Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17 s 4 s 2008 Apertura de la IX Legislatura ESPAÑA 21 Los ministros de Fomento, Educación, Trabajo e Inmigración, Industria, Medio Ambiente, Administraciones Públicas, Cultura, Sanidad, Vivienda, Ciencia e Innovación e Igualdad El desfile del batallón de ministras Berlusconi logró el primer acuerdo de la Legislatura en el Congreso: todos contra su comentario de que el Gobierno de Zapatero es demasiado rosa Alfonso Guerra lo fulminó con seis palabras: ¿Pero Berlusconi no es un delincuente? POR A. MARTÍNEZ- FORNÉS M. CALLEJA FOTOS: JAIME GARCÍA IGNACIO GIL MADRID. Ayer fue un buen día en el Congreso para ir acercando posturas en esta nueva legislatura de pactos y acuerdos, y nunca mejor dicho. No había 350 parlamentarios en el hemiciclo, sino 605, incluidos los 255 senadores (a falta de otros nueve que aún no ha designado el Parlamento andaluz) Hubo que cambiar los escaños tradicionales por sillas más estrechas, que se fueron ocupando por orden de llegada, lo que llevó a clásicos como Eduardo Zaplana a la sexta fila, y a Gaspar Llamazares, a la última. Lo que no se movieron fueron los bancos azules del Gobierno. La primera en ocupar su asiento fue Cristina Garmendia, la titular de Ciencia e Innovación, una de las nuevas del Ejecutivo. Llegó media hora antes del comienzo de la sesión solemne. La que se llevó más felicitaciones fue Carme Chacón, pero también Bibiana Aído, minisra de San Jerónimo, y el líder de la oposición seguía sin aparecer en el hemiciclo. Rompiendo el protocolo, llegó a las doce menos cinco, a toda prisa, cuando José Luis Rodríguez Zapatero y los presidentes del Congreso y del Senado, José Bono y Javier Rojo, esperaban a la Familia Real en el exterior, al pie de la Puerta de los Leones, que sólo se abre en ocasiones solemnes como la de ayer, para que Don Juan Carlos, Doña Sofía, los Príncipes de Asturias y las Infantas Doña Elena y Doña Cristina- -Iñaki Urdangarín no asistió porque está de viaje en América- entren al Congreso por ella. Dada la hora que era, Rajoy subió la escalinata y entró también por esa puerta grande todo un privilegio. Poco después, cuando entraron los Reyes y los Príncipes, sonaba el Himno Nacional en el salón de sesiones de este palacio- -que ya tiene 160 años de historia, como recordó José Bono en su discurso- con todos los diputados y senadores puestos en pie. Don Juan Carlos y Don Felipe lucían las medallas del Congreso y del Senado y, por primera vez en la democracia, una Legislatura se estrenaba con Princesa de Asturias en el estrado, ya que en la anterior Doña Letizia era aún la prometida de Don Felipe y se le asignó un lugar próximo al que ayer ocupaban las Infantas, en la Tribuna de Autoridades. Después de los discursos, la Familia Real recibió el saludo de los más de 600 asistentes. Hubo pocas reverencias: más en (Pasa a la página siguiente) Una Legislatura con Princesa Los presidentes de los Tribunales Constitucional y Supremo conversan con Fernández de la Vega tra de Igualdad, que ahora ocupa el último escaño del Gobierno, donde se sentaba José María Aznar como presidente. Miguel Sebastián se cuidó mucho de saludar efusivamente a los nacionalistas que tenía detrás (Josep Antoni Duran i Lleida, Joan Ridao y Josu Erkoreka) y Magdalena Álvarez regresaba al mismo escaño que muchos pensaban que no volvería a tocar. En la tribuna se encontraban varios presidentes autonómicos: Esperanza Aguirre, José María Barreda, José Montilla, ble entre la prensa fue: ¿Se han saludado? Pues sí, se saludaron, se besaron y conversaron unos segundos, con aparente absoluta normalidad. El Nuncio de Su Santidad tampoco faltó a la apertura solemne de la IX Legislatura. Faltaban pocos minutos para las 12, hora de llegada de Sus Majestades los Reyes a la Carre- Francesc Antich, Pedro Sanz, Vicente Álvarez Areces y Miguel Ángel Revilla. También estaba el alcalde de Madrid, Alberto RuizGallardón, y la pregunta inevita- Rajoy rompió el protocolo y llegó cinco minutos antes que la Familia Real. Dada la hora, entró por la Puerta de los Leones Gallardón y Aguirre se saludaron, se besaron y conversaron con aparente normalidad