Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA Caos en la Justicia s Escalofriante parricidio en Murcia MIÉRCOLES 16 s 4 s 2008 ABC Ahora estarás callada... Ángel vagaba por Santomera con un fardo al que hablaba y acariciaba: Es la cabeza de mi madre... s Tenía cuatro denuncias, antecedentes y la víctima auguró su muerte incluso en TV L. L. SANTOMERA (MURCIA) Lo que parecía una broma macabra acabó siendo una espeluznante realidad. Ángel (como le conocían en el pueblo) o Angelo (como le llamaba su madre) Caratenutto, de 34 años, se paseaba por la plaza de la Iglesia de esta localidad murciana. Llevaba entre sus manos un fardo, un trapo con restos de sangre como del tamaño de un balón apunta un testigo. Iba desnudo de cintura para arriba y lucía en su frente una cinta. Hablaba con el bulto en tono cariñoso. Lo acariciaba. Incluso hay quien asegura que en ocasiones lo besaba. Era noche cerrada y poca gente se cruzó con esta extraña escena. Pero a los que se encontró, Ángel les decía: Es mi madre. La cabeza de mi madre La gente esquivaba al perturbado y proseguía su camino, mientras escuchaba cómo continuaba conversando con el hatillo: La he matado... Mamá, te quiero mucho... Ahora ya estarás callada balbuceaba. Broma macabra, alucinación de orate... Es lo que pensaban los viandantes hasta que una patrulla de la Policía Local, alertada por un vecino, decidió interceptar al individuo cuando ya llevaba un largo tiempo vagando por la zona. Entonces trascendió la tragedia: en ese lienzo se encontraba efectivamente la cabeza de su madre, de Teresa Macanás, de 56 años, la estanquera de Santomera. A 400 metros escasos de donde fue detenido se encuentra el estanco de Teresa, casi pegado al Ayuntamiento y puerta con puerta con el mesón Mar de Galilea local que la mujer había cedido a su hijo y al que ayudaba siempre que podía. Todo apunta a que la estanquera fue asesinada por Ángel en el mesón y luego decapitada con un cuchillo de grandes dimensiones utilizado habitualmente para partir los chuletones de carne que se servían en el establecimiento. Fuentes policiales precisaron que el suceso se cometió en Los servicios de emergencia retiran los restos de la estanquera de Santomera, asesinada y decapitada por su hijo GLORIA NICOLAS Sentado junto a su trofeo Imagen de la víctima tomada de televisión torno a las nueve y media de la noche del lunes cuando Ángel se abalanzó sobre su madre y la cosió a cuchilladas. Posteriormente procedió a decapitarla con un corte a la altura de la boca. Una vez cometido el parricidio, el hombre abandonó el bar por la puerta trasera y comenzó su peregrinaje por el pueblo, cargado con el siniestro bulto. Su intención era, una vez concluido el tenebroso paseo, depositar la cabeza de su madre en la escalinata del Ayuntamiento, como así lo hizo. Allí precisamente fue detenido, mientras aguardaba sentado en un poyete junto a su extraño trofeo, al que no paraba de hablar. Ángel era muy conocido en Santomera por los trastornos TVE Fotografía del parricida ABC mente consciente de lo que ha hecho, pero no muestra ningún síntoma de arrepentimeinto. No ha llorado, ni se ha desplomado en ningún momento En el pueblo solían decir de él: Se hace el loco, pero desde luego, tonto no es Durante el interrogatorio, el parricida se ha mofado tanto de los agentes de la Guardia Civil que han tratado con él como del juez, de la abogada de oficio que le iba asistir y de la médico forense a la que no permitió que le reconociera. El homicida está divorciado desde hace tiempo y tiene una hija de 10 años. Contaba con al menos dos antecedentes penales por maltrato y amenaza en el ámbito familiar. En enero de 2006 se le prohibió acercarse a su madre durante un año y siete meses. La mujer, que será enterrada hoy al mediodía, temía que algo así podía suceder en cualquier momento. Ya en 2001 había denunciado en el programa de Televisión Española Gente que podía ser atacada por su hijo. No es malo, pero lo que él toma lo hace malo, y a nosotros nos está destrozando la vida. Yo no puedo más, porque va a pasar una desgracia en mi casa muy grande... Hasta que nos de un golpe y nos mate dijo Teresa entre sollozos. La mujer lo anunció en la tele mentales que sufría desde hace años y que habían obligado a ingresarle en centros especializados en al menos cuatro ocasiones. Al parecer, se trataban de episodios esquizofrénicos. Los que le conocen le definen como una hombre con cara de buena persona, casi de ángel. Parece bastante más joven de lo que es Fuentes judiciales señalaron que es plena- Un pueblo marcado por la tragedia No es la primera vez que Santomera aparece en la primera página de la crónica de sucesos. En la noche del 18 de enero de 2002, una mujer, celosa hasta la locura de su marido, decidió matar a sus dos hijos, de seis y cuatro años, estrangulándolos con el cable de un teléfono. Francisca González actuó con una frialdad estremecedora, hasta el punto de que días antes del doble crimen propagó que un ecuatoriano merodeaba por su casa. Tras los asesinatos, comentó que ese individuo podía ser el autor de los hechos. El terrible suceso y las revelaciones particularmente sórdidas de este caso conmocionaron a toda España. Un escalofrío que ayer volvió a repetirse.