Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 s 4 s 2008 OPINIÓN 11 PERSPECTIVA UNA RAYA EN EL AGUA COSMÉTICA Y REALIDAD GETAFE ASTA el Rey, paradigma de la neutralidad y el arbitraje (que en política, al revés que en fútbol, son conceptos compatibles) deseaba que ganara el Getafe, como casi toda España. La simpatía popular por el esfuerzo de los humildes, por la ética del trabajo y la épica de la superación, cuajó la noche triste del Bayern y se apoderó del corazón del país con una espontánea sacudida de cariño. La fascinación del Sur, la mística de los pobres, el mito de David y Goliat, la rebeldía de los perdedores históricos. Una pasión nacional. Getafe era como Móstoles, que no es lo mismo pero por ahí le anda: el símbolo de una España orgullosa y levantisca que en primavera se IGNACIO vuelve chula y en un 16 de CAMACHO abril o un 2 de mayo se siente capaz de desafiar a un imperio. Con un par. Pero la Historia no es siempre como nos la merecemos, y el fútbol no es más que una metáfora de la vida, donde el triunfo y la suerte a menudo se van con los más ricos, con los más grandes, con los más poderosos. Se lo dijo una vez Hemingway a Scott Fitzgerald, en una noche de lúcida borrachera en casa de Gertrude Stein: los pobres y los ricos son exactamente iguales... pero los ricos tienen mucho más dinero. El Valencia, como el Bayern, era un rico en apuros, como esos que ahora abundan en el sector inmobiliario. A la gente no le caen demasiado simpáticos, por mal que lo estén pasando: sus dificultades coyunturales no bastan para compensar el mal rollo que generan los años de expansión y opulencia, los golpes especulativos en la Bolsa, los aviones privados, los títulos, los fichajes millonarios. Por eso el pueblo hinchaba como dicen los latinoamericanos, por el Getafe, que tiene un alcalde populista y un presidente cazurro al que se le ven los tobillos por encima de los calcetines cuando cruza las piernas al sentirse. Como a la mayoría. El Getafe representa la España de los bares con cáscaras de gamba en el suelo, de los polígonos industriales, de las pymes y los talleres con fotos de macizas en bikini. El Valencia no es exactamente el paradigma de la clase dominante, que eso queda para el Madrid y el Barça, pero le ronda en vocación de planta noble, de traje de alpaca y ascensor para ejecutivos. Y le tocó el papel de rompesueños, de matailusiones, de espejo triste de la realidad tozuda en la que suele vencer la ley del más fuerte. Además, a veces importa- -en fútbol, en el trabajo, en los negocios, en la guerra- -tener mejores jugadores. Murat también tenía mejores soldados, y artillería pesada frente a las tijeras de pescadero y las navajas cachicuernas de la plebe amotinada. Y pasó lo que pasó. Queda la hazaña, el intento, la grandeza, la dignidad y el honor. Pero la Copa se la llevó el Valencia, y además, a diferencia del día de los alemanes, la mereció; ni siquiera dejó el consuelo moral de una injusticia. Al final casi siempre ocurre así: el guapo y rico se queda con la chica y se la lleva en el descapotable. Y la chica se aleja y hace un mohín de aliento: estuviste cerca, me hiciste dudar, pero la vida es así, compréndelo. Y lo malo es que casi siempre acabamos comprendiéndolo. N empezaron a proliferar análisis despreciando la importanO soy machista, precisamente por eso no quiero cia del déficit exterior. Los que intentamos recordar que lo caer en la trampa de juzgar a las personas por su mismo se decía en la Argentina de la dolarización éramos sexo sino por sus méritos, esfuerzo y capacidad. exóticos e irreverentes antipatriotas. Lacuestión es tan anTampoco soy fascista, por eso creo en el derecho a expresar tiguacomo años lleva el FondoMonetario Internacionaldiuna opinión discrepante del poder establecido sin que por señando programas de ajuste. Durante los noventa, cuanello caigan sobre mí las fuerzas del imperio, y en la igualdo la dolarización estabade moda y secreaban las bases padad de oportunidades y no en cuotas que imponen igualra la Unión Monetaria, los académicos discutían las ventadad de resultados. Ambiciono como muchos vivir en un jas relativas de los ajustes monetarios o de tipo de país en que el sexo de los ministros sea una anécdocambio. Estos últimos, parecidos conceptualmenta y solo reclamo el derecho a discrepar sobre si la te a la opción española de adoptar el euro, eran esfijación obligatoria de cuotas es el procedimiento pecialmente atractivos en términos de economía más adecuado, el que mejor compagina justicia e política porque daban resultados inmediatos en igualdad, para conseguirlo. Confío en la fuerza de crecimiento y empleo. Pero eran potencialmente la evidencia empírica para desterrar prejuicios y explosivos en el medio plazo si no se realizaban las pienso que merece la pena considerar por qué las reformas estructurales que permitiesen competir universidades americanas, incluso las que se han sin tener que devaluar periódicamente. Hora es ya librado del yugo neoconservador de Bush, que fueFERNANDO de que vayamos reconociendo que España realizó ron pioneras enel establecimiento de cuotas, las esFERNÁNDEZ en los noventa un ajuste clásico de tipo de cambio, tán abandonando progresivamente por ineficaces. con efectos beneficiosos duraderos porque la Unión MonePero no quiero caer en la trampa de discutir la anécdota taria es más creíble que la dolarización unilateral, pero fiy no la categoría. Vivimos tiempos de crisis, hace meses esnitos. Un ajuste cuyo final es el mismo, la estanflación, si cribí que si el petróleo llegaba a 100 dólares y el euro a 1,50 no se atiende a la competitividad. Ya hemos perdido mucho tendríamos un problema serio, y hoy cotizan a 110 y 1,60 restiempo, acuérdense de Italia. pectivamente. Tenemos además una crisis financiera inLo que me devuelve al punto de partida, el gobierno con ternacional de intensidad y duración desconocida. Viviel que el presidente Zapatero inicia esta segunda legislatumos pues peligrosamente. Un peligro acentuado por una ra. Convendrán conmigo que si el análisis anterior es adeobsesión enfermiza en negar la realidad y disfrazarla de cuado, depocoimportaelsexodelos ministros, y discúlpenpalabras huecas como desaceleración aguda o captación me si continúo usando el plural masculino como genérico de aguas. No nos enfrentamos a una crisis coyuntural sino según permite la Real Academia, como poco importaba el al agotamiento de los impulsos expansivos de la Unión Mode los ángeles en Constantinopla. Más relevante es saber si netaria. Circulan análisis internacionales que hablan inhay un equipo económico o una pelea de gallos, si existe vicluso de que España tendrá que abandonar el euro si quiesión alternativa a la naturaleza de la crisis como importare volver a registrar tasas de crecimiento del 3 por ciento. Y da y efímera impuesta desde Moncloa, si alguien en la sono me vengan con la leyenda negra, porque lo mismo se esciedad civil empresarial se atreverá a decir al Ejecutivo cribe de Italia y Portugal haceaños y ellos no intentaron inque esta crisis no durará dos años y que no valen las recevadir el Reino Unido. Es una exageración, sin duda, pero tas expansivas tradicionales de la socialdemocracia. Auntambién lo era creer que España estaba a la cabeza de los que se estropee una buena foto y le compliquemos un poco países más prósperos, dinámicos y libres del mundo. Vivíala vida a los publicistas. La política señor presidente no es mos una época dorada pero con plazo de caducidad. Nos ficción, la realidad siempre acaba estropeando una buena empeñamos en confundir deseos y realidades y como la dehistoria. manda siempre crea oferentes dispuestos a satisfacerla, H