Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional JUEVES 17- -4- -2008 ABC El Papa aconseja a EE. UU. los esfuerzos de la diplomacia para resolver los conflictos En una bienvenida espectacular, Bush destacó que los cumpleaños se celebran con los amigos JUAN VICENTE BOO ENVIADO ESPECIAL WASHINGTON. El cariñoso Dios bendiga América! de Benedicto XVI al final de su discurso en la Casa Blanca terminó de ganar ayer el corazón de los americanos, que le están recibiendo como un héroe y un amigo, con el presidente Bush a la cabeza. La vistosa ceremonia de Estado en el jardín de la Casa Blanca- -la sexta en ocho años de mandato- -tuvo un sabor colorista y a la vez familiar, pues incluyó un entusiasta Happy Birthday to you! cantado a 9.000 voces. Aunque se le notaba muy a gusto por el cariño de la gente y la belleza de la ceremonia- -que incluyó desde los 21 cañonazos hasta el desfile de una banda de pífanos y tambores de la época colonial- Benedicto XVI mantuvo su actitud de sencillez, como si fuera un espectador más, aunque se conmovió cuando le cantaron Cumpleaños feliz! por su 81 aniversario, poco después de que Bush afirmase satisfecho que los cumpleaños se celebran con los amigos El Papa evitó cualquier referencia a temas de la campana electoral americana o a conflictos militares, pero su discurso fue un claro rechazo del unilateralismo y de la obsesión por el recurso a las armas. El Santo Padre anunció a todo el país que el viernes tendré el honor de dirigirme a las Naciones Unidas, donde apoyaré los esfuerzos en marcha para que esa institución sea una voz cada vez más eficaz de las legítimas aspiraciones de todos los pueblos del mundo El presidente Bush y su esposa, Laura, aplauden a Benedicto XVI, mientras éste saluda desde el balcón de la Casa Blanca, en Washington neraciones podrán vivir en un mundo en que puedan florecer la verdad, la libertad y la justicia, en un mundo en que la dignidad recibida de Dios y los derechos de cada hombre, mujer y niño, sean apreciados, protegidos y promovidos Como profesor de alumnos inteligentes durante un cuarto de siglo, Joseph Ratzinger deja a cada uno de sus oyentes sacar las conclusiones. Su discurso no incluyó ninguna condena al uso de medios militares sino simplemente una invitación expresa a usar los medios civiles: la diplomacia internacional, que muchos americanos desprecian- -especialmente la de Naciones Unidas, por ser contraria a la guerra como primer recurso- y la ayuda al desarrollo, que el Papa subrayará tambien el viernes ante la Asamblea General de todos los Estados del planeta. Benedicto XVI adelantó que en el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la solidaridad global es más urgente que nunca para que todas las personas puedan vivir de un modo conforme a su dignidad y sentarse a la única mesa que la bondad de Dios ha dispuesto para todos sus hijos La unicidad de la familia humana y el destino universal de los bienes- -elementos clave de la predicación de Juan Pablo II- vol- AP Sin mencionar ninguna guerra ni la escalada de tensión con Irán, el Papa expresó en tono positivo su confianza en que la tradicional preocupación americana por la gran familia de la humanidad continuará manifestándose en el apoyo a los pacientes esfuerzos de la diplomacia internacional para resolver los conflictos y promover el progreso De ese modo- -continuó Benedicto XVI- las próximas ge- Pensar en la humanidad Sin mencionar guerras ni la tensión con Irán, el Papa dijo confiar en la tradicional preocupación americana por la familia humana Bush justificó la guerra contra el terrorismo para combatir a quienes invocan el nombre de Dios en pro del asesinato y el odio vían de nuevo a primer plano con una formulación hermosa pero a la vez discreta, pues Benedicto XVI nunca sube el tono de voz ni busca frases fuertes para llamar la atención. El Santo Padre pone mucho cuidado en no dejarse embrollar en las polémicas de la campaña electoral americana, por lo que su discurso no incluyó referencias a los puntos justos pero tomados como bandera partidista por los demócratas o por los republicanos. Bush aprovechó en cambio la presencia del Papa para subrayar elementos como la sacralidad de toda vida humana (refiriéndose a los no nacidos) y la guerra al terrorismo, en un dis-