Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17- -4- -2008 JUEVES DE ESCENA www. abc. es juevesdeescena 85 Una escena de Kampillo la obra que se representa estos días en la Sala Ítaca ABC Caída de Ítaca: salas sin alternativa El inminente cierre de la Sala Ítaca como consecuencia de su precaria situación económica deja al descubierto la fragilidad de un sector de nuestra escena: las salas alternativas, que son un motor imprescindible de la actividad teatral española POR JULIO BRAVO MADRID. Queridos amigos, Con profunda tristeza os informamos del inminente cierre de la Sala Ítaca al final del mes de abril del 2008, después de cinco temporadas abiertos. Hemos tratado de ser una puerta abierta a una cultura independiente, viva, crítica y renovadora, tanto en nuestros trabajos como abriéndonos a otras compañías y proyectos. Hemos logrado una alta y mantenida valoración de la crítica y una creciente presencia de público, pero esto no ha sido suficiente para superar los crónicos problemas económicos que hemos padecido, que se han vuelto insalvables, y que, junto con el agotamiento moral, justifican esta drástica decisión Así anunciaba José Ortega, su director, el cierre de la Sala Ítaca, uno de los puntales del denominado circuito alternativo de Madrid. Con ser este cierre en sí una triste noticia, es peor como síntoma de la situación precaria que atraviesan muchas de estas salas, sostenidas a menudo por heroicos esfuerzos personales. La Red de Teatros Alternativos incluye treinta y dos espacios escénicos de diez Comunidades Autónomas (Andalucía, Aragón, Baleares, Canarias, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid, Navarra y País Vasco) pero no están todas las que son. Sólo en Madrid hay más de una veintena de espacios dedicados a este teatro alternativo o independiente como algunos prefieren denominarlo. Cuando José Ortega dice que el cierre de Ítaca es un síntoma de que algo grave pasa en la cultura española no lanza al aire esta frase porque sí. El teatro alternativo cumple una función fundamental en la escena española. Javier García Yagüe, autor y director de la sala Cuarta Pared, asegura que lo que aportan estas salas es, sobre todo, la regeneración de la escena. Nombres como los de Juan Mayorga, Laila Ripoll, Angélica Liddell, que hoy triunfan en los teatros nacionales, han tenido su primera oportunidad en estas salas. No hay un acceso natural a la profesión teatral, y las salas alternativas lo favorecen. También la renovación del lenguaje teatral se produce en ellas, porque otros espacios no permiten que se afronten determinados riesgos formales; en ellos no se podría intentar esta regeneración La Sala Ítaca nació hace cinco años. Fue consecuencia de nuestra trayectoria como compañía- -recuerda Ortega- habíamos tenido un gran éxito en salas como la Triángulo, y pensamos que abrir un espacio propio sería la mejor manera de comunicarnos con nuestro público Pero ahí, cuenta, comenzaron los problemas, porque los cinco socios iniciales (luego quedaron tres) gastaron mucho dinero en acondicionar el local de la calle Canarias. Paradójicamente, estas obras de mejora y de adecuación a las normas les privó, dice Ortega, de poder acogerse a las ayudas del Consorcio de Rehabilitación de Teatros de Madrid. Están previstas para que los teatros realicen las reformas; y ahí reside la paradoja: nuestro deseo de abrir la sala en condiciones nos ha perjudicado económicamente A Ortega le duele especialmente que no haya servido de nada presentar una programación de calidad que han avalado el público y la crítica. Hemos estado dos veces en el festival Quijote de París; hemos realizado espectáculos que han tenido críticas magníficas, como Kampillo que está actualmente en cartel; hemos producido trabajos infantiles y juveniles que han traído a la sala a más de cincuenta mil adolescentes; junto a nosotros se han formado profesionales del teatro muy interesantes, que ahora se muestran indignados por el cierre... Todo eso da igual. Las instituciones nunca han (Pasa a la página siguiente)