Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA El nuevo Gobierno de Zapatero JUEVES 17 s 4 s 2008 ABC Zapatero politiza la Administración al marginar a los funcionarios de los cargos Abusa de la excepcionalidad que recoge la Ley y nombrará a políticos en varias direcciones generales PALOMA CERVILLA MADRID. Los primeros pasos del nuevo Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero están marcando ya cuál va a ser la línea del presidente del Gobierno socialista en los nuevos Ministerios. Una línea marcada por la politización de puestos claves de la Administración del Estado, con el nombramiento de personas afines para algunas direcciones generales, que van a desplazar a los funcionarios del Estado, a los que por la Ley de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado de 14 de abril de 1997, salvo excepciones, corresponde ocupar estos puestos. Esta ocupación de la Administración tuvo ayer su primer reflejo en el Boletín Oficial del Estado, ya que en el Real Decreto por el que se aprueba la nueva estructura orgánica básica de los departamentos ministeriales, se reconoce que se aplicará la excepcionalidad, o sea, el nombramiento a dedo de los responsables de las direcciones generales de Coordinación Jurídica, dependiente del Ministerio de la Presidencia; de la de Organización Administrativa y Procedimientos y Cooperación Local del Ministerio de Administraciones Públicas; de la Dirección de Relaciones Institucionales de la Defensa del Ministerio de Defensa, y las direcciones generales de Relaciones Institucionales y de Aviación Civil del Ministerio de Fomento. ALGUNOS DE LOS MINISTERIOS IMPLICADOS Presidencia El Ministerio de la Presidencia, que dirige María Teresa Fernández de la Vega, tendrá una Dirección General de Coordinación Jurídica, de nueva creación, que no será ocupada por ningún funcionario, sino por una persona nombrada directamente por el Gobierno. Fomento El Ministerio de Fomento, al frente del cual continúa Magdalena Álvarez, también prescindirá de los funcionarios para las direcciones generales de Relaciones Institucionales y para la de Aviación Civil, que recaerán en gente de su confianza. Admin. Públicas El Ministerio de Administraciones Públicas, en el que también sigue al frente Elena Salgado, tendrá dos direcciones generales sin funcionarios. Serán la de Organización Administrativa y Procedimientos y la de Cooperación Local. mativa comunitaria del cielo único, dibujan un nuevo escenario en el que se considera que el perfil del titular que pueda ocupar esta dirección general incorpore conocimientos y experiencia de gestión en el ámbito del transporte aéreo Este intento de politización de la Administración ha provocado el malestar del presidente de la Federación de Asociaciones de Cuerpos Superiores del Estado, Gerardo Sánchez Revenga, quien aseguró a ABC que, en la Administración hay personal capacitado para ocupar estos puestos. Nosotros consideramos que no se dan las razones excepcionales que motivan el nombramiento de personas que no son funcionarios públicos A juicio de quien representa a 15.000 funcionarios y 29 asociaciones profesionales, con esta decisión del Gobierno socialista se está vulnerando la carrera administrativa del empleado público y, al mismo tiempo, la profesionalización, lo que conlleva a una politización de los puestos directivos de la Administración En este sentido, Sánchez Revenga recuerda que, en la anterior legislatura, el Gobierno realizó tres nombramientos de directores generales que no eran funcionarios, que fueron recurridos por su Federación y la justicia le dio la razón. Finalmente, advierte que no hay ilegalidad, pero que se deben nombrar funcionarios para estos puestos. Recursos Curiosa justificación también, y muy especialmente, los de naturaleza política, diplomática, económica y, particularmente, los socioculturales, que están en la génesis de la prevención y resolución de los conflictos Finalmente, otra argumentación curiosa que, al parecer, no reúnen los funcionarios de la Administración del Estado; es el caso de la Dirección General de Aviación Civil, ya que en el Real Decreto se asegura que este cargo debe incorporar conocimientos y experiencia de gestión en el ámbito del transporte aéreo A juicio del Gobierno, las modificaciones experimentadas en el ámbito de la aviación civil como consecuencia, entre otros factores, de la internacionalización y liberalización del sector, la creciente sofisticación tecnológica y complejidad operativa, la aplicación de la nor- El presidente de los Cuerpos Superiores del Estado advierte que se vulnera la carrera administrativa, lo que conlleva una politización de los puestos directivos En total, varias direcciones generales que el Gobierno considera que son puestos dotados de un perfil específico que hace aconsejable que su titular no deba reunir necesariamente la condición de funcionario La argumentación que utiliza el Ejecutivo para justificar estos nombramientos son, cuanto menos, curiosa, en algunos de los casos. Por ejemplo, en el caso de la dirección general de Cooperación Local, se asegura que para llevar a cabo esta responsabilidad es necesaria una importante actuación de interlocución política Igualmente, en la dirección general de Relaciones Institucionales de la Defensa asegura que se considera que una política de defensa comprometida con la paz y la seguridad debe tratar no solamente los aspectos defensivos militares, sino Alberto Palomar Profesor de Derecho Administrativo EL CRITERIO JUDICIAL l modelo de función directiva de la Administración General del Estado está pendiente del desarrollo que finalmente se haga del Estatuto Básico de la Función Pública en el que tendrá que determinarse qué requisitos deben cumplirse para ejercer la función direc- E tiva en la Administración. Mientras esto ocurre cada vez que el Gobierno hace uso de la facultad de excepcionar la regla general, prevista en la Ley de organización y funcionamiento de la Administración General del Estado, de que los Directores Generales sean funcionarios públicos se suscita una cierta polémica. Al tema se ha referido en algunas ocasiones el Tribunal Supremo (STA 7 de mayo de 2005 y 21 de marzo de 2002) fijando un criterio claro: la excepción a la regla para ser admisible debe, primero, estar suficientemente motivada y expresadas las razones en la norma que lo realice o en su expediente, al menos; y, segundo, referirse a un puesto directivo en el que no sea claramente identificable con las funciones atribuidas a un cuerpo de funcionarios. La aparente claridad de los pronunciamientos judiciales no es, evidentemente tal, ya que la separación entre las funciones de los cuerpos de funcionarios (niveles no directivos) y las de directivos podría justificar un pronunciamiento favorable a la generalización de cualquier excepción. Sin embargo, no es este el criterio de la Ley de organización y funcionamiento de la Administración General del Estado, que trataba de configurar la excepción como tal y no como una regla. El criterio jurisprudencial de referirlo a las funciones de los puestos no resuelve definitivamente la cues- tión especialmente porque los puestos de dirección son de provisión indistinta entre todos los funcionarios de cuerpos superiores. Estamos, por tanto, en un momento de transición camino de un modelo diferente pero mientras esto ocurre la posición jurisprudencial es sencilla: motivación y justificación como elementos esenciales y exclusión en las mismas de que las funciones de dirección puedan ser realizadas por alguno de los cuerpos de funcionarios cuya actividad y contenido funcional coincida con el del puesto a cubrir. Estos dos filtros son los que explican la admisión o no del ejercicio de la facultad de excepcionar previsto en la norma.