la pura tendencia a destruir o menoscabar un patrimonio ajeno, al margen de cualquier beneficio propio El abogado defensor del díscolo hijo del presidente catalán, habido de su anterior esposa, solicitó que se aplicara a su cliente la atenuante de intoxicación etílica, petición que fue desestimada por el juez, quien aseguró que durante la vista oral no se había aportado ninguna prueba que acreditara esa circunstancia. La sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona es firme y sólo cabe un recurso extraordinario. El acusado confesó Ánimo de dañar ban habitualmente en el centro de Barcelona durante la noche de Fin de Año. El balance de los incidentes fue de ochos heridos, tres de ellos ciudadanos que sufrieron heridas de arma blanca y cinco policías con lesiones de carácter leve. Según la sentencia, sobre las 3.15 horas, Arnau Montilla, con ánimo de dañar la pro-