Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16 s 4 s 2008 ECONOMÍA 51 Solbes consigue laminar la Oficina Económica pero sus funciones las asumirá Sebastián Taguas cesará el viernes como jefe del Departamento y Zapatero le ha ofrecido otro cargo en la Administración Y. GÓMEZ MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha cumplido el compromiso que tenía con Solbes y ha laminado su Oficina Económica. El departamento que hasta el próximo viernes dirigirá David Taguas, con rango de secretario de Estado, y que cuenta con cerca de cuarenta personas y tres direcciones generales, verá totalmente mermadas sus funciones y su envergadura. El Consejo de Ministros del próximo viernes cesará a David Taguas como secretario de Estado y jefe de la Oficina y ésta pasará a depender del director de gabinete de presidencia del Gobierno, José Enrique Serrano, y quedará reducida a una dirección general. Por su parte a Taguas, que sucedió a Miguel Sebastián como asesor económico del presidente, Rodríguez Zapatero le ha ofrecido otro cargo en la Administración que éste no ha aceptado todavía, según ha podido saber ABC en fuentes cercanas a Moncloa. Con la práctica desaparición de la Oficina Económica, que Solbes exigió para aceptar la propuesta de Zapatero de seguir siendo vicepresidente económico, el ministro de Economía y Hacienda quería evitar que se reprodujesen las interferencias continuas que se dieron en la pasada legislatura entre su departamento y la oficina económica, sobre todo durante la etapa en que la dirigió Miguel Sebastián. Sin embargo, fuentes consultadas coinciden en señalar que ahora muchas de las funciones que en su día ejerció el asesor económico del presidente las asumirá el flamante ministro de Industria, Miguel Sebastián, que podría hacer lo mismo que hizo en su día pero no desde la oficina, sino desde el Ministerio. Los desfiles por Moncloa de grandes empresarios españoles y extranjeros fueron constantes durante los últimos cuatro años y todo hace pensar que ahora se trasladarán a Castellana. La opa de Gas Natural vino de la mano de Miguel Sebastián, a quien también se considera artífice del intento de desbancar a Francisco González de la presidencia del BBVA, dando un claro apoyo al intento de asalto de Sacyr sobre la entidad bancaria. También tuvo un claro protagonismo la Solbes y Sebastián, el lunes en la toma de posesión de la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino Oficina de Moncloa en el final feliz que Zapatero auguró a las ofertas sobre Endesa, al poner todas las trabas posibles a la opa de E. ON y prácticamente ofrecer una alfombra roja a la alternativa Enel- Acciona. Por tanto, eliminadas las posibles interferencias de la Oficina, los problemas pueden venir ahora del Ministerio de Industria, y la prueba de fuego será en breve. El futuro de Iberdrola, la posible opa de la francesa EDF, o la posible fusión con Gas Natural, estarán en breve encima de las mesas de Solbes y Sebastián. Mientras, el titular de Industria encaja las nuevas piezas de su Departamento. Cada vez parece más claro que el actual secretario de Energía, Ignasi Nieto no será renovado en el puesto y una de las personas que suena para sustituirlo es Pedro Luis Marín, que llevaba los temas de energía en la Oficina Económica. Lo que es segura es la marcha de Joan Trullén, secretario de Industria, que podría ser relevado por Soledad López. EFE El profesor se despide El ya ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, se despidió en la mañana de ayer de sus alumnos de primer curso de la Licenciatura de Económicas de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) donde ha impartido clases de micro y macroeconomía durante el presente curso, tras ser derrotado en las elecciones a la alcaldía de Madrid, donde se presentó como candidato socialista, informa Ep. En su despedida, Sebastián dijo a sus alumnos que había sido un placer trabajar con ellos, y lamentó que su nuevo cargo como ministro le impida continuar ejerciendo su labor docente. Tras ello, presentó a la profesora que le sustituirá al frente de las clases y finalizó su visita aludiendo a la posibilidad de que tras su periplo como ministro vuelva a ser profesor en la Universidad. Quien sabe si dentro de cuatro años os pillo en cuarto o en quinto bromeó el flamante ministro de Industria. Fernando González Urbaneja LO BUENO PARA EL 2 SEMESTRE l euribor no afloja, los tipos efectivos siguen altos, más de medio punto por encima de los de referencia del BCE, que tampoco encuentra razones suficientes para indicar que rebajará el precio del dinero para animar el crecimiento. Las rebajas beligerantes de la FED no van a evitar la recesión en la que puede haber entrado la economía norteameri- E cana, mientras que la política menos conformista del BCE no ha precipitado a Europa a esa temida recesión, aunque tampoco alienta el crecimiento. Ambas políticas de los dos bancos centrales más influyentes del mundo son previsibles, coherentes con el pensamiento y la acción de sus consejos de gobernadores que son los competentes en la materia y que no están sometidos a las indicaciones gubernamentales, para desesperación de algunos políticos a los que les gusta mangonear. Los tipos efectivos en Europa, tras el colapso de los mercados monetarios de agosto, apuntaban a la baja, hacia el 4 pero resisten más cerca del 5 que del 4 y las sucesivas revisiones de los precios de las hipotecas imponen aumento de la cuota e incremento de la mo- rosidad. Quienes pronosticaron caída de los precios en el segundo trimestre (simultánea a un descenso de la tasa de inflación) tienen que descartar el pronóstico, las buenas noticias se quedan ahora para el segundo semestre, para pasado el verano. De manera que esta crisis financiera que estalló en agosto no es una anécdota o un tropiezo, tiene más calado, se extiende en el tiempo y gana en profundidad con el paso de semanas y meses. Hasta después del verano no caerá el IPC, quizá al entorno del 3 en el caso español y del 2 en el europeo. En ese caso es probable que el BCE reduzca entre 50 y 100 puntos básicos el precio del dinero, para alivio de los endeudados y aliento a quienes se arriesguen a invertir.