Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES VIERNES 18 s 4 s 2008 ABC DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Director Adjunto: Eduardo San Martín. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas. Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado. Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro. PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera LO QUE INTERESA DE LA JUSTICIA OS portavoces parlamentarios del PP y del PSOE en el Congreso de los Diputados mantuvieron ayer una larga jornada de reuniones para pactar las presidencias de las comisiones de la Cámara baja e iniciar la renovación de vacantes en el Tribunal Constitucional y el Consejo General del Poder Judicial. La nueva dirección parlamentaria de los populares ha concedido una clara prioridad al acuerdo sobre estas instituciones y parece que las renovaciones serán el primer objetivo en lo que todo apunta puede ser una estrategia de diálogo con carpetazo a la anterior legislatura. Sin duda, una actitud de consenso es siempre positiva, más aún si se aplica a unas instituciones especialmente afectadas por polémicas y bloqueos partidistas. Ahora bien, ese consenso será tanto más sólido cuanto más considere las circunstancias que han provocado el deterioro de ambas instituciones y mayor sea la amplitud del pacto entre ambos partidos. Como dijo Mariano Rajoy en la sesión de investidura, Rodríguez Zapatero viene con un pasado Por lo pronto, el PP no debería afrontar la renovación del CGPJ y del TC como un control de calidad de su proceso de renovación. Pactar rápido no hará más centrado el nuevo discurso del PP y, además, puede debilitar innecesariamente su posición frente al Gobierno. Hay que renovar ambas instituciones, como es lógico, y rescatarlas de esa falta de consideración en la que están sumidas por la discordia partidista. Pero el PP cumpliría también- -y mejor- -con su labor de oposición constructiva si insertara estas renovaciones en un pacto global por el Estado de Derecho, que es lo que de verdad se está resintiendo en este momento. Rajoy fue certero cuando reprochó a Rodríguez Zapatero que de la Justicia sólo le interese la renovación del CGPJ. En general, al PSOE sólo le ha interesado en la pasada legislatura controlar los centros de decisión y poder internos de la magistratura y de la Fiscalía. En gran medida lo ha conse- ETA SIGUE A LO SUYO NA vez más, queda claro que ETA continúa haciendo lo único que sabe y quiere hacer. Siete ertzainas heridos y múltiples daños materiales es el balance de una bomba que contenía cinco kilos de explosivos y un temporizador, lista para explotar en la Casa del Pueblo del barrio bilbaíno de La Peña. El objetivo de crear el máximo trastorno social se consiguió también al provocar el desalojo de las viviendas próximas. El PSE es ahora objetivo preferente de la banda desde el fracaso del proceso de paz, pero en el País Vasco, como en el resto de España, nadie está a salvo del terror practicado con fines totalitarios. En este contexto, debe recuperarse de inmediato el consenso en materia antiterrorista que Rodríguez Zapatero rompió de forma unilateral a lo largo de la pasada legislatura. Superadas las tentaciones de diálogo y negociación, la sociedad española exige una reacción contundente del Estado de Derecho contra una banda de asesinos alentados en su día por una política errónea cuyas consecuencias saltan a la vista. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, advierte desde hace tiempo de que se avecina una época difícil; mientras que ETA deja cada poco una señal inequívoca de su capacidad operativa, en algún caso- -como el de Isaías Carrasco, por mencionar el más reciente- -con resultados irreversibles. Nadie duda del triunfo final de la democracia frente al totalitarismo, pero el Gobierno tiene que demostrar de forma inequívoca que el espíritu del Pacto Antiterrorista sigue en vigor. L guido y por eso afronta la negociación con el PP con la tranquilidad de saber que el fruto de la discordia está consolidado en el Poder Judicial, con las reformas de la designación de magistrados del Supremo, del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal y del TC. Antes que decidir quiénes van a gobernar el Poder Judicial parece más razonable definir cómo va a ser el Poder Judicial que regirán los veinte vocales y el presidente del CGPJ. El PSOE, sin tocar la Constitución y en contra del criterio del PP, ha drenado el sistema constitucional de la Justicia a través del Estatuto de Cataluña, aún pendiente de sentencia. Además, Rodríguez Zapatero anunció en su investidura que retomará las reformas procesales y orgánicas que quedaron paralizadas en el anterior mandato, citando expresamente la de creación de los Consejos Autonómicos de Justicia. Sobra decir que estos proyectos de ley saldrán adelante con el apoyo de los nacionalistas, porque son reformas que avanzan en el sentido deseado por los nacionalismos de vaciar de contenido el principio constitucional de unidad jurisdiccional. Nunca han sido tan divergentes las prioridades de los partidos y las de los ciudadanos en relación con la Justicia. Mientras la opinión pública sigue conmocionada por los fallos detectados en la ejecución de la condena impuesta al presunto homicida de la niña Mari Luz Cortés y reclama soluciones para evitar nuevos escándalos, la clase política ha olvidado sus apremios electorales y se concentra ahora en el interés de partido para extenderlo a las principales instituciones del Estado de Derecho. El implacable diagnóstico hecho ayer por el presidente del Tribunal Superior de Justicia andaluz- el sistema judicial no funciona -es compartido ampliamente por la sociedad. Admitirá matices y correcciones, por supuesto, pero describe bien la situación. El PP debería ser coherente con sus pasadas críticas y no conformarse con acuerdos parciales sobre el CGPJ y el TC. U LA DEMOCRACIA SEGÚN PUTIN N o ha tenido suficiente con gobernar durante ocho años sin permitir que rechistase una fuerza de oposición, ni le ha bastado elegir él mismo a su sucesor como presidente. Vladimir Putin ha decidido que quiere seguir en el poder, controlando a Yuri Medviedev como primer ministro de su Gobierno y ahora como presidente del Partido que le apoya en el Parlamento, Rusia Unida. Está claro que no cuenta entre sus virtudes el haber ayudado a que la democracia eche raíces en la atormentada Rusia. Desde la caída del comunismo, más o menos todos los países de Europa del este que estuvieron bajo el yugo soviético se han abierto paso en los horizontes de la democracia y la libertad. Todos excepto Rusia, que sigue siendo un país grande y poderoso, pero que no ha logrado incorporarse con normalidad al mundo occidental, al que todos sus dirigentes dicen que ansían pertenecer. Putin no dio los pasos necesarios como presidente y se quiere asegurar de que no los darán después.