Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18- -4- -2008 Condenan al hijo del presidente José Montilla por vandalismo urbano 15 Montilla saca pecho: Pagará el Estado, no nosotros El presidente catalán, José Montilla, aseguró ayer que la obra de conexión de la cuenca del Ebro con el área de Barcelona será una infraestructura propiedad de los catalanes, pero la pagará el Estado a través de los Presupuestos Generales del Estado. En declaraciones a RAC 1, Montilla explicó que el abastecimiento de agua es competencia de la Generalitat y por lo tanto la interconexión de redes la tendríamos que pagar nosotros porque es una infraestructura que será nuestra, pero en este caso lo pagará el Estado con los Presupuestos. Es lo que hemos acordado dijo Montilla. Puntualizó que no hay dinero en el Estatuto sino que este texto se limita a señalar que el Estado invertirá en Cataluña en infraestructuras el 18,8 del presupuesto Qué inversiones hace el Estado es cosa del Estado Zapatero impidió en varias ocasiones la venta de agua del Ebro a Murcia y Valencia Los presidentes Valcárcel y Camps solicitaron sin éxito la misma fórmula que ahora se aplica para Barcelona M. BUITRAGO MURCIA. El Gobierno de Rodríguez Zapatero rechazó en varias ocasiones la posibilidad de que se realizaran intercambios de derechos de agua entre usuarios del Ebro y de las cuencas del Júcar y del Segura, aplicando la misma fórmula que se ha acordado ahora para llevar caudales a Barcelona mediante la compra de concesiones a regantes de la zona. Los presidentes de Murcia y de la Comunidad Valenciana, Ramón Luis Valcárcel y Francisco Camps, solicitaron en la anterior legislatura, tanto a la entonces ministra Cristina Narbona como al propio Zapatero, que se pusiera en marcha esta modalidad de bancos de agua para comprar caudales del Ebro, lo cual implicaba la construcción del acueducto para su transporte. El Gobierno de la nación no admitió esta fórmula de intercambio de derechos de agua con el Ebro, ya que eso suponía construir el canal, que estaban dispuestos a costear los dos gobiernos autónomos. Esta posibilidad la puso Ramón Luis Valcárcel sobre la mesa de Cristina Narbona a partir del año 2005, antes incluso de las medidas excepcionales que aprobó el Ejecutivo central para facilitar la compra de agua a los regantes del Tajo y compensar así la falta de excedentes para trasvasar al Segura y atender los abastecimientos y los regadíos de Murcia, Alicante y Almería. sobraba de sus voluminosas concesiones. De esta forma, no se detraía más caudal del Ebro, que es el mismo argumento que emplea el Gobierno central y la Generalitat para justificar la transferencia a Barcelona. En los dos últimos años, los regantes del Segura han cerrado dos operaciones de compra de agua a Estremera (Madrid) que suman 63 hectómetros cúbicos y representa un desembolso de 12 millones de euros. El segundo intercambio está paralizado debido al bajo volumen de agua almacenado en la cabecera del Tajo. La Mancomunidad de Canale del Taibilla, por su parte, ha adqurido otros 70 hectómetros a los regantes del canal de la Aves de Aranjuez, para crear una reserva estratégica para la población. Los precios son altos y oscilan entre los 18 y 26 céntimos el metro cúbico. Estos volúmenes se han transportado a través del acueducto Tajo- Segura. Los gobiernos autonómicos de Castilla- La Mancha y Madrid se han opuesto siempre a estos intercambios. ALBERTO SÁIZ te, y lo justificó por los eventuales fallos de la futura desalinizadora de El Prat (Barcelona) que entrará en funcionamiento previsiblemente en junio de 2009. Un argumento, aseguran en el PP, perfectamente válido para toda la España seca para reclamar un trasvase. La desaladora de Barcelona, por otra parte, tardará muchos años en estar a pleno rendimiento, por lo que el trasvase, aseguran los expertos, se utilizará de forma permanente, desmintiendo así las explicaciones del PSOE. Mientras tanto, la Generalitat ha hallado la fórmula para tapar la boca a algunas de las voces críticas con el trasvase del Ebro a Barcelona, las de los regantes. El consejero de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, anunció que el Real Decreto que recogerá el proyecto de prolongar el minitrasvase del Ebro a Barcelona contemplará la posibilidad de que la Generalitat compre los derechos de agua de los regantes de toda la cuenca catalana del Ebro, no sólo los del Delta. Baltasar no aclaró quién costeará la compra de estos derechos, aunque espera que sea el Estado. De ser así, faltaría por ver si iría a costa del montante del Estatuto. La ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, se ha remitido nuevamente a esta fórmula aplicada en el Tajo para justificar el envío de caudales del Ebro a Barcelona, y para sostener que Murcia y la Comunidad Valenciana se habían beneficiado de la misma en años anteriores. La compra de agua del Ebro, sin embargo, siempre ha sido vetada a las regiones del sur. No faltaban ofertas, ya que los regantes del delta dedicados al cultivo del arroz habían expresado en ocasiones que podían vender parte del agua que les Veto a las regiones del sur Para negar el agua alegó que la operación requería construir una canalización similar a la que sí se ha autorizado a Cataluña Los regantes del delta habían expresado en ocasiones que podían vender parte del agua que les sobraba ABC. es Más información sobre la guerra del agua en abc. es El Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, no ha aclarado quién cede el agua que se enviará a Barcelona. La ministra Elena Espinosa señaló que irá a cuenta de las concesiones de los regantes de Tarragona que no usan ese agua; mientras que otros medios de comunicación señalaron que los caudales procederán de las pérdidas de las acequias del Ebro. Tampoco precisaron el precio del intercambio. Turbia explicación