Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN VIERNES 18 s 4 s 2008 ABC TRIBUNA ABIERTA María Pedro Reverte García Consejera de Hacienda y Administración Pública de Murcia NO SE CONTRAPESA LA SOLIDARIDAD La búsqueda de soluciones para la consolidación de un Sistema de Financiación Autonómica equilibrado, solidario, justo y vertebrador para el conjunto de España es lo que debe ocuparnos M UCHOS de los que, además de andar en esto de la gestión de los fondos públicos, estamos plenamente convencidos de que no hubo mayor acierto, entre los ponentes constitucionales, que el diseño de un Estado solidario, en el que unos y otros cooperamos para que todos los ciudadanos tengamos un mismo nivel de bienestar, oportunidades y servicios públicos, nos preguntamos el motivo del empeño de algunos en publicar las traídas y llevadas balanzas fiscales y por qué el Gobierno duda sobre esta cuestión, cuando su postura ha de ser de rotunda oposición en cumplimiento de su deber institucional y obligación constitucional de garantizar la solidaridad interterritorial. Si el Ejecutivo tiene algún dilema al respecto, sólo tiene que plantearse qué es lo que gana España con la publicación de las balanzas fiscales Seguro que el señor Solbes comparte que aquí lo que importa es España, sus 45 millones de ciudadanos, su vertebración territorial y la redistribución de los recursos. Eso es la solidaridad. Así se ideó, redactó, votó y rubricó en 1978, como resultado de un proceso social y político irrepetible. Y así se ha venido respetando durante 30 años, sin más discrepancias que las derivadas de una discusión constructiva global y no bilateral. ara cualquier punto de vista o corriente de pensamiento, la solidaridad es conceptualmente igual, significa compartir responsabilidades y asumir obligaciones conjuntas. Es la madre constitucio- P nal, la cepa de la España que garantiza el derecho a la autonomía y la solidaridad entre todas ellas Con la publicación de las llamadas balanzas fiscales da la impresión de que lo que se pretende es dividir el sistema tributario español entre saqueadores y saqueados ¿Quién puede defender en la España democrática que el que más paga debe tener más derechos? ¿Acaso el ciudadano que paga más impuestos puede exigir al Estado una atención preferente por su mayor contribución? ¿Quién se atreve a poner precio a la solidaridad? La solidaridad no se contrapesa. Nuestro sistema de financiación es como un mecano. Aun diferentes, todas las piezas que lo integran son importantes, todas tienen asignada una función y entre todas sostienen la construcción realizada. Lo importante no son las individualidades, sino la suma de ellas. En el caso que nos ocupa sucede lo mismo, lo sustancial del sistema de financiación español es que está sustentado por el sólido, básico, pri- mordial e incontrovertible principio de solidaridad. Dicho de otro modo, los ciudadanos somos las piezas del mecano y la figura construida entre todos, España. Si nuestro actual sistema, aún con algunas deficiencias de aplicación- -sobre las que sí debemos actuar- reconoce las particulares características de todos los ciudadanos y territorios, y se rige con criterios de corresponsabilidad, por qué ese empecinamiento en abrir un debate fabricado con los intereses egoístas de quienes priorizan el territorio sobre los ciudadanos. a búsqueda de soluciones para la consolidación de un Sistema de Financiación Autonómica equilibrado, solidario, justo y vertebrador para el conjunto de España es lo que debe ocuparnos. No nos entretengamos en artificiales e interesados debates. Sentémonos, Estado y Comunidades, hablemos y discutamos sobre cómo avanzar para seguir garantizando a todos los españoles la igualdad de oportunidades y derechos, vivan donde vivan. L CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Preocupación del Colegio de Psicólogos En primer lugar deseo felicitarle por la profundidad con la que su diario ha tratado en el día de hoy la problemática referida a los procesos judiciales. Como muy bien ha informado su redactora Cruz Morcillo, en el artículo que hacia referencia a los dramáticos sucesos sucedidos en Alovera, éstos sólo han sido posibles por el encadenamiento de una serie de despropósitos que incluyen a múltiples instancias y profesionales. En este sentido me parece injusto, incorrecto e infructuoso centrar la responsabilidad en un único aspecto del suceso y generalizar a todo el colectivo como así hace una juez en este artículo comentando lo siguiente: Con estos psicólogos que actúan como si fueran de parte, pese a trabajar para la Administración, los jueces y los fiscales están vendidos Casos como éste son excepcionales si tenemos en cuenta la intensa y delicada labor que desarrollan los psicólogos forenses de la Comunidad de Madrid, los cuales realizan sus funciones en circunstancias muy difíciles, con un nivel de profesionalidad altísimo. Sin duda, la evidente falta de recursos para atender las crecientes necesidades de la Administración de Justicia es un factor que influye en la calidad del trabajo, no sólo de los jueces y fiscales, sino también, y muy especialmente, de los psicólogos. Pero esta circunstancia no debe hurtar la reflexión que debemos realizar todas las instancias implicadas: jueces, fiscales, abogados, psicólogos, trabajadores sociales, así como las instancias que lo representan, junto con el Consejo General de Poder Judicial, la Administración de Justicia, incluyendo los colegios profesionales. Todos debemos trabajar pa- ra mejorar los procedimientos y reducir al mínimo la probabilidad de cometer errores que pueden tener tan nefastas consecuencias. Esto es sin duda lo que nos demanda la sociedad. Para realizar esta labor todos debemos asumir la responsabilidad que nos toca por acción u omisión, por muy pequeña que pensemos que puede ser. En este sentido y no en el de la culpabilización, todos los actores que intervenimos en este proceso deberíamos dedicar más tiempo a preguntarnos si podemos hacer algo más que buscar excusas exculpatorias. Fernando Chacón Fuertes, decano del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid El arroz y el trasvase Ahora nos enteramos de que el pretendido ahorro de agua en el Ebro, que se conseguiría con la mejora de las acequias de los regantes, no es posible por no poderse suspender su funcionamiento durante la campaña del arroz. Con ello, el argumento del Gobierno y de la Generalitat se desmorona: nos hallamos en un trasvase puro y duro. Pero esta no es la cuestión; la cuestión es que se pretende no pagar por el agua que vaya a Barcelona el canon que los regantes cobran por la que va a Tarragona. Páguese por el agua de Barcelona y veremos cómo desaparecen las objeciones, que agua les sobra. Por cierto, ¿por qué han de pagar el canon los ayuntamientos y las industrias de Tarragona, y no los de Barcelona? ¿Al menos se va a compensar al Consorcio de Aguas de Tarragona por el uso de sus infraestructuras hasta el límite de la provincia de Barcelona o también las han de ceder gratis a los de Barcelona? Francisco de Asís Zumárraga Ortiz Alcobendas hurra al campeón que, cuando juega, lo hace con corazón, con garra y con ganas de agradar al respetable. Ojalá los grandes aprendieran de este saber darse en el campo. Marta Cretón Madrid Los cuatrocientos euros de devolución La devolución de los cuatrocientos euros a gran parte de los contribuyentes afectará sensiblemente, según el Banco de España, a nuestro déficit, que se verá incrementado, para detrimento de nuestra balanza económica. No sólo es una medida que no se ajusta a razonamientos económicos válidos o lógicos, sino que además es profundamente injusta, porque entregará esta cantidad, de forma indiscriminada, a todos los contribuyentes que hayan realizado la declaración de la renta, lo necesiten o no. Pero para aquéllos que no tengan la obligación de hacerla, porque sus ingresos no llegan al mínimo exigible, no podrán beneficiarse de esta medida. España está sembrada de viudas y jubilados que cobran quinientos o seiscientos euros mensuales, con los que deben hacer frente a todos sus gastos, pero no recibirán cantidad alguna de esos cuatrocientos euros prometidos. ¿Es ésta la filosofía que predica Zapatero con su política social? Si es así, pare usted el carro que yo me bajo... Carlota Loring Correo electrónico Hurra por el Getafe Vista la trayectoria del Getafe, nadie le puede restar un ápice del mérito de un gran campeón. Ha saltado, en tiempo récord, de segunda división B a la de honor, desde la que ha tenido en jaque nada menos que a un campeonísimo Bayern de Münich, a quien estuvo a punto de apear de una de las competiciones más prestigiosas, si no la más, de Europa. Además, el juego del Getafe es muy vistoso. Un